'Solo los locos van al psicólogo', El Siglo de Torreón
12 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

'Solo los locos van al psicólogo'

Vibremospositivo

Lucy Hop
TORREÓN, COAHUILA, miércoles 27 de enero 2021, actualizada 9:06 am


Enlace copiado

"Ir al psicólogo solo es para los locos", sin duda es uno de los mitos más grandes a los que me he enfrentado toda mi vida, pero lo he notado más desde que trabajo en una institución que se encarga de ayudar a sanar heridas emocionales en familias rotas. Es increíble como este tema en ocasiones resulta manipulado por los medios de comunicación, el cine, la literatura e incluso, por cualquier individuo. Vivimos en una sociedad que le teme a ir a terapia y a diario escuchamos comentarios como: "no voy al psicólogo porque YO no estoy loco".

La psicología es una ciencia que estudia tanto la psiquis (mente) como la conducta humana. Los seres humanos no estamos hechos solo de carne y hueso, pues nuestra mente es quien controla nuestra forma de comportarnos.

El psicólogo no es un profesional que solucionará la vida del paciente ni borrará lo que este siente. Pues algunos de los comentarios más comunes que vemos en consulta son: "vine para que me cure esto que tengo", "¿qué debo hacer en esta situación", "¿verdad que estoy loco?".

A diferencia de lo que mucha gente pudiera llegar a creer gracias a la ignorancia acerca del tema, el psicólogo es un puente, un guía, y un observador (no es un mago), quien, junto con la ayuda del paciente, le ayudará a encontrar las herramientas necesarias para solucionar o sobrellevar cualquier situación que la persona esté atravesando.

Ahora bien, no podemos olvidar lo más importante de todo esto. El psicólogo es un ser humano igual que tú y que yo, que también siente emociones y se deprime. Lo que lo distingue, es el conocimiento de las herramientas que lo convierten en un profesional capaz de intervenir en tu salud mental, lo que no lo exime de cometer errores, es por eso que a su vez todos los profesionales en el tema también acuden regularmente a terapia.

Todos y cada uno de los seres humanos hemos experimentado alguna situación en nuestra vida que nos ha llevado a ser quienes somos hoy en día. Nosotros no actuamos como lo hacemos ni nos equivocamos porque sí, porque así nacimos. Todo tiene una explicación y cada decisión que tomamos y cada palabra que decimos, está mediada por nuestro pasado y por nuestras experiencias vividas. Lo anterior no nos hace locos, nos hace humanos.

Es normal no saber, en ocasiones, cómo afrontar dichas situaciones, pues no nacemos con un manual de instrucciones sobre cómo reaccionar frente a las adversidades. Lo que sí es cierto es que todos somos capaces y tenemos las herramientas suficientes para afrontar las circunstancias que se nos presentan, porque sí, así es la vida, en ocasiones todo es felicidad y de un momento a otro, todo es amargura, así de complicados somos los seres humanos.

Por eso me encanta la frase de que la vida es como una montaña rusa, no hay nada más cierto en ella. El punto está en saber cómo afrontar esos miedos y en cómo detectar las emociones, en ocasiones contradictorias, que se pueden llegar a sentir en milésimas de segundos. Encontrar estas herramientas no es trabajo fácil y menos cuando la vida nos sigue sorprendiendo.

Es por esto que, si queremos mejorar nuestra forma de ser, descubriendo quien somos y porqué actuamos como lo hacemos, o si queremos enfrentar una situación crítica, debemos plantearnos la idea de acudir a un psicólogo, dejando a un lado la falacia de que buscar ayuda es para débiles o para locos. Pues no hay nada más responsable, maduro e inteligente que buscar ayuda cuando más se necesita.

Junto al paciente, podemos encontrar el fondo del problema; aceptarlo, controlarlo y vivir con ello. Porque si hay algo cierto en esta profesión y que los pacientes deben tener claro, es que su mente no se va a borrar, pues nada se olvida y todo se recuerda. Pero aprenderán algo mucho más mágico: a vivir con aquel recuerdo incomprensible o con ese acontecimiento que los llevó a ser lo que son hoy en día, y eso, señores y señoras ¡no tiene precio!

Quiero terminar mi texto de esta semana compartiendo con ustedes esta anécdota de mi vida que sin duda ha cambiado mi forma de ver toda mi existencia:

Me encontraba en una época de mi vida en la que me estaba sintiendo particularmente mal conmigo misma por lo que decidí preguntarle a una amiga que es psicóloga: ¿Cuándo se recomienda a una persona ir a una terapia o a alguna sesión con un psicólogo? A lo que me contestó: "Mi querida Lucy, no hay un momento en especifico para ir al psicólogo, no es tan fácil como decir: me duele el estómago entonces voy con un gastroenterólogo. Ir al psicólogo es una decisión que cada persona debe de analizar con uno mismo y decir hoy quiero cuidar de mi salud mental como cuido de mi salud física, en ese momento decidí empezar un tratamiento terapéutico y no lo he dejado en 10 años, pues es mi espacio de sanar mi mente, y me lo agradezco cada día de mi vida.

Te invitamos a inscribirte en nuestra página www.vibremospositivo.com para darte más información de nuestro movimiento y seguirnos en Instagram como @jorge_lpz, @vibremos_positivo2020 y @yad.rajamim

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...