14 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del ayer

VIVIR DE LA PATADA DURAN...GOOOL

Sergio Luis Rosas
TORREÓN, COAH., miércoles 29 de julio 2020, actualizada 8:01 am


Enlace copiado

Es el nombre del libro escrito por Rubén “La Pituka’’ Escárzaga, ex jugador de los desaparecidos equipos Laguna y Campesinos Cataluña en sus inicios en la Segunda División a fines de la década de los años cincuenta y principios de los sesenta, respectivamente, siendo el primer futbolista nacido en la ciudad de Durango que jugó en el balompié profesional. Era la época romántica del futbol mexicano en que los directivos invertían su patrimonio familiar para sostener sus equipos y los jugadores defendían los colores de su camiseta con gran entrega.

Óscar Rubén Escárzaga Acosta, su nombre completo, nació el primero de mayo de 1936 en la ciudad de Durango. Sus padres fueron el Lic. Natael Escárzaga Moreno y la Profra. Magdalena Acosta, quienes procrearon cuatro hijos: Fernando, Dora, Irma (+) y Óscar Rubén Escárzaga Acosta. Su padre por línea directa era descendente de la Profra. Francisca Escárzaga, maestra fundadora de la Escuela Normal del Estado de Durango. Don Natael ocupó importantes cargos dentro del Gobierno de Durango.

Nuestro personaje de hoy cursó su Instrucción Primaria en la Escuela Guadalupe Victoria de su ciudad natal, en seguida ingresó al naciente Instituto Tecnológico de Durango para cursar la carrera de Técnico en electricidad. Su pasión por el futbol inició desde pequeño y lo empezó a practicar en la escuela.

En un estilo ameno y sencillo “La Pituka’’ Escárzaga, como se le conocía en su época de futbolista profesional, narra en su libro Vivir de la Patada Duran…goool, editado en el año de 2006, los orígenes del futbol en la ciudad de Durango, en donde en 1916 surgió el primer equipo llamado Iturbide, en el cual jugaba un joven de nombre Enrique Torres Sánchez, quien después fue Gobernador interino de Durango en ocho ocasiones.

Apoyado en periódicos y revistas de la época va narrando como surgen los equipos pioneros del futbol duranguense, la famosa Copa 26 Gobernador Enrique Nájera, disputada entre los equipos Canatlán y Durango, ganada por el equipo de la capital del Estado.

Destaca también la participación de los Jefes de Operación Militar en Durango, quienes contribuyeron a fomentar el futbol y a construir campos en los años treinta, como el Coronel Enrique Calderón R, ex gobernador de Durango entre 1936 - 1937, quien construyó el Campo Deportivo Durango y patrocinó su propio equipo.

De igual manera narra los primeros enfrentamientos entre equipos de Durango y Torreón, el primero de ellos fue en 1928 entre Internacional de Torreón y el Guadiana de Durango, en 1929 el Guadiana enfrentó al equipo Ariel de Torreón en dos partidos, el primero lo perdió 2-1 y en el segundo empataron a un tanto.

También habla de los iniciadores del futbol en Durango, entre ellos los hermanos Manuel y Antonio García de la Parra, don Ángel Rodríguez Solórzano, Manuel Mendivil Herrera, Julio Plauchud, Jesús Morales, Roberto Herrera, Manuel Galindo Herrera, Emilio Arce, Juan Ignacio Rodríguez, Jesús Landeros Sánchez, Luis O Navas, Salvador Molinar y don Urbano Caudillo Rueda, directivo de la Asociación de Futbol de Durango.

Rubén “La Pituka’’ Escárzaga formó parte del primer equipo de futbol profesional de la ciudad de Durango, el Durango A. C, patrocinado por don Esteban Rosas, militando en Segunda División tan sólo una temporada, la 1959-1960, dirigido por Mario “El Flaco’’ Pérez.

Entre las anécdotas del futbol duranguense que cuenta en su libro destaca la del famoso actor Anthony Quinn cuando filmó en 1968 Los Cañones de San Sebastián en locaciones cercanas a la ciudad de Durango. En esa ocasión se celebró un partido amistoso entre un selectivo de Veteranos de Durango y un equipo de la filmación que alineó de portero al gran actor Anthony Quinn. “La Pituka’’ Escárzaga fue también una parte importante del futbol profesional de La Laguna, por el hecho de haber jugado tres temporadas en el desaparecido equipo Laguna de Segunda División, de 1956 a 1959, y haber sido fundador del desaparecido equipo Campesinos Cataluña de 1960 a 1962.

