El custodio de la arqueología y etnografía nacional, El Siglo de Torreón
22 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Cultura

El custodio de la arqueología y etnografía nacional

El Museo Nacional de Antropología se inauguró el 17 de septiembre de 1964

DANIELA CERVANTES/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH , jueves 17 de septiembre 2020, actualizada 6:50 pm

Enlace copiado

Un día como hoy, pero en 1964 se inauguraba uno de los recintos culturales más importantes no sólo de México sino de toda América Latina, se trata del Museo Nacional de Antropología, recinto que por más de cinco décadas ha cumplido la misión de investigar, conservar, exhibir y difundir las colecciones arqueológicas y etnográficas más importantes del país.

Considerado como el museo más grande de América Latina y una de las obras más importantes de la museografía mundial, tiene sus antecedentes en el origen de la tradición museográfica mexicana, cuando en 1775 los documentos que formaban parte de la colección de Lorenzo Boturini (cronista de las culturas indígenas de Nueva España), fueron depositados, por orden del virrey Bucareli, en la Real y Pontificia Universidad de México, la cual, posteriormente también albergó a la escultura de Coatlicue, encontrada en 1790.

Después de otros acontecimientos y hechos históricos, la construcción del edificio actual, ubicado en el Bosque de Chapultepec, dio inicio en febrero de 1963 y se prolongó por un periodo de 19 meses.

El lugar abarca casi 80 mil metros cuadrados de espacios cubiertos y al aire libre entre patios, jardines, áreas de servicio y 24 salas de exhibición. Las salas están ubicadas alrededor de un patio central en el que hay un espejo de agua y una gran fuente de la que emerge una escultura de Tláloc, dios del agua.

Su trascendencia recae, en que en él se albergan las colecciones arqueológicas y etnográficas más importantes del país, además de que cuenta con un diseño y planeación únicos en la historia de la arquitectura moderna en México.

Una de las razones de su éxito, fue justamente su diseño minimalista y las referencias a las culturas prehispánicas mexicanas, como los materiales de construcción, que dan la ilusión de estar en un templo prehispánico.

Sin duda, el sello de este museo es la fuente denominada "El Paraguas", ubicada en el centro del patio principal, la cual resalta el mestizaje como factor de identidad nacional, la vocación mexicana por la paz y las etapas históricas del país.

Asimismo, este recinto hospeda pinturas y murales de artistas del siglo XX como Rufino Tamayo, Jorge González Camarena, Luis Covarrubias, Raúl Anguiano y Leonora Carrington, entre otros.

Cuenta con áreas especializadas en arqueología, etnografía, museografía e investigación, así como con tres auditorios, biblioteca, laboratorios, bodegas, espacios para exposiciones temporales, tienda, restaurante, librería, videoteca, audioguías, cursos, talleres y programa de visitas guiadas y de eventos académicos y artísticos.

PATRIMONIO CULTURAL

Según se lee en la página oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el creador del proyecto del museo fue el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien concibió que esta edificación no fuera un simple repositorio, ya que este recinto también forma parte del patrimonio cultural nacional debido a su belleza en cuanto a su diseño arquitectónico, así como también, por su pertinencia y sabiduría con las cuales fueron planeados sus espacios de exhibición.

Como un dato: sus 22 salas permanentes, sus dos salas para exposiciones temporales y su más de 45 mil metros cuadrados de construcción, lo convierten en el museo más grande de México y en uno de los más visitados del mundo.

Y es que su diseño museográfico tuvo un impacto nacional y mundial porque una de las características es que las salas contemplaran alturas diferenciadas en los techos: tres metros y medio en la sección de los antecedentes, y seis metros en las áreas donde se exhiben los grandes logros culturales. Un ejemplo es la Sala Mexica que mantiene siempre la altura de seis metros, como una manera de exaltar los grandes logros de esta cultura.

"En este importante recinto se albergan los testimonios arqueológicos y antropológicos forjados por múltiples grupos culturales durante cientos de años de historia; a su vez, rinde un homenaje a los pueblos indígenas del México de hoy a través de un nutrido acervo que rescata los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y tradiciones que son patrimonio intangible de la nación y un legado que pertenece a toda la humanidad", se explica en el portal del recinto mexicano.

RADIOGRAFÍA

Cabe destacar que el museo se rige bajo dos grandes temáticas: arte prehispánico y pasado etnográfico de las distintas regiones de México.

En su planta baja, se encuentran las salas dedicadas a la introducción a la antropología y a las culturas arqueológicas del territorio mexicano, desde el Poblamiento d América hasta el Período Posclásico mesoamericano. Mientras que en el segundo nivel se ubican las 11 salas de etnografía donde se exhiben muestras de la cultura material de los pueblos indígenas que viven en México en la actualidad.

En resumen, son las siguientes temáticas las que se tratan en todas las salas de este museo: Introducción a la antropología, Poblamiento de América, Preclásico en el Altiplano Central, Teotihuacán, Los Toltecas y su época, Mexica, Culturas de la Costa del Golfo, Maya, Culturas de Occidente y Culturas del Norte.

Este recinto, resguarda entonces, parte de la cultura e identidad mexicana, la cual por medio del mismo, el país ha tenido acceso a diversos reconocimientos a nivel internacional.

Por ello, hoy, a 56 años de haber sido inaugurado bien vale la pena recordar el valor que bajo su custodia se aloja.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...