EDITORIAL

Columna

Cómo finaliza una guerra

JORGE NUÑO JIMÉNEZ

La primera ley fundamental de la naturaleza es buscar la paz (Thomas Hobbes). Las guerras no son eternas, la razón última de estas es la paz como deber absoluto, entendiendo que, al fin de cuentas, la paz se negocia con los enemigos (Emanuel Kant), la paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa.

De acuerdo con las normas que rigen los conflictos armados e interestatales o guerras mundiales, se inician con una declaración solemne y para concluirlas, también deberá observarse el fin de hostilidades, un alto al fuego o armisticio el cual fija los términos y plazos para la firma de un tratado de paz, muchas veces en una conferencia, como sucedió al final de la Primera Guerra Mundial con la firma del Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919, poniendo fin al conflicto bajo la firma de un tratado por medio del cual Alemania fue obligada a entregar territorios, armas y todos los gastos de la guerra, exceso o humillación al pueblo alemán, que conduciría a la Segunda Guerra Mundial.

Desde el siglo XVII las declaraciones de guerra no se empleaban a menudo, en más de 120 conflictos sólo en 10 de ellas tuvieron inicio con una declaratoria solemne de guerra, fue el caso de la guerra franco-prusiana en 1870, la guerra ruso-turca 1877 y la de Estados Unidos en contra de España 1898.

En el siglo pasado, durante la Guerra Fría, ocurrieron diversas intervenciones armadas por parte de potencias mundiales contra países débiles como fue el caso de la ocupación en contra de Vietnam en el cual se utilizaron métodos repugnantes prohibidos en los conflictos armados cuyo final fue una derrota moral y militar, otro ejemplo fue la ocupación de Afganistán país con una enorme tradición guerrera insurgente que había luchado en contra de la ocupación soviética en los años 80 y después la ocupación norteamericana.

El fin de la Segunda Guerra Mundial tuvo como escenario el cierre del Teatro Europeo con la rendición de Alemania a finales de abril y principios de mayo de 1945 y la firma de la capitulación alemana en Berlín, teniendo como antecedente el suicidio de Hitler ante la caída de Berlín. En el frente del Pacífico con la rendición incondicional de Japón el 15 de agosto de 1945, del emperador Hirohito, aceptando la declaración de Potsdam firmada por Estados Unidos, el Reino Unido, China y la Unión Soviética. La rendición tuvo lugar en la bahía de Tokio. Después de los ataques nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Cuando las armas enmudecen tras la firma de un tratado o de un armisticio comienza el periodo de la paz. Cuando un país sale de un conflicto internacional o bien una guerra civil la población celebra el acto lleno de júbilo después de una pesadilla permitiéndole salir de sus refugios dónde ha vivido durante largo tiempo la vida reanuda su ring, empieza la reconstrucción de daños y aparece la esperanza.

Se considera que un conflicto armado ha finalizado cuando se produce un acuerdo de reducción significativa de hostilidades, bien sea por victoria militar o pactos entre los actores enfrentados y la desmovilización de una de las partes contendientes.

Escrito en: editorial JORGE NUÑO JIMÉNEZ editoriales guerra, firma, Guerra, ocupación

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas