25 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

La Columna de Rosell

RAFAEL ROSELL
domingo 08 de diciembre 2019, actualizada 9:49 am


Enlace copiado

Desde muy chavo me gustó el boxeo, crecí con los triunfos de Rubén Olivares, Mantequilla Nápoles, Sal Sánchez, Zamora, Zárate, Canto, Pipino, etcétera. Mi papá y mi hermano Marcelo no perdonaban las funciones sabatinas de box desde la arena Coliseo, yo me colaba detrás de un sillón para disfrutar por la tele las grandes funciones, el Púas ganando el título ante el australiano Lionel Rose, la paliza de Sal Sánchez al pérfido Wilfredo Gómez, pero no todo era felicidad, fui testigo de la desigual pelea entre Mantequilla Nápoles y Carlos Monzón, el argentino peso medio natural hizo ver como una piltrafa a un welter como el cubano naturalizado mexicano.

Después en nuestro país el pago por evento terminó con las transmisiones de funciones estelares por la tele abierta, las peleas del gran Julio César Chávez fueron en pago por evento, incluyendo la épica contra Meldrick Taylor, la única manera de ganar era noqueando y cuando quedaban veinte segundos de pelea Julio mandó a la lona a Taylor para ganar y dejarnos al borde del infarto. Afortunadamente televisión Azteca se la jugó, regresó el boxeo élite a las masas y ahora disfrutamos todos de las peleas por medio de las grandes cadenas nacionales, como la de este sábado a la hora de la comida.

Ayer muchos esperaban un gran combate entre Andy Ruiz y Anthony Joshua, pero la verdad es que todo indicaba que no sería así, Ruiz fue un irresponsable y no se preparó como un profesional para una pelea de campeonato mundial de peso completo, había prometido estar más ligero para la revancha y pesó ¡siete kilos más!

Andy solo quería cumplir como fuera y cobrar sus trece millones de dólares, lo que llama la atención es la ineptitud de Joshua para poner fuera de combate al rollizo Ruiz, fue demasiado precavido, demasiado respetuoso con Ruiz, a pesar de que el británico incluso llegó mejor preparado que en la primera pelea bajó cinco kilos, mientras que Ruiz subió siete.

Muchos (servidor incluido) pensamos que la pelea no pasaba de los cinco rounds, con un knockout a favor de Anthony Joshua, simplemente las posibilidades de que Andy repitiera lo hecho en el primer encuentro eran mínimas o inexistentes, el inglés no se dejó sorprender por segunda ocasión y trabajó la pelea a una distancia segura lastimando con su jab al México/norteamericano, lastimándolo y cortándolo desde el primer episodio, Ruiz se la pasó administrando sus esfuerzos no quería quedarse sin aire prematuramente y cuando se dio cuenta la pelea terminaba con una clara decisión unánime para el británico.

Joshua debe de estar contento, recuperó sus títulos y ganó sesenta millones de dólares, pero su desempeño contra un rival obviamente inferior, dejó muchas dudas, para los que saben de esto Joshua sería víctima fácil del poseedor del cinturón de los pesados de la CMB el norteamericano Deontay Wilder, invicto en 43 peleas con 42 knockouts. Volviendo a Ruiz su futuro es incierto, no parece que le interese mucho sacrificarse para una próxima pelea, con una cuenta bancaria que seguramente superará los veinte millones de dólares se dedicara a darle vuelo a la hilacha, se lo merece este Rocky panzón.

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...