El techo del palacio y la violencia contra las mujeres ejercida por fuerzas armadas, El Siglo de Torreón
11 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

El techo del palacio y la violencia contra las mujeres ejercida por fuerzas armadas

CONTRACORRIENTE

MAITE AZUELA
jueves 11 de marzo 2021, actualizada 7:34 am


Enlace copiado

La marcha del 8 de marzo tuvo como destino el Zócalo en donde miles de mujeres se dieron cita sabiendo que una muralla las separaría de Palacio Nacional, al que el propio Presidente ha llamado "la casa del pueblo". Algunas se habían desvelado convirtiendo esas vallas en un símbolo de protesta poderoso, al enlistar los nombres de muchas de las mujeres víctimas de feminicidio en nuestro país. Lo que no esperaban era que las recibieran en el techo del palacio decenas de soldados.

La hostilidad es irrefutable. No solo había granaderos detrás de las vallas, sino que elementos de las fuerzas armadas portaban artefactos con los que se apuntaba a las manifestantes. En efecto resultaron ser equipos que emiten ondas para neutralizar el funcionamiento de los drones. Sin embargo, una fotografía reveló un arma distinta que, de acuerdo con expertos, podría ser una FX-05 con bipode y mira telescópica, que ciertamente puede ser letal. Afortunadamente los soldados utilizados para inhibir la protesta y para desactivar el registro de evidencia de los drones, no realizaron ningún acto violento. Lo que es un hecho es que para quienes desde la plancha del Zócalo los observaron apuntando, no era evidente el tipo de artefacto que portaban, ni las intenciones que tenían.

Si hay una figura que remite a la violencia contra las mujeres, es evidentemente la de las fuerzas armadas. No es percepción, atendamos las cifras: de acuerdo con un análisis realizado por Estefanía Vela y Georgina Jiménez en el que toman datos de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL), las mujeres arrestadas por la Marina y el Ejército son violadas proporcionalmente con mucho mayor frecuencia que al ser arrestadas por otras autoridades. Si el arresto lo hace la policía estatal o municipal el porcentaje de mujeres que reportan haber sido violadas es de alrededor de 10% (dato aún alarmante), al ser arrestadas por el Ejército esta cifra se duplica, pues el 20% de mujeres reportan haber sido víctimas de violación por estas autoridades. Además, de las que fueron arrestadas por la Marina, el 41% fue víctima de violación. La violencia física que ejercen las fuerzas armadas también supera la de las policiales: en proporción, aproximadamente el 6% de las mujeres sufrieron disparos por parte del Ejército y de la Marina, cifras que son casi 3 veces las de las fuerzas policiales que oscilan entre 1% y 2%.

Sumemos a esto datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh 2016), que reflejan que tan sólo en el año previo a la encuesta aproximadamente 97,000 mujeres fueron violentadas por militares o marinos. Si se calcula que hay aproximadamente 68,500 marinos y militares desplegados, hay casi 1.5 hechos de violencia por cada persona desplegada.

Para el reporte de Amnistía Internacional, Sobrevivir la Muerte, se entrevistó a 100 mujeres que habían denunciado haber sido sometidas a violencia durante su arresto. El reporte concluye que todas vivieron algún tipo de acoso sexual o abuso psicológico, incluidas amenazas e insultos misóginos y sexualizados. Setenta y dos mujeres afirmaron haber sufrido actos de violencia sexual, lo que incluye desde el manoseo hasta la violación.

Gozan de impunidad. Son miles de denuncias de tortura realizadas desde 1991, pero sólo 15 han concluido en sentencias condenatorias a nivel federal. El Ejército informó a Amnistía Internacional que no se había suspendido del servicio a ningún soldado por violación o abusos sexuales entre 2010 y 2015, mientras que la Marina, sólo había suspendido a cuatro marinos en ese mismo periodo.

Esta administración desapareció la Envipe con la que podíamos conocer muchos de estos datos.

La bienvenida de López Obrador con vallas y soldados en las alturas de Palacio Nacional, no solo es insultante sino revictimizante.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...