Columnas Deportes

Columnas

De Inglesita

Y 41 años después

ÓSCAR PARRA.-

Liverpool y Real Madrid se encuentran este sábado en París para definir al campeón de la UEFA Champions League. Real Madrid es el 'underdog' este año, por increíble que parezca. Y es que no ha tenido partido sencillo desde que comenzó la fase KO, en donde se ha medido ni más ni menos que ante el PSG, Chelsea y Manchester City, equipos que, si nos detenemos a revisar, desde el inicio de la temporada fueron serios candidatos a llegar a esta instancia.

PSG por el equipo que armó. Ramos, Messi, Hakimi, Donnaruma y Wijnaldum se sumaban al lado de Mbappé, Neymar o Di María, sin embargo, el Madrid los superó. Luego, Chelsea, que es el campeón defensor, tuvo errores inverosímiles en su portero Mendy, que hasta ese entonces, había dado garantías suficientes bajo el arco. Finalmente, uno de los mejores equipos (por plantel y entrenador) sufrió una remontada épica: el Manchester City fracasaba, una vez más, en su proyecto para alzarse con la orejona. 

Así, el Real Madrid, sin argumentos futbolísticos suficientes en la cancha que lo den como favorito, pero con un escudo tan pesado que alcanza para remontar en las tres fases de eliminatorias, llega a otra final. De ganarla, será la decimocuarta. Y como dato contundente, a la fecha llevan siete finales de Copa de Europa (hoy Champions League) invictos.

Segundo Tiempo

En tanto, sabemos a lo que juegan los Reds de Klopp. Un equipo enérgico desde el minuto cero, que busca asfixiar a sus rivales con una presión alta y con atacantes ágiles, veloces y con buena pegada. El medio campo es clave, ya que son quienes surten de pases filtrados a Salah, Mané y Díaz. Pero también los laterales, Robertson y Arnold, llegan como relevos por las bandas en segunda línea. Ni que hablar de la muralla que significan van Dijk, Matip o Konaté y Allison.

Su camino fue más ameno en comparación de su rival. En octavos enfrentaron a un Inter de Milán, que en el papel lucía un tanto complejo, pero en la ida los Reds ganaron 0-2. Luego, en cuartos les tocó contra el Benfica y nuevamente en el primer encuentro salieron con ventaja de un par de anotaciones. Para la semi encontraron al caballo negro de la temporada: el Villarreal. Primero en Anfield, 2-0 y luego en España 2-3 para avanzar por un global de 5-2 a la final, que dicho sea de paso, encontró en París una solución a la sede dado el conflicto entre Rusia y Ucrania, que llevó a la UEFA a mover la ciudad anfitriona para este partido.

En principio, jugaría Salah (que venía siendo duda junto a van Dijk y Fabinho), pero el que no tiene buen pronóstico es Thiago, pieza fundamental en el centro del campo para Klopp. Debería, entonces, echar mano de gente como Keita, Henderson o Milner, siendo que estos últimos dos estuvieron en la Final de Kiev ante el Madrid. Hay que dar ligeramente favorito a los ingleses, pero visto lo que han hecho los merengues en la eliminatoria, nada está sentenciado.

Tiempo Extra

En 1981 Liverpool y Real Madrid protagonizaron la final de la Copa de Europa. Aquel juego se disputó en París, y el que anotó fue Kennedy para los Reds a menos de 10 minutos del final. Es el mismo escenario que el que nos encuentra este sábado para definir el título 14 de los merengues, o el séptimo de los ingleses. Aquel día fue la última vez que los blancos perdieron una final de Europa hasta la fecha.

Escrito en: De Inglesita Madrid, Real, Reds, Liverpool

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas