04 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Coahuila

Rinden homenaje a excomandante de Cruz Roja fallecido por COVID-19

El homenaje se llevó a cabo en la cuidad de Monclova

SERGIO RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
MONCLOVA, COAH, domingo 28 de junio 2020, actualizada 6:48 pm

Enlace copiado

Rescatistas y exrescatistas realizaron en el área de Socorros de la benemérita Cruz Roja Mexicana Delegación Monclova un homenaje luctuoso al comandante Graciano Ibarra, y le brindaron una guardia de honor a sus cenizas; el finado jefe de socorristas murió víctima de Coronavirus.

Graciano Ibarra García Ingresó en 1982 al heroico cuerpo de socorristas de Cruz Roja Mexicana para cumplir su servicios social que le pedían como requisito en el bachillerato. Y se quedó como socorrista al gustarle el servicio que presta la institución.

Pronto se adaptó a las labores de servicio de emergencias y rescate de las áreas de Socorros y Capacitación de la Escuela de Local de socorristas número 112, primero como instructor historia de la Cruz roja y después en levantamiento y transporte de lesionados.

Con tesón, escaló los grados de socorrista segundo, a sub oficial, luego a segundo oficial y después a primer oficial. Más delante llegaría a ser sub comandante y final mente comandante, para convertirse después en Coordinador Regional de Socorros.

A lo largo de los cambios en las jerarquías de Cruz Roja, en todos los cargos observó su pasión por el servicio y su preocupación principal fue siempre la capacitación de los nuevos elementos, que año con año recibe el Heroico Cuerpo de Socorristas.

Durante su trayectoria participó en varias convenciones nacionales, siempre poniendo en alto el nombre de Monclova.

Participó también en la capacitación y adiestramiento del personal Socorrista de la Delegación Sabinas, Coahuila, en sus primeros años de formación. Viajaba cada fin de semana con un grupo de instructores de Monclova a Sabinas para la capacitación de los rescatistas locales.

Tuvo participación en la coordinación de los servicios prestados durante las emergencias del Huracán Gilberto y en la explosión de la mina 4 y medio de las esperanzas, acudiendo personalmente a brindar apoyo.

Su esposa, socorristas y enfermera Marisela Castillo Valenciano, recibió una placa, reconocimiento que ex socorristas le entregaron junto con la bandera de Cruz Roja como símbolo de agradecimiento y homenaje.

El Comandante Graciano Ibarra dejó a su esposa, a hija Nitza, a su hijo Azael y a su nieta Aitana un ejemplo de valor y sacrificio, y a la sociedad una larga lista servicios, rescates, apoyos y entrega por la comunidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...