EDITORIAL

Columna

De política y cosas peores

ARMANDO CAMORRA

"Política es un arte del carajo / que a mi modo de ver tan solo estriba / en besarles el culo a los de  arriba / y darles por el culo a los de abajo". Esa lapidaria redondilla describe en modo contundente la forma en que los malos políticas corrompen la política, actividad que, dijo don Manuel Gómez Morín, político de excelencia, es "el camino más ancho de la caridad", la mayor forma de hacer el mayor bien al mayor número de personas. Mucho daño hizo Nicolás Maquiavelo cuando en su funesto opúsculo llamado "El príncipe" sostuvo que la política es ajena a la ética, y que la bondad o maldad de una acción depende sólo de si  ayuda o no al príncipe a ganar el poder y retenerlo. Al avieso florentino se debe la noción de la "razón de Estado", que  las más de las veces es nefasta sinrazón.  Por eso anduvieron atinados los ingleses cuando bautizaron al demonio con el nombre de "Old Nick", en alusión a Maquiavelo. Los malos políticos, los politicastros, no dudan en llegar a los peores extremos con tal  de sacar adelante sus propósitos. Tengo un amigo en Monterrey a quien aprecio y admiro porque ha hecho de la política un medio para servir a México. Cada conversación con él es para mí un aprendizaje. El otro día me hizo notar que la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos de anular el derecho constitucional de la mujer a abortar coincidió extrañamente con el momento en que crecían las posibilidades de que Trump fuera sometido a juicio por su innegable participación en los hechos que condujeron a la toma del Capitolio por una turba de estúpidos incitados por el estúpido magnate. Tras la decisión sobre el aborto ya nadie se acordó  de Trump, y la discusión nacional se centró en esa determinación de la Corte, integrada por una mayoría de republicanos. No cabe duda de que el señalamiento de mi amigo regio -regio amigo- es sugestivo, pues de la política y de los políticos se puede esperar todo, menos lo que se debe esperar. Por  mmi parte  me atrevo a hacer  un vaticinio. Habrá ahora un doble flujo migratorio entre México y Estados Unidos. De aquí para allá irán hombres a morir. De allá para acá vendrán mujeres a abortar. La linda chica invitó a su galán a visitarla esa noche en su casa. Le dijo: "Estoy segura de que mis papás te simpatizarán mucho. No van a estar".Declaró con quejumbrosa voz un viejecito: "Todos mis males provienen del alma". "¿Cómo es eso, abuelo?" -se conmovió su nieto. Precisó el anciano: "Del alma-naque". (A don Artemio de Valle Arizpe, ilustre saltillense, le preguntaban siendo él ya de mucha edad: "¿Cuántos años tiene usted, don Artemio?". Respondía él: "Perdone que no se lo diga. Prefiero no hablar de mis enemigos"). "No me gusta ver películas pornográficas -manifestaba don Frustracio-. Odio ver a un cabrón que en 10 minutos tiene más sexo que el que he tenido yo en toda mi vida".Pompelia fue muy favorecida por la naturaleza en la parte posterior de su anatomía. Conoció a un chico simpático y agradable y le dijo: "Las dos cosas que más me gustan de ti son tu inteligencia y tu sentido del humor. ¿Cuáles son las dos cosas que más te gustan de mí?". Sin vacilar respondió el chico; "Estás sentada arriba de ellas". Konrad Lorenz, célebre naturalista, postuló que la atracción que ejerce sobre los hombres un busto generoso o un abundante caderamen de mujer no se debe a motivos de estética o libídine, sino a inconsciente instinto de perpetuación de la especie. Un busto grande servirá para alimentar bien a la cría, y un robusto trasero balanceará bien el cuerpo  de la futura madre durante el embarazo. Será el sereno pero  ¡qué atractivos son esos atractivos, grandes o pequeños!. FIN.

Escrito en: De política y cosas peores política, debe, mayor, cosas

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas