Coahuila

Panteones

Panteón Guadalupe en Monclova se llena de luz en Día de Muertos

Deudos vistieron al camposanto la noche de este dos de noviembre

Deudos vistieron al camposanto la noche de este dos de noviembre. (SERGIO A. RODRÍGUEZ)

Deudos vistieron al camposanto la noche de este dos de noviembre. (SERGIO A. RODRÍGUEZ)

SERGIO A. RODRÍGUEZ

El Panteón Guadalupe se llenó de luz y colores; miles de veladoras iluminaron cientos y cientos de tumbas, cruces, altares y arreglos florales que vistieron al camposanto la noche de este dos de noviembre en una fiesta, para recordar a los muertos.

El terreno consagrado de Monclova abrió sus puertas en 1899 y alberga a alrededor de 20 mil tumbas, muchas compartidas por varios miembros de familias que se han ido de este mundo.

Unas 20 catrinas monumentales y dos mojigangas en el pasillo principal del panteón, recibieron a cerca de cinco mil deudos que llegaron a visitar a sus fieles difuntos desde las siete de la tarde.

Cientos de visitantes arribaron con aguas frescas, golosinas y alimentos, para compartir con sus seres queridos, vivos y muertos.

En cada capilla, lápida o tumba de tierra, decenas de flores aromáticas y de colores, rodeadas por velas y veladoras embellecieron las reuniones familiares de los vivos que llegaron para recordar a sus muertos.

La “Alumbrada” es una tradición centenaria que fue adoptada en Monclova hace apenas unos años.

Desde su primera realización miles de monclovenses llenaron el camposanto en la noche para celebrar con esta fiesta ancestral a sus seres queridos que se marcharon.

Comida típica, aguas de frutas, refrescos y golosinas fueron extendidos en las lápidas para compartirlos con propios y extraños, vivos y muertos y seres de aquí y del más allá.

Grupos de adultos, jóvenes y niños cantaban con guitarras o a capela las canciones que gustaban a sus difuntos. Otras familias llevaron grupos de música folclórica o mariachis para la interpretación de viejas melodías vernáculas.

Otros en cambio, sentados recordaban historias y anécdotas vividas con los que se fueron.

Al centro de la necrópolis una exhibición de altares y catrinas engalanaron la escena iluminada sólo con las luces de las veladoras.

Entre tumbas y criptas decenas de niños y jóvenes deambularon vestidos como calaverezcos catrines y catrinas.

Más tarde, los deudos se despidieron nuevamente de sus fieles difuntos y prometieron regresar el próximo año para volver a platicar y recordar.

Escrito en: panteones Monclova Panteones vivos, seres, Monclova, Panteón

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Coahuila

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Deudos vistieron al camposanto la noche de este dos de noviembre. (SERGIO A. RODRÍGUEZ)