12 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Cultura

NUESTRO RECOMENDADO PARA LEER

KARINA MENDOZA / LA LARGA TRAVESÍA DE UNA NIÑA MEXICANA

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH , viernes 31 de julio 2020, actualizada 8:50 am

Enlace copiado

A los seis años trabajaba en casa de “gente rica” a cambio de techo y comida en su natal Oaxaca y a los 36, en Florida y con tres hijos estadounidenses, Karina Mendoza publica su primer libro, “La larga travesía de una niña mexicana”.

Mendoza ha cumplido uno de los “sueños” por los que la llamaban “loca” en la casa de sus patrones y en la escuela a la que podía asistir solo cuando terminaba sus muchas obligaciones, “siempre tarde, mal vestida y a veces saltando la barda”, según cuenta con un dejo de tristeza.

“No soy escritora. Lo hice para llevar el mensaje de que todos pueden superarse”, dice sobre el libro publicado hoy por la editorial La Pereza de Miami, al que dentro de un mes seguirá un audiolibro de Amazon y pronto un cortometraje.

UNA HISTORIA LATINOAMERICANA

En “La larga travesía de una niña mexicana” se vislumbra “no solo la historia de un ser humano, sino la historia compartida de muchas mujeres como la autora. Y de cierto modo lo que ha sido hasta hoy una gran parte de la historia en Latinoamérica”, asegura a Greity González, editora del libro.

Con una travesía vital mucho más larga que sus dos viajes a través del desierto para cruzar de México a Estados Unidos, Mendoza se centra en el libro en el primero, que hizo con 18 años.

La imagen de una mujer y su bebé muertas junto a un cactus en medio del desierto la tiene grabada a fuego.

Su grupo no pudo hacer ya nada para ayudarlas, dice al recordar aquellos tres días caminando por el desierto para llegar a un país del que luego viajó de nuevo a México en 2013 porque “extrañaba a la familia”, para regresar dos años más tarde.

Cuando habla de familia se refiere a su hermana, pues a su padre no lo conoció y su madre la abandonó en el mercado de abastos de Oaxaca a los seis años.

“Nunca tuve infancia”, “sufrí mucho” porque “nadie respondía por mi”, cuenta Mendoza, hoy casada con un mexicano de Chiapas y madre de tres hijos, con los que vive en el centro de Florida.

Según manifiesta, “todavía existe mucho en México” de lo que ella vivió, “muchachas trabajando en las casas”, y su libro puede valer para que no se dejen vencer por las dificultades o los maltratos ni por las opiniones de que van a ser siempre “mendigas y arrastradas”.

Datos

El libro de Karina posee pasajes con un fuerte nivel de determinismo, o eso que llamamos fatalismo gráfico.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...