EDITORIAL

Satiricosas

El 19 de mayo

MANÚ DORNBIERER

Es una fecha especial en la vida de mi familia: El cumpleaños de mi padre, Enrique Dornbierer Kirch (Suiza 1901- México 1985). Salió de su país original por necesidad de aquel entonces como su hermano Jacques a Argentina y su hermano Max al Congo Belga. La hoy rica Suiza era entonces pobre y el abuelo helvético mandó a sus hijos a la emigración. Mi padre adoró México como el tío Jaques cuando estuvo aquí unos años de regreso a Suiza. Ambos tíos no tuvieron descendencia. En México mi padre se desarrolló plenamente tras casarse con una mexicana de nacimiento que sería la escritora Mariana Moch Ramond, hija de franceses pero ya nacida aquí.

De mi padre recuerdo sus enseñanzas. La frase: "Si lo haces, no eres mi hija". Me regresa a la mente de vez en cuando. Sintiéndome muy salsa, pues ya publicaba en el periódico Novedades me refería a sacar el dinero de México por la 1ª devaluación de la que se habló (después se convertiría en "anual"). Así me enseñó mi padre suizo a ser mexicana de corazón. Por supuesto mexicanos mexicanísimos no pensaban así. Mi padre fue un industrial que construyó el primer torno en el país. Había entonces inversión extranjera, aunque el capital mexicano debía ser mayoritario 51% a 49%. Pero Carlos Salinas, de Harvard, tachó de un plumazo esa ley y México empezó a venderse y a decaer.

El 19 de mayo es también cumpleaños de una compañera de clase en el Liceo Franco Mexicano: Elena Poniatowska, (19 .5. 1932) a la que le envió felicidades. De sus muchos libros entresaco el siguiente.

 

HAY QUE RECUPERAR EL TIANGUIS TURÍSTICO

Y a otra cosa mariposa… En Acapulco le envío un nuevo abrazo (ya se lo di de facto) a Víctor Hugo Jasso, quien es hoy el nuevo director de lo que llamamos. La Casa de la Cultura (Centro Cultural Acapulco). Hoy tiene la idea maravillosa de recuperar para nuestro puerto el tianguis turístico que se llevó a otros lares la secretaria de Turismo del espurio Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) una tal Gloria Guevara Manzo, en 2011, vendedora de cremas de belleza. Quién sabe cuánto costó hacerle al puerto semejante daño.

El tianguis nació en Acapulco en 1975 y se consideraba el evento más importante de turismo en México. Pero esta mujercita o su tal por cual jefe Calderón decidieron que fuera itinerante como si otros lugares donde lo mandaban con mínimo éxito no tuvieran sus propios eventos.

 

VÍCTOR HUGO JASSO

El actual director del Centro Cultural Acapulco estuvo a cargo durante 13 años del Fuerte de San Diego e hizo de esa bella construcción que era un fuerte militar un mundialmente famoso museo. Hoy tiene la idea de que Acapulco recupere el Tianguis Turístico igual que el director Mario Mendoza, Rector de la Universidad Americana de Acapulco.

Todos queremos recuperar el fantástico Centro de Convenciones hoy dañado en ciertos aspectos por el atroz terremoto del 7 de septiembre del 2021.

Dice Wikipedia al respecto: "La idea de que Acapulco y el resto de México contara con un amplio y completo centro de convenciones surgió de Miguel Alemán expresidente de México (1946-1952) y después presidente del Consejo Nacional de Turismo. A principios de la década de los 70 se celebró en la Ciudad de México un congreso regional de la Sociedad Americana de Agencias de Viaje (ASTA, por sus siglas en inglés) y la intención de Alemán era obtener la sede en México para el 42° Congreso Mundial que celebraría dicha organización poco tiempo después. Hasta ese entonces, ninguna ciudad mexicana contaba con un centro de convenciones de tales dimensiones para poder albergar un evento de tal naturaleza y es así que nace la inquietud e intención del Consejo Nacional de Turismo de edificar uno en Acapulco. Entra en pláticas con el gobierno federal, encabezado en ese entonces por Luis Echeverría Álvarez, quien autoriza el proyecto designando una inversión de 50 millones de dólares para la construcción de dicho complejo. (…)

En esa época fue famoso mundialmente el Centro de Convenciones de Acapulco y venían de toda Europa y otros continentes no solo a visitarlo si no a participar en su extraordinaria construcción. Hay que recuperarlo pues no todo lo pasado es deleznable… Si así fuera Paris o Roma entre muchas bellas ciudades no existirían ya.

Ojalá Víctor Hugo Jasso obtenga lo que se propone, la recuperación del tianguis para Acapulco …ergo del puerto mismo.

[email protected]

Escrito en: Satiricosas editorial Manú Dornbierer editoriales México, Acapulco, padre, entonces

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas