EDITORIAL

Actitudes

Aumentan agresiones contra periodistas

JOSÉ SANTIAGO HEALY

Las protestas y el clamor por desterrar la impunidad en los crímenes contra periodistas en México ha sido prácticamente inútil.

Hoy en día asesinar a un comunicador profesional en México y no ser castigado resulta poco complicado por no decir que demasiado fácil.

En los últimos cinco años se cuenta con reportes de por lo menos 49 periodistas asesinados en nuestro país lo que lo convierte en el número uno en homicidios a nivel internacional.

El año pasado fueron siete los trabajadores de la comunicación ultimados, una cantidad ligeramente menor a la de años anteriores.

Sin embargo, este 2022 arrancó a tambor batiente, antes de finalizar el mes de enero se reportan tres homicidios de periodistas, dos de ellos en Baja California y uno más en Veracruz.

Margarito Martínez Esquivel, fotoperiodista de la nota policiaca con una larga trayectoria en los medios de comunicación de Tijuana, fue asesinado a balazos frente a la puerta de su casa el lunes 17 de enero.

Colaboraba para el semanario Zeta entre otros medios locales y a sus 49 años de edad era reconocido por su profesionalismo y entrega en la cobertura periodística de la región.

Seis días después la comunicadora Lourdes Maldonado López, también de extensa carrera en los medios de comunicación en Tijuana, recibió un tiro en la cabeza cuando llegaba a su domicilio por la noche.

Murió de manera instantánea y su caso tuvo mayor repercusión a nivel nacional porque la periodista acababa de ganar un litigio laboral en contra de la empresa de medios del ex gobernador Jaime Bonilla Valdez.

Lourdes fue entrevistada apenas el viernes anterior en la radio local donde dio cuenta del fallo a su favor y denunció los abusos de trabajo que se cometieron en su contra y que según ella se practican a diario en la compañía de Bonilla.

La denuncia fue tan directa que apenas Maldonado fue ultimada los ojos de la opinión pública de Baja California voltearon hacia la persona del ex gobernador de Baja California, quien dejó su cargo hace mes y medio luego de un periodo de dos años.

Bonilla se deslindó de toda responsabilidad bajo el argumento de que el adeudo laboral con la periodista era mínimo y que además el litigio todavía no concluye. Maldonado acudió en el 2019 a la conferencia mañanera de López Obrador para denunciar a Bonilla y advertir que temía por su vida.

Lo cierto es que tanto Margarito como Lourdes habían sufrido amenazas de muerte en meses pasados por lo que gozaban de protección del gobierno que a la hora de la verdad no sirvió para nada.

El tercer asesinato de un periodista en el mes de enero corresponde a José Luis Gamboa, director de un portal de internet, quien fue silenciado para siempre el pasado 10 de enero en Veracruz.

La ola de crímenes contra periodistas en México inició en 1984 cuando el columnista Manuel Buendía del periódico Excélsior fue acribillado por la espalda en un estacionamiento de la ciudad de México. El director de la Dirección Federal de Seguridad, José Antonio Zorrilla, fue declarado culpable por el crimen, aunque las sospechas salpicaban al entonces secretario de Gobernación, Manuel Bartlett, y al presidente Miguel de la Madrid por las denuncias que Buendía hizo en contra de su gobierno.

De entonces a la fecha suman cientos los periodistas asesinados en nuestro país por el crimen organizado, grupos políticos o económicos, pero lamentablemente son muy contados los casos que han sido aclarados y castigados con todo el peso de la ley.

De ahí, pues, que México está clasificado junto con Afganistán como los países más peligrosos en el mundo para ejercer el periodismo. Una triste y dolorosa realidad que a los gobiernos parece no importarles.

NOTICIAS, NOTICIAS…

Se confirmó que la suntuosa residencia adquirida por el ex titular de la Unidad de Inteligencia, Santiago Nieto, y quien perdió su cargo por el escándalo que suscitó su boda en La Antigua, Guatemala, fue financiada a través de un crédito por 28 millones de pesos de Banco Azteca, cuyo principal accionista Ricardo Salinas Pliego es parte del círculo cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador. ¡Qué bonita familia!

Comentarios a [email protected]

Escrito en: editorial Actitudes editorial JOSÉ SANTIAGO HEALY editoriales periodistas, México, medios, comunicación

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas