04 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Sucesos

Amarjeet Sada, el asesino serial más joven del mundo; tenía 8 años

No pudo ser procesado como adulto

DEBORAH RESÉNDIZ/EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH , jueves 30 de julio 2020, actualizada 5:48 pm

Enlace copiado

Conoce el caso de Amarjeet Sada, un niño de 8 años de edad de India que se convirtió en el asesino serial más joven del mundo.

Aunque algunos de los datos sobre sus asesinatos se mantienen en secreto por su corta edad, la información que se ha compartido es suficiente para impactar a los que llegue a ella.

El pequeño Sada comenzó a asesinar un año antes de que fuera entregado a las autoridades. A la edad de 7, el menor cometió tres asesinatos en esos 12 meses. Todas las víctimas fueron bebés de menos de 1 año, siendo la mayor su hermana de 8 meses.

Hasta el día de hoy es un misterio el motivo de su deseo por asesinar inofensivos bebés, pero de acuerdo a los estudios psicológicos compartidos en la red, se atribuye a su tamaño e indefensos cuerpos.

Sus padres lo protegieron

La primera muerte fue la de su primo, luego la de su hermana y al final la de su vecino de seis meses. Ante los asesinatos, sus padres ocultaron la evidencia y lo 'cuidaron' para que nadie se enterara de que había sido él el protagonista de los atroces crímenes.

Ante la protección de los dos adultos, Sada al ser entregado a las autoridades contaba con gusto las anécdotas de sus asesinatos, pidiendo postre para hacer más 'cómodo' su relato.

Además, los oficiales quedaron impactados al escuchar su respuesta honesta y sin problema luego de preguntarle si había sido él quien asesinó a los tres pequeños.

/media/top5/papasnino1jpg.jpg

Ya que se trataba de un delincuente menor de edad, las autoridades locales no pudieron tratarlo como adulto, por lo que solamente se le sentenció a tres años en prisión.

Actualmente tiene aproximadamente 21 años de edad; desconoce su paradero, pero algunas teorías afirman que cambió su identidad y está viviendo una 'vida tranquila' en otro país.

Los médicos atribuyeron sus crímenes a un problema de carácter, el cual le ocasionada no poder diferenciar el bien del mal, además de tener una satisfacción emocional al ver a otro ser humano sufrir.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...