Deportes

Toros

Arturo Gilio es dado de alta y ya espera regresar a torear

Más allá del percance que sufrió, Gilio Quintero guarda un recuerdo dulce de la Plaza de Las Ventas, el máximo escenario taurino en todo el planeta, pues dejó buenas sensaciones entre los aficionados y se ganó sonoros aplausos con sus faenas.

Más allá del percance que sufrió, Gilio Quintero guarda un recuerdo dulce de la Plaza de Las Ventas, el máximo escenario taurino en todo el planeta, pues dejó buenas sensaciones entre los aficionados y se ganó sonoros aplausos con sus faenas.

HUMBERTO VÁZQUEZ FRAYRE

El inquebrantable espíritu lagunero está latente en el novillero Arturo Gilio Quintero, quien ayer recibió el alta médica en Madrid y no ve la hora de volver a tomar capote y muleta para plantarse nuevamente frente a un novillo; su percance en la Plaza de Las Ventas, de ninguna manera trunca sus planes de tomar la alternativa este mismo año.

Luego de la cornada que recibió en la pantorrilla izquierda el pasado lunes, Arturo fue operado en el Hospital de la Fraternidad, de la capital española, bajo la batuta del doctor Máximo García Padrós, resultando exitosa la intervención quirúrgica. Aunque se estimaba que la alta hospitalaria sería dictada durante el fin de semana para mantener al novillero en observación, el médico decidió ayer expedir el alta y Gilio salió del hospital, en compañía de sus padres, para trasladarse a Sevilla, donde continuará con su rehabilitación.

DE VIVA VOZ

En entrevista exclusiva para El Siglo, Arturo Gilio habló desde España, relatando lo que sucedió en el ruedo de Las Ventas, así como su sentir ante el que ha sido su bautizo de sangre: "no tengo ningún coraje. Uno va a Madrid, a esas plazas tan importantes donde uno se tiene que entregar, tiene que llegar con toda la verdad del mundo y por ello puede llegar algún percance. Esta fue una tarde de esas, así hay que tomarlo y ahora tener paciencia para la rehabilitación, toca solamente ver hacia adelante".

Una vez que el novillo de la ganadería de Los Maños, prendió a Arturo por la pantorrilla y dio una voltereta, el lagunero fue cargado por subalternos, pero Gilio pidió que lo bajaran para continuar la lidia, aunque rápido renunció a la idea, para El Siglo, "Arturillo" contó lo que vivió en esos segundos: "desde el principio sentía que traía una cornada fuerte, pero mi ilusión era seguir, quería matar a ese novillo, más por como había estado con él, sentía que era de triunfo. Ya cuando me puse de pie, me fue imposible mantenerme así, di tres o cuatro pasos cortos y me dolía bastante, no sentía la pierna, no podía apoyar y me fue imposible continuar", describió.

Ya en la clínica, Arturo recibió información de su cornada, lo que le dejó tranquilo y con ánimo de salir adelante y volver pronto a vestirse de luces: "me explicaron que afortunadamente no tocó ninguna vena, ni el tendón, que era lo que más preocupaba por la zona donde se dio la cornada. Rozó el tendón, fue un milagro, una cornada muy fuerte que afortunadamente no tocó nada de eso y la operación salió muy bien, habían estimado hacer otra operación más adelante, pero finalmente no será necesaria y ahora solamente hay que tener paciencia y reposo".

ANHELA REGRESAR

La rehabilitación de Arturo será en España, donde espera pronto volver a los ruedos, con ese ímpetu juvenil de querer siempre estar activo: "me dijeron que la rehabilitación será de alrededor de dos meses, diario iré a que me realicen limpieza y en cuanto antes, podré empezar a a mover un poco el pie, no dejarlo inmovilizado. Me dijeron que dos meses, pero yo trataré de que sea menos, para estar de regreso… uno lo que quiere es torear, pero claro que hay que hacer la rehabilitación con sentido, tener paciencia para volver bien", adelantó.

BUENAS SENSACIONES

Más allá de concentrarse en el percance sufrido, Arturo se ha quedado con la satisfacción de haber dejado buenas sensaciones en su presentación en el máximo escenario taurino a nivel mundial: "ha sido un sueño cumplido, haber estado primero anunciado y luego torear en esa plaza, estoy muy contento de haber pisado ese lugar tan especial, al que sin duda, me hace mucha ilusión volver, sobre todo luego de las sensaciones dejadas el otro día, estoy muy contento con ello, porque creo que di una tarde de entrega, de mucha verdad y creo que la gente lo pudo ver", sentenció.

Arturo dejó a través de El Siglo, un mensaje para los aficionados laguneros que estuvieron pendientes de su actuación en Las Ventas y que siguen pendientes de su rehabilitación: "no se cómo agradecerles tanto cariño, tanto apoyo, tantos mensajes, se siente aún más al estar en un país tan lejos y sentir ese apoyo tan cercano, de verdad que me hace sentir privilegiado y estoy muy agradecido con toda la afición lagunera, espero verla pronto y volver a torear ahí. La intención sigue siendo tomar la alternativa en este año", finalizó.

2

MESES

es el tiempo estimado de la rehabilitación de Arturo, para volver a torear.

1554322
Luego de recibir el alta hospitalaria, Arturo abandonó el Hospital de la Fraternidad en Madrid, de la mano de su padre, quien junto a un nutrido grupo de laguneros, acompañó en todo momento al novillero.

Escrito en: Toros Toreo Arturo Gilio Quintero Arturo, volver, Gilio, alta

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Más allá del percance que sufrió, Gilio Quintero guarda un recuerdo dulce de la Plaza de Las Ventas, el máximo escenario taurino en todo el planeta, pues dejó buenas sensaciones entre los aficionados y se ganó sonoros aplausos con sus faenas.