Vibremospositivo, El Siglo de Torreón
26 de octubre de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Vibremospositivo

Reflexión: El sabio y la cuchara de aceite

HAIFA GHAWI.-
TORREÓN , viernes 03 de septiembre 2021, actualizada 10:34 am


Enlace copiado

Había una vez un joven que sentía que no era feliz, así es que su padre, preocupado por la situación, envió a su hijo a un viaje para conocer al más sabio de todos los sabios, esperando que él le mostrara a su hijo el secreto de la felicidad.

El hijo viajó kilómetros por el desierto, hasta llegar al pueblo en donde se encontraba el sabio, cuando al fin lo encontró, el joven le explicó el motivo de su visita.

El sabio le dijo: No puedo atenderte en este momento, sin embargo, puedes dar un paseo por los alrededores mientras esperas.

El joven estuvo de acuerdo, pero antes de irse, el sabio le pidió un favor: Necesito que lleves contigo esta cuchara con unas cuantas gotas de aceite, procura que no se derrame ni un poco.

El joven, extrañado, aceptó el pedido del sabio y comenzó a caminar por el pueblo, durante todo el recorrido no desvió nunca la mirada de la cuchara, mantuvo los ojos fijos en ella.

Dos horas más tarde volvió a donde el sabio y le entregó la cuchara, no había perdido ni una sola gota de aceite.

El sabio le preguntó: ¿Has visto los hermosos jardines? ¿Has visto las hermosas artesanías que venden en el pueblo?

Y avergonzado, el joven le confesó que no había visto nada, pues solo se había preocupado por no derramar el contenido de la cuchara que él le había confiado. El sabio le sonrió y le entregó la cuchara de nuevo diciéndole:

Pues vuelve y admira todas esas maravillas. El joven volvió a recorrer el pueblo, y esta vez no se preocupó tanto por la cuchara, en su lugar, admiró los hermosos jardines y espectaculares tapices, pudo ver cosas que no había podido ver la primera vez que recorrió el pueblo.

Regresó a donde el sabio y esta vez le entregó la cuchara sin nada de aceite, pues lo había derramado todo por andar distraído viendo lo hermoso de aquel lugar, pero le contó al sabio todo lo que había visto y estaba encantado.

El sabio le preguntó por el aceite que le había confiado y el joven le dijo: Lo siento, lo he derramado todo admirando las maravillas de este lugar.

El sabio explicó al joven, pues ese es el consejo que te puedo dar: El secreto de la felicidad consiste en mirar todas las maravillas del mundo pero sin olvidarte de las gotas de aceite en la cuchara.

Moraleja: En ocasiones, vivimos la vida centrándonos en aquello que creemos que es lo más importante, el trabajo, el dinero, los compromisos, etc. y por estar siempre pendientes de estas cosas, no podemos disfrutar de las cosas que nos rodean, aquello que más nos gusta, como los hijos, los amigos o la pareja.

Todos tenemos derecho a sentirnos bien, a descansar, a viajar, a ser felices, el secreto está en hacerlo sin perder de vista nuestras obligaciones.

¿Y tú, qué opinas? Cuéntame a: [email protected]

Te invitamos a inscribirte en nuestra página www.vibremospositivo.com para darte más información de nuestro movimiento, www.haifaghawi.com y síguenos en Facebook como Vibremospositivo, en Instagram como @jorge_lpz, @vibremos_positivo2020 y @haifa_ghawi (Autora de la trilogía Resiliencia). También todos los viernes estrenamos podcast por Spotify.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...