Columnas Deportes

De Inglesita

El virus que detectó Mourinho

OSCAR PARRA

Los equipos siguen moviendo sus fichas preparando la siguiente campaña, sabiendo que no será igual a las demás. Deberán administrar de mejor manera y planear profundamente ya que el calendario será distinto, puesto que por ahí de noviembre las ligas (y el mundo entero) se detienen para la Copa del Mundo.

El City ya tiene a una de las bombas para la siguiente década: Erling Haaland. Liverpool compró a Darwin Núñez y perdió a Mané. Tottenham y Arsenal, con movimientos menos sonados, se adaptan y refuerzan el proyecto de sus entrenadores. Chelsea ya perdió a Rudiger y seguramente Lukaku vuelva a Italia, acompañado de su amigo, Paul, que regresaría a Turín con la Juventus desde Old Trafford. Ambos son de las peores gestiones de fichajes para sus respectivos clubes.

Cierto es también que Lukaku pasó por el United sin pena ni gloria, y que junto a Alexis Sánchez, la presión los obligó a marcharse a Milán. Sin embargo, lo de Pogba fue distinto. Fue mucho más mediático por lo que significa el medio francés, no solo para las redes sociales o el mundo demás tendencias. Sino que él se formó en el United y fue Sir Alex Ferguson quien decidió no contar con él, haciendo que emigrara al equipo 'bianconeri' en 2012 por menos de tres millones de euros.

Volvió unas cuatro campañas después como uno de los fichajes más caros en la historia: 100 millones enmarcaban el regreso del hijo pródigo que poseía cualidades para contender seriamente por el título del mediocentro más completo del momento: potencia física, disparo lejano, precisión en los pases, alto y buen rematador de cabeza. La Premier se emocionaba con la vuelta de Paul.

SEGUNDO TIEMPO

Por aquellos años, en el (todavía) convulso United, quien sacaba canas desde el banquillo era Mourinho. Junto a Ibrahimovic, el Manchester apeló a su grandeza con la Europa League de la 16-17, con un plantel no tan robusto de estrellas, pero sí con una idea convincente que mostraba un futbol pobre sobre el terreno de juego. Ya surgía igualmente Rashford, Lingard y Greenwood desesperaba por tener minutos.

Pero el choque de personalidades entre Paul y José fue tremendo. Desde el Porto, Chelsea y sobre todo en el Madrid, 'The Special One' mostró el por qué de su apodo y en Old Trafford no sería la excepción. Protagonizando una bronca en medio de un entrenamiento, el técnico portugués explicaría después los motivos, como que en algún partido que se jugó a 30 km de Manchester, un jugador pidió regresar del estadio visitante en su Rolls Royce (por su cuenta), en vez de ir con todo el equipo.

Mourinho avisó: Pogba es un virus. El vestuario del United está dividido y era cuestión de tiempo para que terminara por romperse. Luego vinieron las indisciplinas. Surgió de la intimidad del vestuario que a pesar de que perdieran partidos, Paul y Lingard bailaban y estaban de buena vibra. Luego vinieron las indisciplinas de Greenwood y su retiro del equipo, dejando a Rashford y ahora a Sancho, entre los jóvenes protagonistas que encabezarán la revolución de Erik ten Hag.

TIEMPO EXTRA

Contractualmente, Pogba termina su vínculo con el United a finales de este mes. Por ello, y aunque ya se sepa que no continuará en el equipo inglés, es probable que los italianos esperen hasta julio para hacerlo oficial. El hecho de que el futbolista decida sobre su futuro es gracias a la Ley Bosman, un exjugador que encabezó esta pelea por los derechos de los futbolistas.

Escrito en: De Inglesita United, Pogba, millones, Luego

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas