16 de febrero de 2020. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Wong Foon Chuck y el Banco Chino de Torreón (II)

Yo río libre

JULIO CÉSAR RAMÍREZ
sábado 15 de febrero 2020, actualizada 7:55 am


Enlace copiado

Quince renglones de su autobiografía -aquí resumida- dedica apenas Wong Foon Chuck al recuerdo de sus negocios en Torreón. Ni una referencia a la Compañía Bancaria y de Tranvías Wah Yick, Banco Chino de Torreón -del que fue artífice y existe su edificio en la Plaza de Armas de la ciudad lagunera-, ni a la Asociación Reformista del Imperio Chino, un club político liberal nuevo en 1906, en el que los cantoneses adinerados de Torreón y otros que no lo eran tanto solían discutir la manera de apoyar las iniciativas de Kang Yu Wei primero y las rebeliones de Sun Yat Sen después. Ni una palabra dedica Foon Chuck, porfirista, a la matanza de chinos en la zona centro de Torreón. De los días convulsos de 1911, tan solo escribe: "la situación se volvió más crítica", refiriendo que su negocio hotelero "empezó a declinar" y a la obligación que le impuso Madero el presidente de "cerrar la escuela" de chinos en Monclova. La historia que para abrir boca se antoja parodia al umbral de Pedro Páramo: -Vine a Comala porque me dijeron que…

-En noviembre de 1893 vine a Torreón porque me dijeron que había un hotel que se vendía. Lo compré y conseguí un contrato con dos compañías ferrocarrileras: la Central Railroad y la Mexican International Railroad Co., por cinco años.

Torreón era un pueblo nuevo y yo tenía problemas para conseguir el material para la cocina de mi hotel. Para resolverlo empecé una granja de hortalizas, que fue la primera de ese tipo en Torreón y sus alrededores.

Mi negocio del hotel creció rápidamente y por sí solo agarró fama y reputación con los trabajadores y los pasajeros del ferrocarril. Los ejecutivos del mismo empezaron a notar mi capacidad como administrador y me ofrecieron dos hoteles más del ferrocarril, uno en Sabinas y otro en Jaral, Coahuila. En 1886 me dieron un contrato para manejar también el hotel de Piedras Negras.

Para 1901 ya manejaba seis hoteles del ferrocarril a través del Sistema Mexicano Internacional de Ferrocarriles. El negocio de los hoteles floreció por varios años hasta 1911, cuando empezó a declinar a causa de la revolución mexicana.

En 1923 el Gobierno mexicano expropió el sistema ferroviario de los capitales norteamericanos, lo que aunado a la acción de las fuerzas revolucionarias que continuaron perjudicando mi negocio de hotel, me obligaron a retirarme.

En 1895 me casé con una mexicana, la señorita Cristina Vega, de Tampico, Tamaulipas. Con ella formé un hogar en la calle Washington en Eagle Pass, Texas; mudándonos posteriormente a Piedras Negras, ya que la mayoría de mis negocios estaban en México. Tuvimos nueve hijos: el primero nació en Eagle Pass y el resto en Piedras Negras.

En 1904 fundé en Monclova una escuela, llamada Yeu Mae, para mis hijos y los hijos de otros chinos. El plan de estudios incluía el aprendizaje de chino, inglés, español, matemáticas, gramática, historia, geografía, música y educación física. La primera banda de música de metales china fue organizada por alumnos de nuestra escuela.

En 1910, durante la Celebración del Centenario de la Independencia de México, fuimos invitados por la representación china para participar como parte de éste evento en la Ciudad de México. La banda tomó parte activa en muchos desfiles y actuó en muchos parques de la ciudad. El 22 de septiembre de ese año el presidente don Porfirio Díaz y su esposa dieron una recepción especial para los miembros de la escuela, en el Castillo de Chapultepec, dándosele un reconocimiento por su trabajo en la educación de México.

En 1911, cuando Francisco I. Madero inició la revolución, la situación se volvió muy crítica, obligándonos a cerrar la escuela, teniendo que mandar a los estudiantes a sus casas. En ese tiempo yo tenía a cuatro de mis hijos en la escuela, por lo que los mandé a nuestra casa de Piedras Negras, a fin de que continuaran sus estudios en una escuela pública de Eagle Pass.

La Compañía Carbonera La Agujita me dio una pequeña concesión en 1908 para poner una tienda general, con una sucursal en Lampacitos, Coahuila. El negocio fue excelente pero fue destruido en 1914 por las fuerzas revolucionarias.

De puño y letra de don Porfirio Díaz, Wong Foon Chuck obtuvo su carta de naturalización como ciudadano mexicano, fue pionero de la agricultura en gran escala y del sistema de irrigación regional, Rey de la Caña de Azúcar en Tamaulipas, murió a orillas del río Guayalejo en 1950, sepultado en el panteón de Ciudad Mante.

@kardenche

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...