Hacia el fracaso, El Siglo de Torreón
15 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Hacia el fracaso

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 26 de febrero 2021, actualizada 6:59 am


Enlace copiado

La aprobación de la Iniciativa Preferente del presidente Andrés Manuel López Obrador por parte de su mayoría en la Cámara de Diputados, sin cambiarle siquiera una coma en lo general, no es sino un golpe a la economía y al desarrollo de México motivado, claro, por su torcida percepción de justicia por todas las corruptelas que sus antecesores cometieron, aun si las adecuaciones que sufrió el marco jurídico aplicable en el campo energético durante el sexenio pasado del priista mexiquense Enrique Peña Nieto fueron beneficiosas; indudablemente también pareciera por el cúmulo de señalamientos que se incurrió en llana corrupción para que la llamada Reforma Energética fuera aprobada por el legislativo de entonces.

En las leyes que están por ser modificadas, la condición es que la Comisión Federal de Electricidad, empresa estatal y monopólica en la distribución del flujo eléctrico, tiene por mandato que adquirir a las plantas generadoras de energía de acuerdo al costo. Además la normativa obliga a que cierta parte de la electricidad deba ser producida por aquellas plantas que utilicen fuentes de energías renovables, como lo son los campos solares y los generadores de tracción eólica fundamentalmente. Existen tecnologías para obtener potencia eléctrica a través de las mareas o incluso de la geotermia, pero estas no están instaladas en territorio nacional, por lo que para motivos de la discusión del momento quedan en un segundo plano.

En la actualidad, las generadoras privadas que tienen como fuente primaria el gas natural o, en su caso, las plantas conocidas como verdes, que pueden ser las solares o de viento, todavía están por delante del criterio de compra, ya sea por economía o por sustentabilidad ambiental. En este contexto de criterio de prelatura para selección de compra, las vetustas, ineficientes y contaminantes plantas de carbón mineral y combustóleo están a la saga para ofertar la energía por precio y por contaminantes.

La Administración del presidente López Obrador ha dicho que el actual régimen establecido por los Gobiernos anteriores se construyó con el espíritu de beneficiar a unas pocas empresas privadas en detrimento de la Comisión Federal de Electricidad y, por ende, para perjuicio del Estado mexicano y para el pueblo de México.

Es casi imposible no suponer que ciertamente pudiese haber estrategias preconcebidas para beneficiar a las empresas privadas involucradas en las transacciones comerciales entre las productoras y la propia Comisión. La actual oposición no tiene los datos fehacientes para tener tal postulado de la 4T, pero igualmente en el marco actual la Comisión Reguladora de Energía -la CRE- cuenta con la potestad suficiente para corregir y sancionar en su caso en aquellas situaciones donde los privados obtengan pingües y desproporcionadas utilidades en detrimento de la CFE. Así entonces, según el diputado priista Enrique Ochoa, exdirector general de la propia Comisión Federal de Electricidad en tiempos de Peña Nieto, además de contar ya la ley para corregir el presunto abuso de las tarifas de generación y subsidios gubernamentales en favor de unos pocos privados, es menester tratar de impedir que el deseo del presidente se cumpla. Pensar que CFE opere sus ineficientes y consumidoras de combustibles sucios en vez de la apuesta tecnológica condenará al país al rezago en materia eléctrica.

Hay que hacer votos porque el presidente razone y contenga una vez su sed de venganza (aunque reiteradamente diga que no es su fuerte) para que, si bien habrá quien ilegítimamente se aprovechó de la reforma eléctrica para obtener lucro indebido y, por lo tanto, debe ser sancionado, no empuje a México una vez bajo su prejuicios y dogmas ideológicos a una condena donde pronto reaparezcan los apagones, además de quemar el sucio combustóleo que le sobra a Pemex.

Ojalá Andrés Manuel se pueda sustraer de su apetito destructor, porque pensado en una reivindicación lo que está logrando es hacernos más pobres, aunque él diga que primero son ellos, los pobres, a los que se debe atender.

Lo único que logrará es la destrucción de la productividad, condenando a una generación más a vivir en el subdesarrollo. Se podrá decir que sus antecesores así lo hicieron, producto de su corrupción, lo que él jura combatir. Qué triste será para su memoria que aun presumiéndose que su Gobierno no fue corrupto, termine hundiéndonos en la miseria por vengativo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...