Vibremospositivo, El Siglo de Torreón
16 de junio de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Vibremospositivo

CLAUDIO PENSO
TORREÓN, COAHUILA, viernes 11 de junio 2021, actualizada 11:39 am


Enlace copiado

Las cucarachas podrían contar parte de la historia de la tierra. Aparecieron hace cuatrocientos millones de años, caminaron entre las patas de los dinosaurios, son más resistentes que el tiburón y sobrevivieron a las bombas de hidrógeno que destruyeron Hiroshima y Nagasaki.

Tienen una asombrosa capacidad de adaptación a los diversos ambientes. Su cuerpo está cubierto por numerosos pelos que actúan como sensores y les permiten saber que está ocurriendo en los alrededores. Viven entre las sombras puesto que no les gusta la luz.

No obstante a tener tantas habilidades, en las casas son consideradas como seres nefastos e indicadores de malas condiciones sanitarias. Pero aunque no le agradan al hombre, son parte importante de la vida.

Cuando se ve alguna, en realidad es sólo como la punta del iceberg. Seguramente hay muchas más.

Nuestros problemas son como las cucarachas. Podrían contar nuestra historia, aparecieron con el origen, son muy resistentes. Desarrollan una increíble capacidad de adaptación. Tienen una gran percepción y viven ocultos muy cerca de nosotros. A casi ningún hombre le gustan sus problemas y son indicadores negativos para los demás.

Como una cucaracha, cuando hay un problema a la vista, en realidad es sólo un emergente de muchos otros.

Cuando se detecta, en general por accidente, un caso de infidelidad o de corrupción, actúa este principio. Lo que percibimos y descubrimos es sólo el comienzo de una trama mucho más profunda.

Los problemas permanecen ocultos porque son negados, desestimados, subestimados. La omnipotencia evita que podamos verlos o detectarlos a tiempo, aún antes de que cobren forma consistente.

En ocasiones el mecanismo de defensa que actúa es "apagar la luz". Lo que no está a la vista, no existe para nosotros. Pero las cucarachas como todos los problemas crecen en la oscuridad, a la sombra.

La primera reacción es perseguir al síntoma, a aquella cucaracha que está a la vista. ¿Es esto suficiente?

No. Es necesario trabajar con el contexto, el medio. Allí donde podremos evitar que las cosas crezcan.

Decimos que "Una golondrina no hace verano", podríamos afirmar que "Una cucaracha es indicador contundente y suficiente, aunque se esconda".

Te invitamos a inscribirte en nuestra pagina www.vibremospositivo.com para darte mas información de nuestro movimiento y seguirnos en Facebook como vibremospositivo, en instagram como @jorge_lpz, @vibremos_positivo2020 y @claudiopenso, también todos los viernes estrenamos Podcast por spotify.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...