Recuerdos del ayer, El Siglo de Torreón
02 de agosto de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del ayer

UN MAGNÍFICO PORTERO

Sergio Luis Rosas
TORREÓN, COAH., miércoles 06 de enero 2021, actualizada 8:17 am


Enlace copiado

Pablo Guerrero fue un destacado portero mexicano de las décadas de los años cincuenta y sesenta que militó en los equipos Oro de Guadalajara, Monterrey, Pachuca y Laguna, con este último se retiró al término de la temporada 1968-1969. A la desaparecida Ola Verde vino como refuerzo cuando ascendió a Primera División en 1968. Destacó con el equipo Monterrey de 1961 a 1967. Fue un jugador importante en el regreso de los Rayados a Primera División en 1960 junto a una generación de excelentes jugadores que formaron parte del equipo regiomontano, entre los que podemos mencionar a los peruanos Enrique Lenci, Alonso Urdániga y Claudio Lostaunau, el argentino Roberto Resquín, los mexicanos Jesús “Chuta’’ Medina, Ángel “El Capi’’ Lama, Jesús “El Tejón’’ García, Jesús Mercado, Alfredo “El Ranchero’’ Gutiérrez, Humberto Terrón, Jorge “El Jarocho’’ Molina, Mario “El Marro’’ Ahumada, Alfredo “Fello’’ Hernández, Gustavo “El Gato’’ Cuenca y Raúl Chávez, entre otros.

Pablo Guerrero Muñoz nació el 16 de julio de 1933 en la ciudad de Guadalajara y surgió de las Reservas del desaparecido equipo Oro a mediados de la década de los años cincuenta, el cual contaba con un semillero importante para proveerse de jugadores de gran calidad, como Antonio “El Piolín’’ Mota, Gustavo “El Halcón’’ Peña, Felipe “El Príncipe’’ Ruvalcaba, Víctor Chavira, Germán “El Tamal’’ Ascencio, Jorge “El Tepo’’ Rodríguez, Álvaro “El Zurdo’’ Pérez y Luis "El Pisto’’ Hermosillo, entre otros.

Al equipo Oro llegó Pablo Guerrero procedente del Club Deportivo Hidalgo de Guadalajara dirigido por el sacerdote José Toral Moreno, del cual también surgieron los guardametas Jesús “El Charro’’ García y Roberto “El Cacho’’ Alatorre, ambos jugaron en Cruz Azul en diferentes épocas. Cuando Pablo llegó a los Mulos de Oblatos fue suplente de Raúl Córdoba, seleccionado nacional en el Mundial de Brasil 1950, de quien fue hechura. Pablo era hermano de Rigoberto Guerrero, delantero del equipo Nacional de Guadalajara. En ese tiempo llegó Antonio “El Piolín’’ Mota a las Reservas del Oro procedente del Club Bosco, quien se adueñó de la titularidad y fue Campeón de Liga y Campeón de Campeones con el Oro en la temporada 1962 - 1963. Pablo Guerrero se incorporó al Monterrey en la temporada 1961 - 1962 y de inmediato obtuvo la titularidad de la portería regiomontana por sus grandes actuaciones. Era un portero muy ágil, de excelentes reflejos, elástico, seguro de manos y buena colocación. Aunque no era muy alto (medía 1.70 metros) cortaba muy bien los centros, pues sabía calcular la velocidad del balón y su agilidad le daba solvencia en el juego aéreo. Vestía playera de manga corta color azul, pantaloncillos y medias blancas. No utilizaba guantes, reforzaba las muñecas con vendas elásticas y los dedos con tafetán.

El portero suplente de Pablo Guerrero en el Monterrey fue durante varias temporadas el lagunero Fernando “El Cota’’ Barrón, quien jugó en Chivas, Morelia, La Piedad y Atlas, equipo en el cual fue convocado a la Selección Nacional y participó en los Juegos Panamericanos de San José de Costa Rica celebrados en 1960.

En las primeras temporadas de Pablo Guerrero con Monterrey los Rayados estuvieron al borde del descenso en los torneos 1960 - 1961 y 1961 - 1962, en los que terminaron en penúltimo lugar con ventaja de un punto sobre Celaya y Zacatepec que descendieron en esos torneos, siendo Pablo un baluarte de la defensa regiomontana. No faltó un entrenador que quiso relegarlo a la banca por su estatura y sugirió a la directiva contratar al brasileño Amaury Fonseca en la temporada 1963 -1964, quien no pudo desbancar a Pablo Guerrero y al campeonato siguiente fue transferido al Veracruz que había ascendido Primera División mediante un torneo promocional. El guardameta carioca era alto, pero no efectivo, pasó por el futbol mexicano “sin pena ni gloria’’. Con el Monterrey Pablo Guerrero tuvo la oportunidad de jugar contra el legendario Liverpool del futbol inglé en el Triangular denominado “Copa Otto Kerner’’ celebrado en mayo de 1964 en el Estadio Soldier Field de Chicago con la participación de los equipos Liverpool, el MVS Duisburg de la Bundesliga y el Monterrey dirigido por el uruguayo Roberto Scarone. El conjunto inglés ganó a Rayados por tres goles a cero. En ese memorable encuentro se alternaron en la portería Pablo Guerrero y el lagunero Fernando “El Cota’’ Barrón. Después de jugar seis temporadas con el Monterrey, de 1961

a 1967, Pablo Guerrero emigró al Pachuca cuando los Tuzos ascendieron a Primera División en la temporada 1966 - 1967, en la que el inolvidable equipo Laguna se quedó al borde del ascenso por haber perdido el partido definitorio contra el equipo de la Bella Airosa en el desaparecido Estadio de San Isidro.

Una sola temporada, la 1967 - 1968, jugó Pablo Guerrero con el Pachuca, siendo guardameta titular. Al ascender el Laguna a Primera División en 1968 se buscó reforzar las diferentes posiciones del plantel y la directiva contrató a Pablo Guerrero y Blas Sánchez para darle seguridad a la portería. En el Salón de Actos “Olga de Juambelz’’ de esta casa editora existe una exposición permanente de portadas y fotografías históricas de Torreón, entre ellas hay una gráfica de Pablo Guerrero cuando jugaba en la Ola Verde saliendo a los pies de un rival.

Al término de su carrera futbolística regresó en 1969 a su natal Guadalajara para reintegrarse al empleo que tenía en una empresa de refacciones automotrices, a la cual había solicitado permiso para ir a jugar al Monterrey en 1961. Falleció en la Perla Tapatía en los años recientes, siendo

recordado por los viejos aficionados como un magnífico portero

a base de vista y seguridad.

 

Pablo Guerrero se retiró del futbol profesional al término de la temporada 1968 - 1969 con la Ola Verde. Sus grandes actuaciones en los equipos Oro, Monterrey, Pachuca y Laguna en las décadas de los años cincuenta y sesenta hicieron válida la premisa de que “México es tierra de grandes porteros’’. ¡Hasta el próximo miércoles

Sergio Luis Rosas//[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...