EDITORIAL

Columna

Amenazar periodistas desde el CEN del PRI

YOHAN URIBE

George Orwell definió en una frase lo que a Davis Merritt le costó un tratado. "Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas". México se ha convertido en el país más peligroso del mundo para ejercer este incómodo e ingrato oficio. Tan solo en lo que va del año ocho periodistas han perdido la vida, y es por eso que una amenaza desde la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) no solo debería ser condenable, sino debería tener consecuencias legales y morales, más cuando en pleno proceso electoral ese partido esta tratando de convencer a los ciudadanos que son una opción para gobernar.

Más indignante resulta, cuándo la amenaza la profiere el presidente de un partido político, Alejandro Moreno "Alito", quien se rasga las vestiduras cada vez que el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador descalifica o critica a un medio de comunicación o periodista. Y es que la confrontación del presidente de México con la prensa, solo en algunos casos, porque afortunadamente no todos somos Loret, es innecesaria e inexplicable, aunque jamás se ha escuchado a López Obrador amenazar con matar a periodistas, como si lo hizo el ex gobernador priísta de Campeche.

"A los periodistas hay que matarlos de hambre", dice el presidente del PRI Alejandro Moreno, claro, después de darles "verguizas salvajes", que imagino se refiere a algún tipo de agresión física. Y es que "Alito" sabe lo que dice; cuando fue gobernador de Campeche (2015 -2019), me comentan algunos colegas de esa entidad consultados para este texto, era constante el condicionamiento de los convenios de publicidad de su gobierno al contenido de lo medios. Fue poco tolerante a la crítica y muy sensible con quienes desde el periodismo independiente realizaron investigaciones para señalar actos de corrupción durante su mandato.

Habría que preguntarle a las madres, esposas, hijos, hermanos y amigos, de esas decenas de periodistas asesinados en México su opinión sobre las palabras del político. Lo que para algunos miembros de su partido fue un tropiezo léxico de "Alito", para otros significa dolor, tristeza, muerte. El vació que dejaron esos colegas a quienes el odio les arrebató la vida por buscar la verdad, por publicar algo que alguien no quería que se publicara, es enorme, y ahora ya no están. A balazos o de hambre, como dijo el priísta; muerte es muerte. Dolor es dolor.

La respuesta fue preparada luego de que se hicieran públicos los audios. Y aunque ha reinado el silencio por parte de las autoridades, que ya deberían haber dado señales de su existencia, Moreno Cárdenas tiene listas las respuestas a los pronunciamientos que seguramente le hará la Comisión Federal de los Derechos Humanos: "persecución política". Y como todas las recomendaciones que hace la CNDH, se quedará en un simple llamado a misa, mientras muchos periodistas ya estarán pensando en mejor no cuestionar o investigar al dirigente, por si las dudas.

Porque cada vez que hay un asesinato, desaparición, acoso judicial, amenaza, o una manifestación de violencia, la repercusión afecta directamente a la verdad. Es un mensaje para esos periodistas que saben que trabajan en un país que no ofrece garantía a su labor, y que seguramente hará que muchos se desanimen, deserten, por temor a encontrarse mañana con un "Alito" Moreno. Por saber que como de costumbre se olvido el mensaje por distraernos con el mensajero.

Desde el año 2000 a la fecha, la organización ARTICLE 19 ha documentado un total de 153 asesinatos de periodistas en México, muertes relacionadas posiblemente a su labor. De esas muertes, 141 son hombres y 12 son mujeres. En su portal, explican que 47 asesinatos se registraron durante el mandato anterior del presidente Enrique Peña Nieto y 33 en el actual de Andrés Manuel López Obrador.

La cercanía de la dirigencia nacional del PRI, o mejor dicho de Alito, con el coordinador de los diputados del tricolor en el congreso de la unión, Ruben Moreira, ex gobernador de Coahuila; y con su esposa, Carolina Viggiano, actual candidata de ese partido a la gubernatura de Hidalgo, preocupa. Porque seguramente el dirigente visitará nuestra entidad el próximo año, con motivo de las elecciones a la gubernatura, claro, si sobrevive en el mando del PRI luego de los resultados de los comicios del próximo 5 de junio. Habrá que estar pendientes y decir lo que se tenga que decir, a pesar de las amenazas.

@uyohan

Escrito en: editorial Yohan Uribe editoriales periodistas, presidente, partido, México

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas