Fuera de Juego, El Siglo de Torreón
17 de abril de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Fuera de Juego

UNA PASIÓN DISTINTA

VÍCTOR DUARTE GARCÍA
domingo 12 de abril 2020, actualizada 10:08 am


Enlace copiado

El pasado mes de marzo conmemoré un aniversario más como aficionado de Cruz Azul, una pasión que me ha traído muchos momentos que estarán en mi memoria por siempre.

Mi amor por el equipo cementero comenzó durante la fase de grupos de la Copa Libertadores de América 2001, cuando los entonces dirigidos por José Luis Trejo se midieron un 21 de marzo ante el São Caetano brasileño, partido que terminó con victoria por la mínima diferencia a favor de los mexicanos.

A partir de ese momento, la pasión que siento desde que veo jugar al equipo, me ha provocado desde alegrías, enojos, llanto, hasta el mero desinterés, pero en ningún instante me pasó por la mente cambiar de club al que soy fiel.

He visto perder más finales a mi equipo que cualquier otro, sin embargo, me sigo ilusionado cada torneo con que "este año, es el bueno".

Grité como loco los títulos de Copa MX y la 'Concachampions', pese a que me dijeron que era "un torneo más".

Lloré, como solamente nosotros los aficionados al Cruz Azul sabemos, aquellas dos finales ante América, donde merecidamente fueron campeones, pero al menos a mi me queda el mal sabor de boca ante una gran oportunidad de poder acabar con la sequía de títulos.

Una de las rachas más largas que yo pueda recordar de hegemonía sobre el equipo fue la que tuvieron las Águilas, una que duró siete largos años y que terminó un 3 de octubre de 2010, cuando Christian 'Chaco' Giménez reventó las redes de Guillermo Ochoa para poner el 1-0 final de ese duelo.

Han sido esos momentos los que me han permitido volver a confiar en el club, en sus jugadores, de los cuales no siempre son atinadas las contrataciones, ya ven hasta han llegado algunos que ni jugaron como Carlos Lizarazo, que nomas me puedo acordar del nombre, porque nunca le vimos jugar.

Este gran amor que siento por el equipo, pese a que no soy ni de Oaxaca, ni Hidalgo, mucho menos capitalino, han permitido que cuando escucho cada gol de mi equipo en La Laguna, lo grite como si fuera el último que pudiera cantar, el mismo que cada fin de semana me permite ponerme la playera y por el que lo llevaré de la cuna, hasta el cajón.

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...