28 de marzo de 2020. notifications
menu desktop_windows
Cultura

A Love Electric: una sonoridad virtuosa

La banda tiene ocho años de fundada y recientemente tuvo una gira por Alemania

SAÚL RODRÍGUEZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, jueves 19 de marzo 2020, actualizada 9:17 am

Enlace copiado

El bajista y jazzista mexicano Aarón Cruz regresó al país el pasado lunes 16 de marzo, luego de una gira por Alemania con la reconocida banda A Love Electric, en la que tiene ocho años trabajando junto al baterista argentino Hernán Hecht, y el vocalista y guitarrista estadounidense Todd Clouser.

Desde su hogar en Ciudad de México, Aarón compartió vía telefónica a El Siglo de Torreón sus vivencias por tierras germanas, especialmente el color de sus presentaciones, las cuales coincidieron con el auge de la contingencia sanitaria causada por el virus COVID-19.

A Love Electric es una agrupación cuyas ondas sonoras se adhieren a la musicalidad del jazz, rock, folk, spoken word, e incluso géneros urbanos como el rap. La banda nació cuando Todd Clouser decidió mudarse a Ciudad de México, tras conocer a Hernan Hecht y a Aarón Cruz, este último es considerado como uno de los mejores músicos de jazz que tiene el país; prueba de ello es la Colección Aarón Cruz de Fonoteca Nacional, la cual incluye 64 discos compactos que dan fe de los casi 30 años de carrera que ostenta este artista.

Así, la discografía de A Love Electric incluye álbumes como Son of a Hero (2014) y Psychmonde (2016). Su virtuosa musicalidad les ha permitido pisar importantes escenarios como el Festival Vive Latino o el Festival Internacional de Música Miguel Bernal Jiménez de Morelia,

Al ser una banda multinacional, generalmente tiene conciertos en distintos puntos del orbe como México, Lationamérica, Estados Unidos, Europa y Asia, por lo menos una vez al año.

Además, sus tres integrantes trabajan por separado en distintos proyectos, por lo que cada gira de A Love Electric es gestionada con anticipación. La travesía por Alemania estaba programada desde noviembre pasado e iniciaría el 4 de marzo de 2020 en la ciudad de Hof.

POR EL VIEJO CONTINENTE

Conforme se aproximaba la fecha para volar a Europa, las noticias sobre el coronavirus acaparaban más entradas en los medios de comunicación, pero la situación no era alarmista. Así que el grupo tomó sus maletas y cruzó el océano Atlántico.

"En los días que llegamos nadie en lo absoluto estaba preocupado. Llegamos al sur de Alemania. Nadie hablaba de esto, nadie mencionaba la pandemia, como se le llama ahora".

Desde un principio la banda tuvo que maniobrar algunos inconvenientes, como la desaparición del equipaje (ropa e instrumentos musicales) de Hernán Hecht y Aarón Cruz, pero la experiencia de los músicos supo aconsejarlos y no tardaron en conseguir instrumentos para su presentación en Hof.

Cruz recuerda el primer concierto en medio de clima gélido pero a la vez festivo. Tuvieron buen recibimiento, lo mismo sucedió en su siguiente concierto celebrado en Viechtach. Pero a mediados de la gira, las noticias sobre el coronavirus resonaron con más fuerza en las redes sociales y medios de comunicación.

"No fue sino hasta el domingo 8 de marzo, en Colonia, donde ya se empezaba a hablar más de la enfermedad. Todavía sin pánico, pero ya se empezaba a hablar".

El siguiente concierto en Aachen fue lleno total y se realizó luego de que los artistas consultaran la situación con el promotor. De allí, el trío se dirigió al norte de Alemania, donde Cruz notó cierta preocupación en los habitantes, al grado de que muchos cancelaron su asistencia al concierto en el área de Celle.

"Para el jueves 12, viendo las noticias y la situación (ese día teníamos que viajar a Berlín y después a Colonia a tocar un par de conciertos), entre nosotros decidimos no ir, porque ya se estaba viendo, más que la enfermedad en sí, el miedo de la gente".

La corazonada de los artistas se volvió realidad, pues ante la situación los organizadores cancelaron los conciertos de Berlín y de Colonia.

En total, A Love Electric dio ocho presentaciones de diez que se habían programado. Su retorno a suelo azteca duró alrededor de 30 horas, tomando en cuenta el trayecto del norte de Alemania hacia Holanda, donde se encontraron con una solitaria Amsterdam antes de tomar un avión en el aeropuerto de Schiphol.

La banda llegó a Ciudad de México el lunes 16 de marzo. Al día siguiente, Angela Merkel, canciller de Alemania, decidió cerrar las fronteras germanas, por lo que Cruz bromea y comenta que salieron "de panzazo".

Ante la situación, el bajista asegura que el artista es un ser acostumbrado a la incertidumbre. Por su parte, comenta que comúnmente suele pasar el mayor tiempo de su día dentro de casa, por lo que la contingencia no cambiará mucho su rutina.

Por último, reflexionó sobre el arte como una de las principales armas benévolas frente a cualquier problema social, médico o de cualquier especie.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...