18 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

LA COLUMNA DEL PERRO

NOS VEMOS EN EL PUENTE

M.V.Z. MIGUEL DÁVILA DÁVILA
domingo 12 de enero 2020, actualizada 10:48 am


Enlace copiado

Dicen que no duelen las despedidas… Díganle al que se los dijo que se despida.

Estas palabras que a veces se repiten de cuando en cuando, toman especial significado hoy al sentir profundamente la partida de nuestro perro "Xolo".

Hace más de trece años lo recibí de regalo de parte de Blanca Sesma, quien lo trajo siendo un cachorro, de por allá de la Riviera Maya… Y muchos años después me platicaba Blanca, que me lo había regalado porque me lo debía desde la otra vida.

La palabra Xoloitzcuintle viene del náhuatl Xollotl, que quiere decir monstruo extraño o animal y del termino Iztzcuintl que significa perro.

Esta raza originaria de México, era considerada por nuestros antepasados como mágica, con poderes curativos y es también considerado como en otras tradiciones de otras culturas en el mundo, como el encargado de ayudarnos a cruzar el puente en el río que separa esta vida de la otra.

Micky mi hijo mayor, siendo un adolescente me había pedido le regalara un Xolo algún día, lo que es la vida al poco tiempo Blanca me lo ofrece y se lo doy de regalo a mi hijo, quien en ese tiempo cursaba ya su carrera profesional. En aquellos años teníamos también una perrita chihuahua que se sacó mi hijo en un concurso y le puso por nombre "Fey", ya muy grande, fue compañera del "Xolo", pues nos duró 17 años, una perrita también muy querida por nosotros pues fue la nana de nuestros hijos.

Cuando la "Fey" partió, el "Xolo" se quedó solo en la casa un tiempo y a los años a mi hija Pamela, le regalaron una perra chihuahua a quien le puso de nombre "Mica" y mientras mi hija estuvo con nosotros, "Mica y Xolo" fueron compañeros, ahora en Navidad que mi hija vino a visitarnos, trajo a la "Mica" quien convivió por última vez con el "Xolo", y así, seguramente, tuvo oportunidad de despedirse de él:

Falta mi hijo Manuel Alejandro, quien vive en Estados Unidos de enterarse de la partida de nuestro último perro familiar.

Mi esposa y yo estamos tristes pero a la vez tranquilos de que ahora el "Xolo" está con la "Fey" y el "Cubano" nuestros tres perros muy queridos por mi familia.

Ahora que estoy en el sexto piso de mi vida, siento mucho más las pérdidas y las ausencias… Sé que no debemos tener apegos, que nada es para siempre, se también que nuestros queridos perros trascendieron a otro nivel, allá donde no existen las prisas, la maldad, el dolor, la envidia ni el egoísmo.

También sé que ningún cariño, ni ningún sentimiento sustituye al otro... Seguramente querido "Xolo" seguirás corriendo como siempre fuiste por toda la eternidad con tu tapete en el hocico como tu principal juguete, con el carácter de niño que siempre te caracterizó…. Y sí corre, se feliz sin dolor, sin el peso de los años a cuestas, espérame a mí, para cuando el destino me alcance, tu querido amigo, me ayudes a cruzar el puente hacia "el Mictlán" o "cielo", y volvamos a estar juntos y felices, con todos los que se nos adelantaron.

Y ahora para terminar una gota de filosofía.

En esta vida se debe tener siempre la actitud de joven… hasta morir de viejo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...