Gateloco, El Siglo de Torreón
21 de septiembre de 2021. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Gateloco

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 02 de julio 2021, actualizada 7:42 am


Enlace copiado

Con estupor, el pueblo de México escuchó las declaraciones del subsecretario de Salud, doctor Hugo López-Gatell, en una entrevista que se le realizó en un canal gubernamental por parte de dos reconocidos moneros simpatizantes de la 4T. El doctor Gatell en esta precisa entrevista a modo declaró que, desde su punto de vista, las manifestaciones de los padres de familia de los niños con cáncer obedecen a las manipulaciones de grupos de la derecha internacional que quieren presionar al actual Gobierno de la República, y no que realmente responden a la necesidad genuina de que las familias viven la tragedia de que uno de sus niños padezca el mal del cáncer.

Claramente en esta ocasión Hugo López-Gatell se pasó de la raya. Si bien es cierto que el protagónico rol que ha jugado en la estrategia del Gobierno federal le dio una extraordinaria notoriedad al subsecretario de Salud, más allá de los polémicos resultados, porque sin duda México está entre el top 5 de los países del mundo con más muertos, por la torpeza con la que se manejó el uso obligatorio del cubrebocas o, peor aún, la estrategia de no probar masivamente a la población para saber si estaba infectada o no, la verdad es que México tiene más de 120 millones de habitantes y un problema endémico de obesidad que deriva en diabetes y otras comorbilidades; y resulta entendible que cientos de miles de mexicanos hayan perecido por causa del coronavirus, sin extenderme a decir que el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió un sistema de salud al borde del colapso amén de la gestión de gobiernos anteriores.

Por supuesto que el debate sigue abierto sobre las decisiones que tomó el Gobierno para ir afrontando la pandemia, y aunque López-Gatell era la cara visible de la misma, claro estaba que el presidente de México jamás supeditó el criterio de los especialistas al suyo respecto a las políticas a adoptar para afrontar el mundo del COVID. Con esas circunstancias el doctor simplemente, en plano servil, intentó hacer creer a la sociedad que los lineamientos que él dictaba eran los que habían emanado desde la razón de un análisis profesional, y no de la determinación del testarudo presidente de México.

Con estas circunstancias y concediendo incluso que la estupidez de la postura oficial acerca del uso del cubrebocas o de las pruebas, quizá, aunque se hubiese sido más sensatos, la cifra de fallecidos no hubiese variado gran cosa, sobre todo si uno voltea a ver las estadísticas mundiales y resulta que nuestro vecino del norte, Estados Unidos de América, es la nación con mayor número de bajas en todo el orbe, con todo y poderío económico.

Sin embargo, Hugo López-Gatell pasó ya de asumir posturas rebatibles o criticables a asumir posiciones inadmisibles. El haberse atrevido a señalar que los grupos de padres de familia tienen un interés político antes que la salud de aquel segmento de pacientes infantes que no están recibiendo su tratamiento oncológico porque no hay medicamentos demuestra que el señor subsecretario ha claudicado: de una postura sensata y profesional ha decidido convertirse en un lamentable esbirro de su jefe, el presidente de México.

En estos tiempos que se viven en la arena pública mexicana, donde la postura de López Obrador es la división de la sociedad, aquellos que no pertenecemos a bandos ideológicos o políticos determinados pretendemos asimilar la realidad basada en los hechos; esto quiere decir que es tan clara la división que causa expresamente Andrés Manuel como lo es que la mayoría está con él y que con ello tiene el respaldo del pueblo, lo que hace que resulte incuestionable que su gobierno es absolutamente legítimo, siempre que no traspase los límites de la ley.

Desde esa misma postura que intenta la imparcialidad, las declaraciones de López-Gatell lo desacreditan ya como una voz relevante y seria y se hace merecedor de innumerables epítetos. El primero que se me viene es nombrarlo "Gateloco" por lo estúpidas que resultaron sus declaraciones en la entrevista comentada.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...