Cultura

Rogelio Luévano

Develan placa de Rogelio Luévano en auditorio de la Facultad de Contaduría y Administración

(EDUARDO RUIZ)

(EDUARDO RUIZ)

SAÚL RODRÍGUEZ

Durante la mañana de este viernes, miembros de la generación 1967-1972 de contadores públicos de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA), organizaron un homenaje y develaron una placa al exterior del auditorio de esta institución, en reconocimiento al trabajo y legado del maestro Rogelio Luévano, un pilar para el desarrollo del arte teatral en la Comarca Lagunera.

El evento inició a las 9:30 horas y contó con la presencia de la maestra Nora Manneck (viuda de Rogelio Luévano), Reyna Rodríguez Trejo (directora de FCA), además de integrantes del gremio teatral de Torreón y otras partes de la región.

Tras algunas palabras de los organizadores, fue Nora Manneck quien se encargó de compartir un discurso a los presentes, el cual estuvo cargado de emotividad al ser redactado con memorias del propio Rogelio Luévano. Aunque el desaparecido actor y director es un referente para el teatro a nivel nacional y regional, han sido escasos los homenajes que se le han hecho a partir de su muerte, ocurrida el 20 de octubre de 2004.

Vidas unidas por el teatro

En entrevista concedida para El Siglo de Torreón, la maestra Nora Manneck recalcó que es la primera vez en 18 años, después del fallecimiento del maestro, que se le brinda un reconocimiento de este tipo en Torreón, ciudad donde Rogelio Luévano trabajó exhaustivamente para el desarrollo de la cultura.

“Me llama mucho la atención y estoy muy agradecida por este hecho, porque pienso que a nivel cultural, él era un gran influencer en el mundo teatral. Es importantísimo que se haga una rememoración a su figura, a todo lo que él ha hecho. Después de todo lo que leí, cuando ya regresamos a Torreón, regresamos trabajando para el teatro, creando teatro y creando alumnos. Entonces, no es cualquier figura. Él ha hecho grandes espectáculos, grandes obras de teatro en el Isauro Martínez, en el Mayrán (ahora teatro Alfonso Garibay) y todo eso ahora yo no sé en dónde está”.

La maestra Manneck añadió que Rogelio Luévano dejó huella en sus alumnos, tanto en Torreón como en Ciudad de México, y que es importante compartir parte de su legado a la nueva juventud. Así como las palabras de Rainer María Rilke siguen vigentes, las enseñanzas del maestro Rogelio siguen respirando entre quienes tratan de mantener vivo el teatro en La Laguna.

“Lo que dijo el maestro hace veinte años, es vigente. No se puede quedar en el olvido. Aunque su manera de trabajar como maestro fue muy de león, no podemos meterlo al olvido”.

Legado entre alumnos

Rogelio Luévano fue maestro de grandes actores laguneros como Humberto Zurita o Virginia Valdivieso. En noviembre, El Siglo de Torreón visitó en Cuernavaca al compositor torreonense Antonio Russek, quien recordó las puestas en escena donde participó al lado de Rogelio. Recientemente, durante una entrevista que este diario le realizó en Guadalajara a Arcelia Ramírez, actriz mexicana ovacionada en Cannes por la película La Civil, el nombre del maestro brotó sobre la mesa y recalcó su influencia sobre quienes recibieron su instrucción en el Centro Universitario de Teatro (CUT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En el tenor de esta enseñanza, una de las alumnas que asistió al homenaje en FCA, fue la actriz y directora Martha Eugenia Chávez, quien compartió a la grabadora parte de sus vivencias con el maestro y enfatizó la vigencia de su legado sobre los escenarios.

“Digamos que fui de la última generación, tanto en Ciudad de México como de los locales. Tuve esa fortuna y todo esto que leyó Nora, sobre el significado del maestro, cada palabra que iba pronunciando iba haciendo eco en mí, con relación a Rogelio. Fue un maestro en ese sentido que lo plantea: amoroso, severo, pero de esos maestros que te invitan a investigar, a indagar y que, uno como alumno, encuentra cosas. Sobre todo en este universo del teatro, que sí tiene que ver con el sujeto, con el individuo”.

Chávez también confirmó que las enseñanzas de Luévano llegan a las nuevas generaciones a través de quienes fueron sus alumnos. Como maestra de teatro, es innegable que sus clases están marcadas por lo que él le enseñó.

“Yo no dejo de hablar del maestro Luévano. Muchos han sido mis maestros, como Nora, y siempre están en mis comentarios, en las posdatas después de mis clases, o dentro de las clases siempre hay un comentario o una nota y aparece Nora, aparece Rogelio. Al menos mis alumnos saben quien quién es Rogelio Luévano, por supuesto”.

Cabe señalar que la placa contiene un error, pues el primer apellido se imprimió como “Luévanos”.

Escrito en: Rogelio Luévano Facultad de Contaduría y Administración maestro, Rogelio, teatro, Luévano

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(EDUARDO RUIZ)