Tolvanera: sentir la calle como escenario, El Siglo de Torreón

17 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Cultura

Tolvanera: sentir la calle como escenario

Estudiantes tomaron al teatro como su válvula expresiva

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 23 de febrero 2020, actualizada 10:37 am

Enlace copiado

Fue el 23 de abril de 2003 cuando una manifestación artística nació entre las aulas del CETIS 88 de Gómez Palacio. Entonces un grupo de estudiantes tomaron al teatro como su válvula expresiva y empezaron a ir de la mano con la dramaturgia.

El grupo comenzó a participar en certámenes de teatro escolar y cosechó varios éxitos gracias a la fértil esencia de sus presentaciones, de cuyos huertos recolectaron premios regionales, estatales y nacionales.

En palabras del artista Salvador Luévanos, quien comenzó su carrera con ese grupo, las condecoraciones motivaron a otros integrantes como Julio Ruiz, quien propuso formalizar al colectivo para que el teatro se convirtiera en su sustento de vida. Así nació la compañía Tolvanera.

"Buscamos algunas oportunidades den los teatros de la región y como vimos que era muy poco la oportunidad, o simplemente era difícil tener temporadas, optamos por irnos a trabajar el teatro de calle, el teatro urbano, organizar funciones en escuelas, promocionarnos en otros festivales. Fue la manera en que comenzamos a activar nuestra economía".

Tolvanera forjó su bastión teatral en la Plaza de Armas de Gómez Palacio, donde encontraron el escenario ideal al cual entregarse desde el 10 de diciembre de 2004.

"Nos empezamos a maquillar de mimos, unos skecthes de pantomima, y la gente se empezó a juntar poco a poco. Comenzamos a actuar y a ir todos los fines de semana sin falta. Y así fue como la gente se empezó a juntar y a conocernos, y había gente que no se lo perdía o que iba muy seguido".

El contacto directo con el público gomezpalatino les permitió tejer relaciones que les brindaron más trabajo, pero la ola de violencia que en esos momentos arribaba a La Laguna sería una de las funciones más difíciles de sus vidas.

VALENTÍA

Salvador Luévanos narra que sufrieron la violencia como todos los laguneros. El miedo provocó que las oportunidades laborales disminuyeran en el mundo del teatro. El público abandonó las calles, pero la llama del arte se resistió a extinguirse.

"Recuerdo mucho una terrible noche en Torreón. Estábamos en una varieté, en lo que ahora es Unicirclo. Cuando estábamos actuando juntos hubo una balacera en la Plaza de Armas de Torreón y nos regresamos. Escuchamos que en varios puntos de la ciudad hubo incidentes, fue cuando balearon los bares".

Luévanos comenta que la vida social se vio afectada. Ellos, al igual que su público, optaron por resguardarse en casa. Hasta que la misma depresión los empujó a abrir la puerta de sus hogares.

"Un día no pudimos con la depresión; el no estar haciendo lo que nos gustaba, estar encerrados y decidimos, de una manera muy dura… recuerdo que dijimos: 'Si de todas maneras nos vamos a morir, es preferible que se afuera, haciendo lo que nos gusta, a morirnos encerrados aquí encerrados de depresión. A final de cuentas fue una situación muy difícil el no poder salir a trabajar".

Luévanos y sus compañeros se dirigieron a la Plaza de Armas de Gómez Palacio. Allí intentaron anteponerse al silencio, al miedo y a la poca afluencia de personas. En algunas ocasiones tuvieron que interrumpir sus actuaciones a causa de las balaceras que resonaban por el área.

"Pero ya no dejamos de ir y continuar con nuestra vida normal de actores urbanos. Seguimos yendo hasta que la gente se empezó a acercar con nosotros y a decir: 'Pues es cierto. No hay que dejar de venir'. Al principio teníamos muy poca gente, pero la constancia hizo que llegaramos a tener en ocasiones hasta a 800 personas concurriendo el lugar, disfrutando la función. Hacíamos tres tandas y fue como recobramos nuestra sede de siempre: la Plaza de Armas".

Luego, un grupo de estudiantes de la Universidad Autónoma de Coahuila filmó un documental relatando la labor que realizaban los integrantes de Tolvanera. El trabajo ganó un premio de periodismo universitario y el nombre de la compañía comenzó a ser conocido en varios rincones de los estados de Coahuila y Durango.

"En ese entonces Gómez Palacio ya era famosa por la violencia, desgraciadamente. Nos empezó a caer trabajo para presentar funciones y teatro comunitario en lugares que habían sido muy azotados por la violencia: Piedras Negras, Monclova, Matamoros, San Pedro. Hicimos una gira por todo Coahuila".

La temática que mostraban los espectáculos de Tolvanera giraba en torno a cómo el teatro les había ayudado para resistir la época de la violencia, al mantenerlos vivos en esa difícil situación. Esto les permitió levantar telones en foros de toda la república mexicana.

EL FESTIVAL

Con la ardua entrega que los artistas de Tolvanera realizaban al teatro, surgió la idea de organizar un festival para conmemorar el aniversario de la compañía, que se da cada 23 de abril. En su edición 2020, que será la séptima, se tiene contemplado iniciar con dos presentaciones de la compañía chilena Inefable Teatro.

"La primera es un matiné el domingo 1 de marzo a las 12 del mediodía en el Teatro Alberto M. Alvarado, con un costo de recuperación de 50 pesos. El espectáculo se llama La Última Flor. Y por la tarde, en el Paseo Independencia, cercano a la plaza, donde era nuestro lugar tradicional, presentaremos una varieté donde estaremos varios grupos, incluyendo a la compañía chilena".

Luévanos afirmó que el festival se realizará durante todo el año en distintas fechas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...