En el momento justo, El Siglo de Torreón
04 de agosto de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

En el momento justo

Voz de Palco

EDUARDO SEPÚLVEDA
TORREÓN, COAHUILA, martes 01 de junio 2021, actualizada 10:08 am


Enlace copiado

Cuando Enrique Meza consiguió un ansiado título en México dijo pasmosa serenidad: “Los tiempos de Dios son perfectos”. Cruz Azul tuvo que esperar 23 años para volver a ser campeón, justo en el momento perfecto. Porque no hay mejor momento que el ahora.

Yo estuve ahí, detrás del televisor, cuando el 7 diciembre de 1997, un ensangrentado Carlos Hermosillo anotó el penal en la portería de Ángel Comizzo, un gol que les daría el tan ansiado título a la Máquina Celeste. Gol de oro, eran otros tiempos.

Tras el partido de ida en este agitado mayo de 2021, las críticas le llovieron al equipo de la cooperativa. ¿Planteamiento de equipo chico? ¿Ratonero? Entiendo que luego de una derrota en casa y sin gol a favor, la frustración pueda nublar el criterio del aficionado, y también que haya diferentes puntos de vista, pero para mí, Cruz Azul hizo el partido perfecto en Torreón. Irse del Corona sin daño, no cualquiera.

La grandeza de La Máquina está en su historia, en sus jugadores, sus colores, su afición. El futbol no se inventó en 1996 con los torneos cortos, como muchos seguidores en la Comarca parecen creer. Esa grandeza celeste, oculta entre tantos años de fracasos, tenía que salir algún día y para ello escogió a la presa perfecta: un equipo plagado de jóvenes que tuvieron que saltar al campo a ocupar lugares que todavía no les correspondían. Un equipo sin miedo, comandados por un uruguayo que tuvo dos lecciones duras antes para saber cómo se puede aspirar a ser campeón en la Liga MX. La lucha entre David y Golliat, esta vez ganada por el “gigante” celeste.

“Nadie daba un peso por ellos”, parece ser la frase de consuelo generalizada en esta derrota. ¡Cuánta razón! En la previa del torneo, el reclamo era: ¡Queremos refuerzos! Entendible y justificable en ese entonces y quizá ahora más; ¿qué hubiera pasado en la final con un goleador como Furch en el lugar Ocejo, por ejemplo? Sí, se la “rifaron” los jóvenes, pero este plantel no estaba completo; Jeraldino fue un chiste, Otero no es un ‘killer’, Preciado apenas regresó y al “Mudo” le falta un “poquito”.

A todo esto, ¿fue fuera de lugar o no? En el gol del “Cabecita”, el que al final marca la diferencia, sí hay una clara posición adelantada, pero luego de revisar explicaciones de exárbitros (Ramos Rizo, Eduardo Brizio y Archundia) y de darle una checada a la regla, me queda claro que estuvo bien que no se anulara la anotación. Sería complejo intentar darme a entender en este reducido espacio, pero aunque Pol Fernández corre a la par del anotador, no interfiere de forma directa para estorbar a algún rival, ni toca o disputa el balón. Demasiada interpretación.

Si a esas vamos, nadie olvida la jugada que le dio el primer título a este mismo Santos, el 22 de diciembre de 1996. ¡Hasta hay un monumento!, y la estampa capturada por la lente de Ramón Sotomayor Covarrubias se ha vuelto una imagen icónica en la historia del club albiverde.

“Pero es que en ese entonces no había VAR”, dicen algunos. Sí, no había VAR, pero la posición adelantada es tan clara que no lo requería: Borgetti se suspendió en el aire para darle al Santos su primera estrella en un efervescente estadio Corona. Imposible detener ese festejo.

Santos y las autoridades municipales lo anticiparon: no habría desfile de campeón. Independientemente del motivo, cumplieron su palabra.

Que celebren los azules, han esperado mucho este momento. “Chava”, Gustavo, Barro, Dana, Javi, Marco, Juan Corpus son algunos de mis amigos a los que (estoy seguro) no les importan “las formas”, porque nada se compara con ser campeón. Saludos y reconocimiento. También para todos los Guerreros que saben aguantar y reconocer la derrota.

Sin cábalas, sin datos rebuscados, tendencias, vaticinios, coincidencias, casualidades, anécdotas o estadísticas que pesen más que la realidad, hoy La Máquina festeja su novena estrella. ¡Grítenlo sin templanza!

Precisamente un día como hoy (1 de junio), pero hace 13 años, Santos Laguna consiguió su tercera estrella al derrotar al Cruz Azul en el antiguo Corona. Ese fue mi último día como reportero. Luego de una semana de vacaciones, volví para convertirme en editor y mi vida nunca fue la misma.

Es increíble cómo pasa el tiempo, y siempre será el tiempo perfecto.

¿Le seguimos? Soy @Foko_54 en Twitter. También respondo en @Champs_MX.

Eduardo Sepúlveda // @Foko_54

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...