Cultura

Música

El maestro Sergio Vela y la influencia de Richard Wagner

Se anuncia entusiasta de volver a Torreón para impartir un curso sobre el compositor de El Anillo del Nibelungo

El maestro Sergio Vela y la influencia de Richard Wagner

El maestro Sergio Vela y la influencia de Richard Wagner

SAÚL RODRÍGUEZ

No se considera un wagneriano, pero se anuncia entusiasta de volver a Torreón para impartir un curso sobre el compositor de El Anillo del Nibelungo (1876). El maestro Sergio Vela coloca su voz sobre la línea telefónica y dirige respuestas ante la orquesta de preguntas. Sus palabras reconstruyen su primer contacto con la ópera, en ese acto inaugural de la vida que supone la infancia.

Tuve la dicha y la fortuna de crecer en un hogar donde la biblioteca de mi padre, la pinacoteca y la discoteca, eran parte de la vida cotidiana. Cuando tenía apenas cinco años de edad, acudí por primera ocasión, llevado por mis padres, a una función de ópera en Bellas Artes y quedé fascinado con aquello. Debo decir que no era Wagner, era El Trovador (1852) de Giuseppe Verdi, pero mi padre me vio tan entusiasmado que, de algún modo, sentí que mi vida iba a estar ligada a la ópera”.

El extenso currículum de Sergio Vela muestra estudios de doctorado en Musicología por la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde contó con la tutoría del reconocido compositor mexicano Julio Estrada.

También fue el dirigente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) de 2006 a 2009. Como director de escena y diseñador especializado en ópera, ha presentado trabajos alrededor del mundo. Esa sensibilidad con la música y el arte le permiten ostentar reconocimientos como la Medalla Mozart de Austria o la Orden de las Artes y Letras de Francia. Es el titular del Seminario de Cultura Mexicana desde 2014.

Cuando cumplí seis años, mi padre me regaló un libro de sinopsis, de tramas, de óperas. Un libro que escribió el gran musicólogo, director de orquesta y pedagogo austriaco, Kurt Pahlen. Habiendo nacido en Viena, huyó de Europa en la época del nazismo. Fue director del Teatro Colón. Curiosamente, su primer libro lo escribió en español y fue ese libro: La Ópera (1958). Es un libro de tramas, trae las historias, los argumentos de las principales óperas y, antes de que yo tuviera conciencia de haber escuchado una sola nota de Richard Wagner, leí, como si fueran cuentos, las tramas de esas óperas. Me entusiasmaba muchísimo por todo lo que implica el vínculo con las leyendas y los mitos, que pueden excitar la imaginación de un niño”.

Pero sería otro libro, escrito por el español Alejandro Casona y titulado Flor de leyendas (1947), el que le permitiría volver a leer algunas de aquellas tramas operísticas, pero contadas de manera distinta. No obstante, sus hallazgos no cesaron ahí y, más adelante, al explorar en la discoteca de sus padres, tomó un vinilo cuyos surcos contenían obras de Richard Wagner. Allí escuchó la Música del Fuego Mágico, la parte final de la ópera La Valquiria (1856).

Me quedé, francamente, fascinado con aquello. Entonces, un poco más adelante, en la temprana adolescencia, cuando iba a cumplir trece años de edad, pedí de regalo de cumpleaños, una grabación completa de El Anillo del Nibelungo. Yo no había visto ninguna ópera de Wagner, porque en México no es frecuente. Las actividades operísticas están mucho más enfocadas hacia el repertorio italiano y francés, que hacia el repertorio alemán, por una cuestión cultural y bastante natural. Mis padres tuvieron la generosidad de regalarme la grabación completa de El Anillo del Nibelungo. Empecé a escucharlo, sistemáticamente, en el verano, justamente por estas épocas, cuando yo estaba de vacaciones, en primero o segundo año de secundaria. Dediqué el verano de 1967 a escuchar, una y otra y otra vez, El Anillo del Nibelungo”.

Curso en Torreón

El Instituto Municipal de Cultura y Educación (IMCE), en colaboración con la corresponsalía Torreón del Seminario de Cultura Mexicana, ha organizado el curso gratuito Visión panorámica de la obra de Richard Wagner, el cual se realizará en el Museo Regional de La Laguna (MUREL) del 4 al 8 de julio. Se trata de un programa que abordará a profundidad las creaciones del compositor alemán y ejemplificarlas de manera audiovisual, más allá de los aspectos biográficos.

Sin duda, Wagner ha sido uno de los autores, uno de los compositores que más ha influido sobre sus contemporáneos y sobre las generaciones posteriores. Creo que el único caso de un compositor, que nació un año antes de que falleciera Wagner y a quien muy difícilmente se le puede hallar una influencia wagneriana, es Stravinsky. Pero, incluso, un compositor que hizo una gran renovación en términos tímbricos y sonoros como Debussy, tuvo una suerte de parálisis creativa durante un tiempo, porque no podía desprenderse de la influencia de Wagner”.

El curso tratará de un repaso, en orden cronológico, de la creatividad de Wagner. El maestro Sergio Vela destaca que la esencia teatral de Wagner, pues fue el primer compositor importante en escribir sus propios libretos.

La primera sesión abordará estos antecedentes, donde Wagner aparece influenciado por la literatura, así como sus primeras óperas. La segunda se dedicará a sus obras estrenadas en la ciudad de Dresde, Alemania. La tercera ostentará una serie de reflexiones sobre el largo periodo donde Wagner comienza la concepción de El Anillo del Nibelungo, pero también la manera en que escribe sus libros teóricos y se dedica a la lectura del filósofo Arthur Shopenhauer. La cuarta sesión se entregará totalmente a El Anillo del Nibelungo, el Festival de Bayreuth y la construcción del teatro wagneriano. Finalmente, debido a la extensión de esta obra, la quinta sesión analizará la conclusión de El Anillo del Nibelungo, así como una recapitulación de lo abordado en el curso.

La inscripción a este curso ya se puede realizar a través del correo [email protected] o número telefónico 871 500 7062. Como se mencionó, se efectuará del 4 al 8 de julio, en un horario de 18:00 a 20:30 horas.

Disfruto mucho acudir a Torreón. Tiene una importante vida cultural. Además, tengo mis raíces norteñas: mi abuelo paterno era de San Buenaventura, Coahuila. Entonces, cualquier pretexto para ir a Coahuila, a Monterrey o a Sonora, que son buena parte de mis raíces familiares, lo celebro”.

Escrito en: Sergio Vela Richard Wagner Anillo, Wagner,, Wagner, compositor

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

El maestro Sergio Vela y la influencia de Richard Wagner