14 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen la palabra

Lenguas bonitas... y otras no tanto

Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., viernes 31 de julio 2020, actualizada 7:57 am


Enlace copiado

Tengo un buen número de amigos que, aunque no nacieron en México, llevan muchos años de vivir en este hermoso país. Aunque saben hablar perfectamente el español mexicano -con muchos años viviendo aquí-, la mayoría de ellos conserva el acento de su lengua natal. Por ejemplo, un gran amigo -sin agraviar, como dicen por ahí- que se dedica a editar libros nació en España pero tiene toda la vida de vivir en México, específicamente en la ciudad donde yo vivo también: Monterrey. Sin embargo, mi amigo José Luis conserva un clarísimo acento español y yo no puedo entender cómo, después de tantos años, siga hablando en ese español de la madre patria… ¡y olé!

Así le podría contar muchos casos. Está el de Oliver, gran conocedor de la lengua y nacido en Francia, pero radicado igualmente en Monterrey desde hace décadas… y también habla con acento totalmente francés. ¿Por qué será? ¿Será para conquistar a las damas? Porque también tengo otros "amigos" -más bien conocidos- que se van una semana a España y ya regresan con un falso acento español que nadie se la cree. ¿Será fingido? ¿Será auténtico pero inevitable?

Eso no lo sé a ciencia cierta, pero de seguro que algunos le han de fingir el acentito para verse más interesantes, o guapos, o cultos… y debo decir que algunas -solo algunas- veces funciona. Una vez conocí un doctor de aquí de Monterrey que hablaba con un acento entre español y argentino… y claro, eso le daba un toque de distinción que no tendría si hablara con acento norteño.

Entonces, hablar con acento nos puede hacer más atractivos, incluso hay estudios -de verdad los hay- para determinar cuáles son las lenguas más bonitas del mundo… y las más feas también. Entre las lenguas más agradables, bonitas y atractivas están el italiano, el portugués y el inglés británico. Yo me hubiera imaginado que el francés estaría ahí en la lista, porque dicen que es el lenguaje del amor, pero fíjese que no, porque le francais se posiciona hasta el número ocho, mientras que el español ocupa el honroso quinto lugar, nada más que no dice si el español de España, el de México o el de otros países latinoamericanos… yo creo que no quisieron comprometerse.

Por otro lado, tenemos a las lenguas "feas", y la verdad que no son feas, pero digamos que no son muy agradables al oído. Está el hebreo, el árabe, el inglés de Estados Unidos -sorry mis gringos- el chino mandarín y allá, en el fondo de la lista, el alemán… Y bueno, cierto es que el alemán se escucha medio tosco, medio rudo, pero no es para castigarlo con el último lugar… eso creo yo.

En fin, nosotros que hablamos español podemos sentirnos orgullosos de nuestra lengua, porque evidentemente que es muy bella pero también muy popular en el mundo; le ha servido de mucho el hecho de que exista una Academia de la Lengua que se dedique a cuidarla y pulirla, por más que muchas veces sus indicaciones -las de la Academia- sean criticables.

Antes de retirarme y renunciando a cualquier posibilidad de albur, le pregunto: ¿qué lengua le gusta más a usted?

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

[email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA:

Cristina Lomelí: "Si la planta de brócoli es femenino, ¿se debe decir "la brócoli"?

LE RESPONDO:

Claro que no. Brócoli es un nombre masculino, así que en todos los casos debe referirse como "el brócoli".

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Toda lengua es un templo en el que está encerrada el alma del que habla.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...