A Ola Verde llegó en 1956 después de haber participado con la Selección Amateur de La Laguna dirigida por don Alfredo Sepúlveda en las eliminatorias del Campeonato Nacional de Futbol celebrados en las ciudades de Chihuahua, Tampico y Monterrey, así como en el Campeonato Nacional celebrado en 1954 en Ciudad Juárez, Chihuahua. En 1955 participó en el Campeonato Nacional del Servicio Militar con la Selección Durango y fue campeón de goleo individual con nueve tantos y subcampeón con su equipo, que perdió la final contra la Selección Jalisco por cuatro goles a uno, integrada por jugadores que después fueron la base del Campeonísimo Chivas.

En el Laguna jugó al lado del peruano Julio Ayón “El Negro’’ Aparicio, Francisco “El Maracas’’ Banda, Esteban “El Cachuchas’’ Méndez, Isaac Plata, Antonio “El Chorreado’’ Ortiz, Pedro “Perico’’ Borrego, Leonel Arredondo, Armando “El Chato’’ Samaniego, Eduardo Castro, Agustín “El Cri Cri’’ Fernández, los hermanos Enrique y Jaime Yassin, entre otros. En la Ola Verde sus entrenadores fueron don Abel Ramírez y don Martín Vantolrá.

Recuerda de manera especial que al equipo Laguna lo llevó el Sr. Manuel Soberón, patrocinador del equipo Kukú y propietario de una embotelladora en Torreón. Con gran afecto mencionó a don Serapio Rodríguez, Guarda Campo del desaparecido Estadio de San Isidro, padre del conocido futbolista Roberto “El Pichirilo’’ Rodríguez, quien fue su compañero en el equipo Campesinos Cataluña y destacó en los desaparecidos Diablos Blancos de Torreón de Segunda División y en el Club León de Primera División.

Después de haber jugado en la temporada 1959 - 1960 con el equipo de Durango de Segunda División regresó a Torreón en 1960 para integrarse al recién fundado Campesinos Cataluña, dirigido por el técnico español Marcelino Gené, quien había jugado en el Barcelona y antes de llegar a La Laguna había dirigido a la Selección de Guatemala, país de donde lo trajo a Torreón don Ángel Sobrino.

En el histórico Campesinos Cataluña sus compañeros de equipo fueron Jesús “El Negro’’ Ramírez, Tomás “El Ronco’’ Rodríguez, Roberto “La Gringa’’ Vega, Juan Romero, los hermanos Cipriano y Mario Cordero, Martín Ibarreche, Sergio Negroe, Pedro “El Perón’’ Guerrero, Rodolfo Martínez, José “El Ocho’’ Nieves, Ezequiel “El Squezz’’ García, Luis Vázquez, Héctor Ibáñez, “Chuvi’’ Chavarría, Higinio Palos e Isidoro “El Espinita’’ Valenzuela. De sus anécdotas con el Campesinos Cataluña contó que el nueve de enero de 1962 visitaron a los Pumas en el Estadio de Ciudad Universitaria, en partido correspondiente a la penúltima jornada de la temporada 1961 - 1962, en el cual los universitarios lograron el ascenso a primera División al vencer por cinco goles a uno al ya denominado Torreón - Cataluña (nombre que le impuso la Femexfut bajo el criterio que debería llevar el nombre de su ciudad sede). Las anotaciones de los vencedores fueron dos de Lorenzo García, Jorge Gaytán, Carlos Calderón de la Barca y Manuel Rodríguez con un tanto cada uno.

Esa memorable noche “La Pituka’’, vestido de futbolista, condujo el minibús “El Campesino’’, que transportó a los jugadores de un hotel de la avenida San Juan de Letrán a Ciudad Universitaria, ya que el chofer de la unidad se negó a manejar porqué desconocía la ruta. El tanto de la honra del equipo lagunero fue de Rubén a pase de Roberto “El Pichirilo’’ Rodríguez.

Rubén “La Pituka’’ Ezcárzaga se retiró a la edad de 26 años debido a una lesión en rodilla derecha, la directiva del Torreón - Cataluña tenía pensado venderlo al equipo León de Primera División, pero él decidió retirarse. En seguida ingresó al periodismo y laboró de 1962 a 1985 en conocido diario de la ciudad de Durango, en el que cubrió diferentes fuentes informativas, entre ellas la deportiva. En 1985 fundó su Revista 5 Columnas de edición quincenal, la cual acaba de cumplir 35 años de circulación. Rubén fue jugador activo durante 50 años, habiendo recibido en 1995 un reconocimiento por parte del entonces gobernador Maximiliano Esparza Silerio, por su labor como jugador, entrenador y promotor incansable del deporte en la ciudad de Durango.

Actualmente tiene 84 años de edad, dirige su revista de política y se mantiene activo en el ejercicio periodístico, que ha sido otra de las grandes pasiones de su vida.

¡Hasta el próximo miércoles!

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...