Las palabras tienen la plabra, El Siglo de Torreón
29 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen la plabra

Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., jueves 10 de septiembre 2020, actualizada 8:33 am


Enlace copiado

Hablar (o escribir) acerca del lenguaje es algo que me gusta mucho pero que a veces no es algo fácil de hacer. ¿Por qué? Pues en primera porque, para muchos, es un tema árido, aburrido o incluso complicado. Bueno, puede ser en ciertos casos, pero eso depende de la manera en que tratemos al tema; por eso yo evito, en la medida de lo posible, ponerme muy "técnico" y hablar solamente de reglas. En cambio, prefiero mostrar el lado agradable y práctico del lenguaje, que en muchas ocasiones resulta hasta divertido y ameno.

En segunda, no es fácil porque, frecuentemente, todavía se tiene este concepto de que el lenguaje es una ciencia exacta, rígida, llena de reglas que se deben conocer a la perfección para poder establecer una comunicación. Es cierto, las reglas son de gran utilidad y le brindan bases sólidas al lenguaje, pero éste es muchísimo más que sólo un montón de reglas rígidas.

Aquí tiene usted, por ejemplo, el caso de una palabra que acabo de utilizar: "sólo". ¿Lleva tilde "solo" o no lleva? Esta es una de las discusiones más fuertes y acaloradas sobre el lenguaje en la actualidad. Según las reglas de acentuación, la palabra "solo" no debe llevar tilde porque es una palabra grave (o llana) que termina en vocal. "Solo" puede ser un adjetivo: "Me gusta estar solo", "Se llevo solo un susto".

La cuestión es que "solo" también puede ser un adverbio: si digo: "me quedaré solo un mes", si pongo "sólo" es adverbio y estoy diciendo que únicamente me quedaré por un mes y ya, pero si pongo "solo" es un adjetivo, y estoy diciendo que todo el mes me quedaré sin compañía, en soledad. Para evitar estos casos de confusión, aunque no sean muy comunes, es que se inventó la tilde diacrítica, que no es otra cosa más que una herramienta para diferenciar… y una muy práctica: si no le pongo tilde a "solo" quiero decir soledad, y si sí le pongo tilde a "sólo", quiero decir únicamente. Así de sencillo.

Por supuesto que no es la única palabra que utiliza una tilde diacrítica para evitar confusiones (está también "aun" y "aún", "si" y "sí", entre muchas otras) pero lo que me llama mucho la atención es esta "cruzada" actual formada por personas, muchas de ellas intelectuales del lenguaje, que piden (en realidad, prácticamente exigen) que se elimine definitivamente la tilde diacrítica de la palabra "solo", es decir, que la regla sea que nunca deba usarse. Mientras tanto, con otras palabras similares, no se ensañan tanto.

¿Y por qué debe ser así de radical? Me pregunto yo. Es cierto que los casos de posible confusión son escasos y que puede cambiarse un poco el contexto del escrito para que no exista ambigüedad, pero ¡es sólo una herramienta más! Y sí, yo le pongo la tilde a "sólo" porque no le veo el caso de eliminarla con tal rigidez. Me parece mucho más práctico el contar con la posibilidad de usar esta herramienta si la necesito, y si nunca la uso ¡está bien! Pero no hay necesidad de tirarla a la basura.

¿O usted qué opina?

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

ME PREGUNTA:

Jackie García: ¿Qué son las versalitas?

LE RESPONDO:

Las letras mayúsculas también se llaman "versales". Las letras que tienen la misma forma de las mayúsculas, pero están del tamaño de una minúscula, se llaman "versalitas", porque son "versales" pero chiquitas. Las versalitas tienen varios usos, como: escribir números romanos, escribir siglas y acrónimos, etc.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

No es necesario recurrir al insulto, si se puede decir algo agradable en tono sarcástico.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...