cc

EDITORIAL

 
Diálogo

¡Arrancamos!

YAMIL DARWICH

"Buenos deseos, yo le apuesto que le va a ir bien, le dejamos una ciudad en mucho mejores condiciones de como yo la recibí, yo hubiera querido que así me la entregaran". fueron declaraciones del presidente municipal saliente, frases que se leen como justificantes y dejo de nostalgia por pérdida de poder.

Así arrancamos una nueva etapa política de la administración pública de Torreón, con el arribo del priísta Román Alberto Cepeda, conocido en la región por su pulcra presencia, trato cortés y sus expresiones de buenas intenciones. Veremos.

Sin duda es un disciplinado en su partido, quien con base a su constancia logró alcanzar el primer puesto de servicio público de Torreón.

Como todos los arribados a puestos públicos, no pudo evitar frases de compromiso que, en senda entrevista dada al Siglo de Torreón, deja entrever el perfil de su visión de trabajo.

De inmediato mostró un rasgo de su personalidad al cuestionarle por su ánimo; declaró: "evidentemente con el nerviosismo de que todo salga bien y es el inicio de una nueva etapa y siempre hay que estar muy atentos, comprometidos y con mucho compromiso de salir adelante".

Pocas veces leemos del político que reconoce tener sentimientos desequilibrantes, caso del nerviosismo aceptado y hasta temor de principiante- Vale como primera buena impresión, que nos deja a la expectativa de otorgar honradez en su declaración.

Brota la pregunta: ¿podrá mantenerse así a lo largo de su mandato? Habrá que revisar su equipo de trabajo que, indudablemente, incluye a recomendados, politiqueros y parásitos.

Históricamente, son conocidas las manifestaciones con posturas de actitud hacia el servicio público; van desde la seguridad del triunfalista, la declaración vanidosa de poseer liderazgo, hasta la mentira desvergonzada. Pocos hablan de sentimientos que viven, como el temor, la ansiedad y la preocupación, particularidades que les hace verse como humanos que sienten las graves responsabilidades sociales adquiridas. Buena postura que sosteniéndola pudiera darle dividendos políticos.

Interesante leer: "piensa aplicar un plan global de desarrollo", algo dificil ante las presiones e intereses de grupos; "poner orden", otra declaración que no difiere de las tradicionales.

Su reto estará en poder -le permitan- aplicar sus ideas y tenga paciencia, prudencia y hasta aguante a las agresiones recibidas, para que su trabajo rinda frutos.

De nuevo aparece la importancia de la buena elección de colaboradores y, más allá, el seguimiento de su desempeño. Son conocidas las imposiciones y que algunos buscarán "acarrear agua a sus molinos'' o beneficiar a sus grupos particulares. ¿Equilibrará?

Para nadie es un secreto que el reto, desde muchas administraciones atrás, es la seguridad; la novedad sería su atención de fondo: asegurando la mejor calidad humana de los policías y, con el apoyo de su jefe "el gober", recibir verdadero apoyo de las restantes. Triste realidad.

No olvidar el añejo vicio de la "mordida", diagnosticado con: la falta de formación académica, mala paga y el pésimo aprendizaje -corrupción contaminante- recibido de "los veteranos", incluidos mandos superiores. Acarrearles mejores condiciones materiales, educación y formación en valores será importante. Gran reto.

Por sus declaraciones, se aprecia el estudio de nuestras amenazas a mediano plazo; entre ellas la carencia de agua para el servicio familiar, comercial e industrial.

Debió identificar las malas actitudes de los anteriores responsables de SIMAS; las serias deficiencias en las redes de distribución; sus empleados amañados; y que, sistemáticamente, se haya utilizado como aportadora de dineros para el gasto de la administración municipal, herramienta política y robo. Mantengámonos atentos.

El ex director de Protección Civil, alardeó sobre la elaboración del "Atlas de Riesgo", elaborado en conjunto con el IMPLAN. Esperemos que Román, encargue a sus colaboradores la revisión y, de proceder, rompa con la tradición de rechazar -desperdiciar- lo bueno del trabajo de otras administraciones. Reconocer: engrandece; aprovechar: encarama.

Rehacer las tonterías cometidas contra la vialidad, serán otra muestra.

No toda la responsabilidad para lograr inversión en la ciudad corresponde al municipio, pero sí es importante su participación para atraer nuevas empresas, que representen más fuentes de trabajo.

Crear las mejores condiciones para el llamado "check list" que utilizan los inversionistas para decidirse, quienes evalúan desde servicios públicos, seguridad pública, centros de educación, áreas y alternativas de diversión, etc., es responsabilidad de todos, pero el municipio tiene fundamental participación para el logro.

En todos los casos, eficiencia y eficacia serán vitales, advirtiéndole que "el que no da resultados, da explicaciones".

Torreón, votó y castigó con la alternancia y veamos sí en esta ocasión, el PRI, gravemente dañado por sus malas acciones, aprovecha el buen trabajo del municipio como ariete para las próximas elecciones y que Román Alberto Cepeda, tome la oportunidad de "servir para crecer sirviendo" y apuntalar sus aspiraciones políticas, sabiéndose inmerso en ese ambiente inmoral, corrupto y deshumanizado llamado politiquería.

¿Usted qué espera de la nueva administración?

[email protected]

Escrito en: Diálogo, editorial Diálogo, editoriales trabajo, que,, nueva, mejores

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas