02 de junio de 2020. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

¿Para qué regresar al fracaso de los años 80?

Actitudes

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 22 de mayo 2020, actualizada 8:15 am


Enlace copiado

No es fácil entender y menos acostumbrarse a un gobierno que intenta dar marcha atrás por no decir desmantelar un modelo económico con más de treinta años de vida y que peyorativamente es llamado neoliberalismo por el presidente López Obrador.

Quienes tienen más de sesenta años y conservan una buena memoria, recordarán que en 1982 a la salida de José López Portillo y la llegada al poder de Miguel de la Madrid, el país estaba prácticamente en ruinas, no había reservas en dólares, la inversión se había ido a los suelos mientras que los grandes capitales de mexicanos se habían fugado al extranjero.

Las políticas sociales y económicas implantadas por Luis Echeverría y continuadas por José López Portillo fracasaron rotundamente a pesar de la riqueza petrolera que vivió México durante varios años y de sus enormes recursos naturales.

Además de los bancos nacionalizados, al final del sexenio de JLP el gobierno terminó siendo dueño de cientos de empresas y negocios que había absorbido al paso del tiempo supuestamente para promover un reparto de riqueza más justo y equitativo.

Pero el desplome de los precios del petróleo aunado al deficiente manejo de las paraestatales y al disparo de la deuda externa, derivó en una profunda quiebra de las arcas federales. "Se trata de un problema de caja", diría el secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, pero fue mucho más que eso.

A Silva Herzog le tocó devaluar el peso en más de un 500 por ciento y enfrentar una de las crisis económicas más complejas de la historia en México.

Ante tal situación y la llegada de nuevos aires en la economía mundial, el país se alejó de las corrientes nacionalistas y de izquierda para acercarse a la economía de mercado dentro del capitalismo internacional.

De la Madrid revirtió parte de la nacionalización bancaria e inició el proceso para privatizar paraestatales y realizó las primeras gestiones para que México ingresara al sistema internacional de libre mercado.

Luego vendría Carlos Salinas de Gortari quien fue todavía más lejos: regresó la banca al sector privado en un proceso no del todo afortunado; abrió el sistema ejidal a la inversión privada, promovió el Tratado de Libre Comercio y se deshizo de empresas estatales emblemáticas como Pipsa, Canal 13 y Telmex, entre muchas más.

A Ernesto Zedillo le tocó bailar con las fallas, excesos y actos de corrupción del régimen salinista, tardó dos años en levantar la economía y regresó al camino de la economía de mercado.

Con Vicente Fox y Felipe Calderón el neoliberalismo vivió sus mejores momentos, sin embargo ambos gobierno no lograron reducir la pobreza ni las desigualdades del país ni tampoco pudieron desmantelar el sistema político y social implantado por los gobiernos postrevolucionarios.

Por lo anterior el PRI regresó al poder con Enrique Peña Nieto con una faz liberal y capitalista. Mantuvo los intentos de llevar a México a otros derroteros, pero una vez más quedó atrapado en los enredos de la corrupción política y la violencia social.

De 1982 al 2018 el país alcanzó otros niveles económicos: las exportaciones, el turismo, el comercio, las industrias maquiladoras y de transformación crecieron de manera impresionante. Pero otra vez la marginación y las desigualdades junto a la corrupción, la impunidad y la violencia del crimen organizado abrieron el camino para la llegada a México de un régimen de corte social y de izquierda.

Lo preocupante ahora es la insistencia del nuevo gobierno por implantar un sistema que concluyó en México hace 36 años con resultados desalentadores por no decir terribles.

Día con día vemos al presidente López Obrador enfrentado con los distintos sectores del país, tratando de imponer su ideología sin promover las negociaciones y consensos propios de una democracia.

¿Hasta dónde llegaremos? Imposible saberlo, lo cierto es que la economía va en picada y los grandes males nacionales están más presentes que nunca.

NOTICIAS, NOTICIAS…

Tras dos semanas de violencia y zozobra en Sonora, las autoridades de los tres órdenes de gobierno capturaron a más de diez delincuentes, incautaron varias armas largas, vehículos blindados y destruyeron plantíos de mariguana. Ocurrió en operativos realizados en Magdalena, Caborca e Imuris, poblaciones que han sido infiltradas por los narcotraficantes… Al menos en la Ciudad de México las plantas cerveceras comenzarán a operar a partir de junio, así que paciencia señores que pronto habrá cervezas frías a buen precio para apaciguar el cálido verano que ya tenemos encima.

Comentarios a [email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...