EDITORIAL

Columna

De política y cosas peores

ARMANDO CAMORRA

Mordelón fue el beso que la amiguita del viajero le dio la víspera de su regreso a casa. Se lo dio en el cuello, pasional como era, de modo que le dejó una marca imposible de cubrir. Se torturaba el seso Mercuriano -tal era el nombre del sujeto- pensando en la manera de explicar a su mujer esa indeleble huella. Cuando lleno de inquietud llegó a su domicilio vio el cielo abierto: en el jardín del frente andaba jugueteando su hijo más pequeño. Fue hacia él y sin decir palabra le propinó un fuerte pescozón. El pobre niño lanzó un grito de dolor. Al oírlo salió la madre, alarmada. Vio a su esposo y le preguntó: "¿Qué le pasó al niño?". "Anda -replicó Mercuriano fingiendo gran enojo-. Me alegró verlo al regresar del viaje. Lo tomé en mis brazos; le pedí que me diera un beso. Y en vez de dármelo me mordió el cuello. Mira cómo me lo dejó". "Hiciste bien en castigarlo -dijo la señora-. No sabes cómo me tiene a mí el busto, las pompas y los muslos". Lord Pricko, famoso explorador inglés, iba por la jungla en compañía de su esposa cuando de pronto surgió de entre los matorrales un enorme gorila que sin siquiera presentarse formalmente tomó a la señora en sus membrudos brazos y se internó con ella en la espesura. La asustada mujer alcanzó a gritarle a su marido: "¿Qué hago, Pricko? ¿Qué hago?". "Haz lo que conmigo -le aconsejó milord-. Dile que te duele la cabeza". (Nota. Inútil consejo. Los gorilas no saben de migrañas, cefalalgias o jaquecas, según demostraron fehacientemente Dian Fossey y Louis Leakey. Los primates a lo suyo, y punto). Don Rugadito, señor de edad bastante madura, fue a confesarse con el padre Arsilio. "Acúsome, padre  -le dijo-, de que anoche estuve con una muchacha y le hice el amor tres vece seguidas". "De penitencia -le indicó el buen sacerdote- rezarás 10 padrenuestros y 10 avemarías". Exclamó con alegría y emoción don Rugadito: "¿Entonces usted sí me lo cree, padre?". Al fiscal nadie lo fiscaliza. Si México fuera un estado de derecho -está en vías de ser un estado de desecho- Alejandro Gertz Manero tendría que afrontar juicios penales por sus abusos de autoridad, por el tráfico de influencias de que se le ha acusado, por el mal empleo que ha hecho de su cargo, el cual ha convertido en instrumento de vindictas personales y en arma para hostigar a quienes son sus adversarios. Por ésos y otros motivos debería estar ya en su casa, vengándose de sí mismo. Pero quien debería apacentarlo no lo hace. La impunidad empieza por los de mero arriba. Lo dicho: al fiscal nadie lo fiscaliza. El agente de seguros empleó toda su elocuencia a fin de convencer a cierto señor de que comprara uno de vida. Le preguntó: "¿Qué hará su esposa cuando emprenda usted el viaje que no tiene retorno?". Contestó el señor; "Supongo que hará exactamente lo mismo que hace ahora cuando emprendo viajes que sí tienen retorno".Babalucas, empleado de hotel, le preguntó al turista: "¿Su nombre?". Respondió el visitante: "John O'Leary". Babalucas se impacientó. "¿Por fin?". La joven esposa fue con el ginecólogo. Le dijo que llevaba ya un año de casada. Quería tener familia, pero no lograba un embarazo. A fin de hacer el examen correspondiente le pidió el facultativo: ""Quítese su prenda íntima, por favor, y acuéstese en la camilla". "Está bien, doctor -se resignó ella-. Pero me habría gustado que el bebé fuera de mi marido". Conocemos de sobra al tal Jactancio.  Sujeto presuntuoso, pocos hay tan ególatras y narcisistas como él. De todo presume. En el bar comentó ante sus amigos. "Mi mujer se viste muy bien". "Sí -confirmó uno de los presentes-. Pero muy despacio". FIN.

Escrito en: De política y cosas peores "¿Qué, Pero, mujer, esposa

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas