EDITORIAL

No hagas cosas buenas...

¿El mismo espectáculo?

ENRIQUE IRAZOQUI

Finalmente, uno de los últimos resquicios del ala más radical del PAN coahuilense, el diputado local Rodolfo Walss Aurioles, decidió renunciar a su militancia en respuesta, según dijo, a las intenciones que tiene hasta ayer jueves la dirigencia nacional de formar una alianza electoral con el PRI, rumbo a la elección para renovar al Gobierno de Coahuila en el 2023.

Fue mediante un documento que se entregó al Comité Ejecutivo Estatal que el legislador detalló los motivos de su renuncia al PAN, organización política desde la que ha lanzado constantes señalamientos en contra del PRI, de los gobiernos de los hermanos Moreira y actualmente contra la administración que encabeza Miguel Ángel Riquelme.

Walss Aurioles en la conferencia a la que citó para dar a conocer públicamente su decisión de apartarse de Acción Nacional dijo: "Al PAN parece como si intencionalmente lo hubieran dejado morir para justificar la alianza, ahora resulta que al PAN le da miedo competir y perder; si el PAN no está en posibilidades de ganar una elección, no es más que culpa del propio PAN, me parece cínico usar la falta de trabajo y acercamiento social, la carencia total de estrategias sociales y políticas, los nulos planes de trabajo, la ausencia de empatía con las causas ciudadanas como argumento para la alianza... Por otro lado, y si pierde el PAN, ¿qué? No será la primera ni la última, pero en cambio ir sin alianza sí daría al PAN la oportunidad de recomponerse sin el lastre de llevar cargando a cuestas al PRI y su fango de corrupción. Si la alianza gana, gana el PRI; si pierde, pierden todos. En cualquier escenario el PAN es perdedor de este proceso".

Abundó en la misma sesión que en lugar de privilegiar el tema político el PAN debió apostar por la postura de oposición contra las presuntas irregularidades del Gobierno en Coahuila, especialmente en temas como la deuda a largo plazo, el Metrobús y los actos de corrupción, que incluso han trascendido a nivel internacional.

"Para muchos aliancistas criticar al PRI es vivir en el pasado; esta es una muestra más de la falta de identidad en que han caído muchos panistas, a grado tal que utilizan el mismo argumento usado por el PRI en la campaña de 2017 cuando se hacía referencia a la deuda... Aliarse con el PRI es aliarse con delincuentes", sentenció el aún diputado a sus excompañeros en Acción Nacional.

Sus razones tiene el hoy expanista. Por décadas y décadas el PAN fue la única oposición seria que tuvo el Partido Revolucionario Institucional, otrora partidazo invencible que por casi setenta años fue el instrumento electoral con el cual se perpetuaba en el poder lo que se solía llamar la Dictadura Perfecta, que era el régimen político de entonces.

La persistencia de los panistas de antes, acostumbrados casi a la derrota segura en las urnas, y otros tantos personajes de la izquierda mexicana, que con número más reducido de miembros y más asediados por el régimen gobernante sufrieron hasta la violencia de exterminio en algunos casos desde finales de los sesentas, setentas, ochentas y el primer lustro de los noventas permitieron el arribo de la alternancia en la presidencia de la república mediante el voto popular y sin violencia. De ese tamaño es el espacio en la historia mexicana que ocupa Acción Nacional.

Luego vino el controversial triunfo del también panista Felipe Calderón y su polémico sexenio en cuanto a seguridad pública se refiere, lo que condujo a un rápido desprestigio del propio PAN.

Pero en estos últimos 22 años de historia política nacional y estatal mucha agua ha corrido debajo del puente, hoy la opciones o alternativas son lo que promete Andrés Manuel López Obrador, con todo lo que ello implique, u optar por otra vía que solo podría darse en este momento a través de una alianza de los casi eternos enemigos.

Walss ha dicho no a la segunda opción, pero seguirá cobrando sus dietas con la diputación que le dio el partido que hoy repudia. Su comportamiento público político siempre ha sido de protesta estridente, lo cual también ayuda a evidenciar quizá parcialmente las tropelías de los gobiernos priistas de los últimos tres sexenios. Habrá que ver qué derrotero toma ahora Rodolfo, a ver si no termina dando el mismo espectáculo, como lo hizo su otrora compañero José Ángel Pérez.

Escrito en: editoriales editorial Enrique Irazoqui alianza, casi, Acción, mismo

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas