Futbol para ricos, El Siglo de Torreón
04 de agosto de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Futbol para ricos

Voz de Palco

EDUARDO SEPÚLVEDA
TORREÓN, COAHUILA, martes 15 de junio 2021, actualizada 9:13 am


Enlace copiado

Estamos exactamente en el inicio de los torneos que dan pausa a las ligas locales, hablando de futbol. El planeta está dividido en al menos dos “hemisferios”; por un lado, está la Eurocopa, que debió disputarse el año pasado pero ya todos sabemos lo que pasó, y por otro, la Copa América. Ambos torneos solían ser atractivos, aunque ambos presentan “detallitos” en esta ocasión.

La Euro arrancó con una Italia renovada y animosa. Venció a Turquía, un rival que en el papel no lucía sencillo, y lo hizo con autoridad (3-0). La selección “azzurra” no había marcado tres goles en un mismo partido en su historia en este torneo. Hoy, Mancini quiere dejar de ser un equipo meramente defensivo; la revolución de los italianos, metidos en una crisis que va de la Serie A y Champions League hasta la selección mayor. ¿Alguien recuerda en qué lugar quedaron en el pasado Mundial? ¿Ya revisaron? ¡En ninguno! Ni siquiera participaron.

El futbol italiano se avejentó. Una de las ligas con mayor tradición, historia y calidad pasó a segundo plano y esa mediocridad inmunda, año con año, se palpa en la máxima competencia de clubes a nivel europeo. Ni la Juventus de Turín, que dominó la Serie A con 9 campeonatos consecutivos, pudo darle a Italia algo en su época reciente. Parece pronto, pero el rumbo podría cambiar a partir de ahora.

De ahí, podemos revisar otros encuentros. Desde el incidente de Eriksen al desvanecerse solo a mitad del partido entre Dinamarca y Finlandia (una dramática escena), la reacción de los tozudos ucranianos contra la “Naranja Mecánica” (que enamora a muchos y gana poco) hasta la incapacidad de España, que depende de un delantero seco como Morata, para intentar hacerle frente a los combativos suecos. Mucho color, mucha cultura, mucho futbol, pero, ¿dónde verlo?

La #Euro2020 llegó casi sin notarlo. El año de la pandemia vino a cambiarlo todo. Las tribunas no lucen como en anteriores versiones, el color parece difuminarse entre las redes y el futbol, el “opio del pueblo”, se ha convertido en un lujo, un entretenimiento para ricos. La televisión abierta ha quedado rebasada por intereses más altos. Incluso la televisión de “cable” convencional también. Hoy recordamos a la empresa satelital que se ha adueñado del futbol, a punta de billetes, para privatizarlo y lucrar con él. Sí, todo esto lo digo como un lamento, como un quejido que el viento se lleva por donde quiera… ¡ay, ay, ay!

Vamos apenas en la primera jornada y ya siento una impotencia al no poder despertar a las 8:00 de la mañana para disfrutar de un Escocia – República Checa mientras degusto unos chilaquilitos caseros. ¡Qué contrariedad! Habrá que buscar maneras, porque un torneo de naciones al que solo le falta Argentina y Brasil, no puede pasar con tanto desaire.

Por las tardes, la jornada futbolera continúa con encuentros como Chile contra Argentina o Brasil ante Colombia. Lo mismo, ¿qué tiene esta edición del torneo sudamericano que ya no despierta (en mí, por lo menos) el mismo interés de antaño?

Mis primeros recuerdos de esta competencia son todos desde una playa, un restaurante con vista al mar o desde el barecito de un hotel en la costa mexicana. Sin embargo, el principal desencanto hoy parte de la ausencia del Tricolor, relegado (por ahora) a disputar partidos aburridísimos de carácter amistoso que terminan cero a cero. Confundidos, además, con una selección más joven que se prepara para los Olímpicos y que juegan el mismo día pero a diferente hora, ¡¿pues cuántos Méxicos hay?! Eso sí, van por televisión nacional.

Y no es que me sienta muy patriota y por eso me duela ver a México fuera de Sudamérica, pero era una lucha contra la Conmebol, una demostración de paridad. Juegos de mayor trascendencia con un verde muy “serrano” en medio de un acento distinto de nuestro mismo idioma.

El futbol ha sido secuestrado. Es un producto para pobres manejado por los ricos, disputado por unos “cuantos” privilegiados que llegan a nivel profesional. Pero aquí seguimos, enajenados, buscando la forma de cantar un gol, de impresionarnos con la maestría de los que saben tocar el balón.

Por hoy, en Europa, la Liga Premier es la que manda. La más rica y la más exitosa. ¡Qué lejos estamos!

¿Le seguimos? Soy @Foko en Twitter. También respondo en @Champs_MX. 

Eduardo Sepúlveda // @Foko_54

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...