04 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nacional

¿Cómo viven las reclusas de Santiaguito ante la pandemia de COVID-19?

Las rejas no han sido suficientes para aislar a la población penitenciaria de la realidad del país

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 28 de junio 2020, actualizada 8:32 am

Enlace copiado

El COVID-19 no ha pasado desapercibido para Viviana y su hija Dareli. El temor del contagio, el cambio de rutina y el estrés de la pandemia por coronavirus lo han experimentado desde el reclusorio de Santiaguito, en el Estado de México, donde las paredes de concreto y las rejas no han sido suficientes para aislar a la población penitenciaria de la realidad del país.

En una época normal, Santiaguito tiene movimiento en todos sus rincones. En el área femenil hay talleres, actividades físicas y clases, y los niños que viven con sus madres corren por todos lados, pero esta situación cambió por el coronavirus y ahora las dinámicas se han relajado en los patios y salones del centro penitenciario.

Viviana, quien tiene seis años en prisión, explica cómo la emergencia sanitaria cambió abruptamente su estilo de vida: "Antes teníamos todas nuestras actividades, por horarios sabíamos que nos debíamos apurar para irnos a la escuela, a la clase de sicología y ahorita no, a veces es tedioso y más con los niños, porque ellos quieren salir a jugar".

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en 2019 había 348 mujeres y 3 mil 229 hombres en Santiaguito. Actualmente, según el organismo, hay 10 bebés viviendo con sus mamás y otros 18 fueron enviados con sus familias al exterior por la contingencia de salud.

Como ocurre en todas las comunidades de México, las internas han aprendido a convivir con los rumores de posibles contagios. La CNDH identificó, hasta el 3 de junio, al menos tres casos positivos de COVID-19 en el lugar, mientras las mujeres privadas de la libertad narran cómo algunas compañeras iniciaron con síntomas de gripa e incluso tuvieron que ser aisladas.

"Sí hubo mucho tiempo que nos enfermamos bastantes de gripa, pero no pasó a más y prácticamente no se ha visto ninguna persona fallecida de este lado. En todas fue el miedo, porque vimos que demasiadas [compañeras] se estaban enfermando", comenta Viviana.

Frente a este panorama y para mitigar los riesgos, las autoridades del reclusorio tuvieron que suspender las visitas familiares y todas las actividades. En este punto la tecnología se ha convertido en la mejor aliada de las internas, ya que por medio de videollamadas hablan con sus seres queridos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...