04 de junio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

En los Medios

VALORES

Jorge Galván Zermeño
TORREÓN, COAH, sábado 23 de mayo 2020, actualizada 11:08 am


Enlace copiado

El brindis de hoy es para Don Rafael García y Don Hugo Jaquez Domínguez, maestro y mecenas respectivamente de la Escuela taurina de la Laguna, por su afición, por la transmisión desinteresada de sus conocimientos de la fiesta, por haber influido en tantos soñadores que hoy son hombres de bien, para Rafa y José Luis por la añeja amistad nacida desde esos tiempos, para el matador German, Paco y Chuy y hasta el cielo para Javier y Rogelio ¡Un abrazo soñadores y va por ustedes!

Fue por estos días de mayo de mediados de los setenta que un grupo de entusiastas taurinos convoco a la Escuela Taurina de la Laguna, la respuesta fue fenomenal, un grupo de aproximadamente 50 soñadores inspirados por las figuras del momento y los relatos familiares acudimos al legendario ruedo de la entonces plaza de toros Torreón para recibir las primeras enseñanzas por parte del maestro Rafael García “El Empachao”, la imagen de muchos de nosotros era a la usanza de la época, un poco de melena, unos todavía con el corte de cabello obligatorio por las escuelas, todos parecíamos seguir el molde de algún torerillo como el “Rafaelillo” de “Los Clarines del miedo” o de Luis Ortega de “Más cornadas da el hambre”, Don Rafa García se dirigió a los alumnos para dar a conocer los lineamientos del funcionamiento de la escuela, el entusiasmo se hizo evidente al mencionar que habría oportunidad de participar en festivales ¡todos soñábamos con tardes de gloria! Pero desde el primer día fuimos por intuición y por enseñanza familiar apreciando los valores de la tauromaquia, un gran respeto por el maestro Rafael y siguiendo al pie de la letra sus enseñanzas, aprendimos el valor del respeto por el toro rey indiscutible de la fiesta y por los matadores que de pronto aparecían o a quienes además saludábamos con admiración, al igual que a novilleros y ex novilleros, su presencia era apreciada al igual que lo realizado en el ruedo, aprendimos el gran valor de la solidaridad dentro del ruedo y el de la amistad dentro y fuera de él, lo que nos daba para ilusionarnos cuando alguno de los más avanzados debutaba o tenía una fecha próxima, aprendimos a reconocer y alentar sin envidias los logros de nuestro amigos, todo producto de la enseñanza abrevada de viejos aficionados que con su gran amor contribuían a acrecentar nuestra afición todos ellos inolvidables como Don Matías Orozco padre de mi querido amigo José Luis ex novillero y hoy sastre taurino y Juez de Plaza. Hago este largo preámbulo en admiración y apoyo a los toreros que en España se han manifestado con el mismo valor que muestran en el ruedo contra la política de Pablo Iglesias, en tiempos de esta pandemia han portado cubre bocas con la leyenda “La cultura no se censura”, ha sido secundados por algunos de los nuestros en nuestro país como el romántico matador Lorenzo Garza Gaona miembro de una gran estirpe torera, la reseña de las diferentes manifestaciones de la trascendencia de la fiesta en las artes es numerosa, música, pintura, poesía, literatura, cine, teatro, fotografía, escultura ¡esto es la fiesta!

LA ANÉCDOTA

La lista de artistas que han manifestado su amor y admiración por la fiesta es nutrida, la fiesta ha inspirado a pintores como Goya, Dalí, Picasso, los nuestros Flores y Reveles, escultores como Benlliuri, Just y nuestro Humberto Peraza, músicos como el Maestro Agustín Lara y le recientes como Joaquín Sabina y José María Napoleón, en el ámbito de la literatura a Ernest Hemingway, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, pero hago mención de entre ellos a un manifiesto contundente, el del premio Nobel Camilo José Cela que explica la fiesta a su modo “El toreo es un arte misterioso mitad vicio y mitad ballet. Es un mundo abigarrado, caricaturesco, vivísimo y entrañable el que vivimos los que, un día soñamos con ser toreros”.

Jorge Galván Zermeño [email protected] LAS EFEMÉRIDES

En un día como hoy de 1913 Fernando Parladé debuta como ganadero en Madrid, en 1962 nace en Sevilla Emilio Muñoz, en 1970 Manuel Benítez “El Cordobés” se consolida como triunfador de la feria de San Isidro al cortar cuatro orejas y cuando unas tardes antes había triunfado con el mismo número de trofeos. En 1976 el maestro de Camas Paco Camino al alicantino Luis Francisco Esplá atestiguando Pedro Gutiérrez Moya “El niño de la Capea” con toros de Manuel Benítez “El Cordobés”, desorejando a su segundo. En 1981 Manolo Vázquez confirma la alternativa a su sobrino Pepe Luis Vázquez, en 1983 Miguel Espinoza “Armillita” confirma su alternativa en Madrid de manos de Manolo Vázquez y de testigo José Mari Manzanares, en 1991 alternativa de Juan Serrano “Finito de Córdoba” de manos de Paco Ojeda y llevando como testigo a Fernando Cepeda, en 1996 confirmación de alternativa de Francisco Rivera Ordoñez, de padrino José Miguel Arroyo “Joselito” y de testigo el maestro valenciano Enrique Ponce. ¡Hasta la próxima!

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...