Cultura

Antonio Juan-Marcos

Compositor Antonio Juan-Marcos estrenará en Francia obra inspirada en Octavio Paz

Durante el Festival Claude Helffer

(CORTESÍA)

(CORTESÍA)

SAÚL RODRÍGUEZ

Para el poeta Octavio Paz, la música se define en movimiento, en sonidos caminando sobre silencio. Sus textos contenían sonoridad estética, palabras con ritmo, cadencia. Eso fue clave para que, durante la adolescencia, el compositor mexicano Antonio Juan-Marcos pudiera sentir su musicalidad desde la primera lectura del cuento Mi vida con la ola, el cual bautiza a la próxima obra musical que el 31 de mayo estrenará en París, durante el Festival Claude Helffer.

“Lo que se me quedó más grabado de ese cuento fue la belleza del lenguaje, los sonidos de las palabras que escogía Octavio Paz al hablar de que la ola se erguía como un chopo de agua o se hacía horizonte. El sonido de la palabra horizonte, caracola. La belleza del sonido y de las imágenes con las que describía, se me hacía muy evocativo, muy seductor. Y también la poesía misma de que un hombre se enamora de una ola y una ola se enamora de un hombre, es como muy lúdico, muy poético”.

Su familia tiene origen en La Laguna, pero él nació en la sonoridad de Ciudad de México. Allí, conoció la música entre las cuerdas de una guitarra y los 15 años tuvo la certeza de que sería compositor. La vida lo llevó fuera del país. Residió en Boston, donde estudio composición con Osvaldo Golijov. Más tarde cruzaría el océano Atlántico y París aparecería en su vida, como el lugar de encuentro con su voz propia sobre partituras.

El repertorio de Antonio Juan-Marcos se caracteriza por tejer nexos, puentes entre música y literatura. En esta labor, el creador se preocupa por dos caras: el sonido propio de las palabras y contar la historia del texto. Esto puede encontrarse en obras como Tum/Tambor (2017), en la que el compositor plasma la inspiración causada tras leer el cuento Macario de Juan Rulfo. Juan-Marcos también ha trabajado con la Camerata de Coahuila, institución que en 2004 estrenó su obra Pater Noster.

“El monodrama y la ópera no son poemas, son historia. Entonces, a la par del sonido de la palabra, del sonido del lenguaje, he estado más centrado en poder contar una historia. Eso tiene una serie de implicaciones: que la dicción sea clara, tener una noción del tiempo dramático, de la evolución de la historia, de la cronología de la acción. Esas consideraciones, si tu interés es contar la historia, tienen que tener prioridad”.

Música del Nobel

Mi vida con la ola (2022) es un monodrama, cuya extensión abarca media hora. Su partitura muestra que está escrita para flauta, saxofón, viola, violonchelo, percusión, piano, barítono y sonidos electroacústicos. La acompañan también proyecciones de imágenes en video.

El Ensamble Almaviva y el Ministerio de Cultura de Francia, fueron las instituciones encargadas de comisionar esta obra, misma que cuenta con la dirección del maestro Ezequiel Spucches.

“Aquí lo que quiero es contar la historia. Entonces, cuenta con una escritura vocal más melódica y un canto que, tal vez, podemos relacionar más con el canto operístico. Hay más una dimensión operística en este monodrama”.

La obra de Juan-Marcos consta de siete movimientos, donde en cada uno ha escogido un escenario del cuento de Octavio Paz. El texto narra la evolución de la historia de amor entre un hombre y una ola, con todos los claroscuros de una relación: la luz y dulzura de los primeros días, la aparición del amor, los problemas, los aislamientos personales de ambos amantes, así como el final del romance, al que siempre se llega por medio de una decisión.

Por último, el compositor, que proyecta estrenar otras obras en México y Estados Unidos en 2022, responde ante la cuestión de cuál sería esa ola que lo ha acompañado a lo largo de su carrera.

“Creo que las ganas de compartir momentos de belleza. Tal vez lo estético y lo emocional, para mí, van muy de la mano. La estética de una música que me interesa, tiene que ver también con una emoción. Tanto en lo que te decía de la literatura, que leo para saber que no estoy solo, también escribo para compartir. Escribo para compartir y para no sentirnos solos”.

Escrito en: Octavio Paz Antonio Juan-Marcos sonido, Juan-Marcos, Octavio, música

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(CORTESÍA)