'Nudo mixteco', una mirada de Ángeles Cruz, El Siglo de Torreón

18 de abril de 2021. notifications
menu desktop_windows
Cultura

'Nudo mixteco', una mirada de Ángeles Cruz

La cineasta mexicana estrenará en el Miami Film Festival

SAÚL RODRÍGUEZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH , lunes 08 de marzo 2021, actualizada 8:59 am

Enlace copiado

Desde la comunidad mixteca de Villa Guadalupe Victoria, enclavada en las montañas de Oaxaca, la mirada cinematográfica de Ángeles Cruz sigue produciendo imágenes. Se trata de una visión originaria, sensata, que habla desde el interior. Así, su voz se hace presente en la línea telefónica para conversar sobre Nudo mixteco (2021), filme que estrenará mañana en el Miami Film Festival.

Aunque Cruz nació en Oaxaca, las raíces de su árbol genealógico se nutren en tierra lagunera, pues fue en este suelo donde sus padres se conocieron. Posteriormente, aquel amor migró al sureste mexicano, donde la cineasta observó el primer encuadre de su vida. Por tal motivo, su comunidad es protagonista en sus obras; la siente, la escucha, la plasma. Aquí desfilan los cortometrajes La tiricia o de cómo curar la tristeza (2011), La carta (2014) y Arcángel (2018), este último obtuvo el Premio Ariel a Mejor Cortometraje de Ficción en 2019.

Nudo mixteco es su primer largometraje, donde las historias de tres mujeres enfrentarán los usos y costumbres de su comunidad. En él participan actores como Myriam Bravo, Sonia Couoh, Aída López y Noé Hernández, así como el fotógrafo Carlos Correa y el diseñador sonoro Rubén Luengas

LA OBRA

La génesis de Nudo mixteco se remonta a un trío de monólogos sobre mujeres, escritos por la propia cineasta. Frente a la computadora, indagó en tecleos la profundidad de esas historias, hasta que se le presentó la oportunidad de tomar un taller de argumento con la guionista Laura Santullo. El curso redondeó la idea y arrojó un primer tratamiento, como un fruto que cae sobre la tierra.

"En un principio pensé que era una historia sobre el retorno, sobre la gente que migramos y regresamos a nuestro pueblo en la añoranza. Al terminar el guion y releerlo, me di cuenta de que estaba hablando de otras cosas, estaba hablando sobre la intimidad de las mujeres indígenas en mi comunidad, de un territorio de la cual fuimos despojadas (nuestro propio cuerpo) y del derecho a decidir".

1404891.jpeg

Estas tres historias se entrecruzan en el pueblo ficcionado de San Mateo, a través de su fiesta patronal. Cruz menciona que en Nudo mixteco, el pueblo es gran protagonista de la historia: confluye, vigila, además es juez y parte en la intimidad de sus habitantes.

"Mi pueblo (Villa Guadalupe Victoria) se rige por usos y costumbres. Yo aproveché esto en mi ficción, para mostrar en una asamblea, que es la máxima autoridad del pueblo y está formada por todos sus habitantes. En esa asamblea, en la vida real, se dirimen todos nuestros problemas, de todo tipo e índole. Entonces, utilizo la asamblea y la fiesta patronal como parte de lo que sucede en nuestro pueblo, de nuestra vida privada y de nuestra vida pública".

Y es que la autora está interesada en mostrar el contexto en el que vive. En su descripción geológica, el Nudo mixteco responde a una serie de montañas enclavadas entre Puebla y Oaxaca. En el mundo cinematográfico de Ángeles Cruz, es el lugar que sus personajes atraviesan, dice, de manera emocional.

"Para mí, Oaxaca y mi pueblo son eso: montaña, es este conjunto de montañas. Siento que nuestros sentimientos están igual de amarrados. Es una sociedad, un pueblo que muestra poco, hacia afuera, lo que siente, donde somos poco expresivos como mujeres o como hombres. Eso hace que nuestras emociones estén enredadas. Es un tejido donde encuentras la punta de la madeja y es difícil seguirla".

1404892.jpeg

Así, la cineasta indica que su obra tiene que ver con la tierra y las montañas que los vieron nacer. Por eso, la colaboración con el fotógrafo Carlos Correa fue meticulosa. Cruz quería que los encuadres de su filme mostraran una mirada interior desde la comunidad, que reflejara el lugar como algo cotidiano y no extraordinario.

La manera de capturar esto sería en tomas y encuadres que permitieran una imagen fluida, palpitante. La cámara al hombro retrató el desasosiego en una respiración sutil, en una sensación de no estar completamente plantado al suelo. Se buscó enfatizar el vínculo medular de los habitantes con su entorno, sobre todo en los exteriores con uso de lentes angulares, profundidad de campo, planos abiertos. Asimismo, se trató de mostrar la fragilidad de los personajes y que se pudiera sentir la desolación en la grandeza de la imagen .

"Cuando te subes a la montaña y miras el valle es una mirada larga. Nunca lo he visto en una mirada cuadrada. Para mí es panorámica, muy alargada y siempre me he sentido pequeñita ante esta manifestación de la naturaleza donde crecimos".

Pero Nudo mixteco también se escucha. El sonido corrió a cargo de Rubén Luengas, quien también es artista mixteco, por lo que sus referencias sonoras son similares a la de la cineasta. En el filme surge la música popular de cuerdas y banda, además del concierto en voz de la naturaleza.

En este fluir auditivo también hay otro acento: la voz de los propios personajes, donde la lengua mixteca se manifiesta en sus diálogos. En palabras de la directora, Nudo mixteco es el rescate de su territorio en toda la expresión de la palabra, un retorno, una oportunidad para aquellas lenguas indígenas extraviadas en el desuso.

"El cine me da la posibilidad de escuchar y usar la lengua mixteca para tener esa resonancia en nuestros cuerpos, en nuestro paisaje y nuestra tierra".

SOBRE EL DÍA DE LA MUJER

Los personajes femeninos de Nudo mixteco tienen espacio de expresión. Ángeles Cruz aboga así por el derecho al gozo y a la sexualidad en libertad de la mujer indígena. Es una reafirmación del territorio perdido que significa el cuerpo femenino para las mujeres, sobre el cual sólo ellas deberían tomar decisiones. Por eso, la cineasta subraya que el Día de la Mujer no es una celebración, sino es una conmemoración de la lucha femenina que aún tiene mucho camino que escribir.

"En ese sentido hay que reconocer la lucha que se ha llevado a través de la historia. Siento que (celebrar) no es lo mismo que conmemorar, recordar o agradecer a las mujeres que han alzado la voz y resistido todos estos embates. Falta mucho camino por recorrer. Hay resistencias muy fuertes, siguen pasando muchas atrocidades respecto a nosotras como mujeres. Por el sólo hecho de ser mujer parecee que tu voz vale menos, que tu opinión vale menos, que tu cerebro vale menos, que tu fuerza física vale menos. En fin, hay una serie de prejuicios y de cosas que históricamente siguen debiéndonos. Siento que las instituciones deben muchísimo, que en este país el gobierno, este y los pasados, nos quedan debiendo. No hay nada que celebrar, simplemente seguir caminando, peleando porque haya mejores condiciones, mejor equidad".

Nudo mixteco de Ángeles Cruz se proyectará los días 9 y 10 de marzo en la 38a. edición del Miami Film Festival, en funciones que podrán contar con público pese a la época complicada. Estrenarse en pantalla grande con un largometraje es algo que la cineasta buscó por mucho tiempo, desde aquella primera vez que vio cine con la película El joven Juárez y se percatara de que éste cambiaría su vida.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...