29 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

AGENTE 007
sábado 07 de diciembre 2019, actualizada 7:05 am

Enlace copiado

En política el fuego amigo es cosa de un día sí y otro también. Y como ejemplo basta voltear a ver el reciente decomiso de un tráiler cargado de cerveza en el municipio de Gómez Palacio por no contar con los permisos necesarios de transportación. Dicen las lenguas viperinas que el "pitazo" de esta etílica hazaña llevada a cabo por la Dirección de Alcoholes de la hermana república de Gómez Palacio vino por parte del diputado federal de Morena y líder transportista Javier Borrego, quien supuestamente avisó que un camión de doble remolque transitaba sin las credenciales obligatorias para transportar cerveza, con la particularidad de que el propietario de la línea resultó nada más y nada menos que su "amigo", el eterno funcionario del PRI, Paco Dávila, quien actualmente cobra como flamante recaudador de Rentas en Coahuila, en La Laguna.

El decomiso del tráiler fue anunciado con bombo y platillos por la Cuarta Transformación gomezpalatina, y hasta publicaron la razón social de la empresa a la que pertenece el vehículo, Dávila Gómez, S. A. de C. V., cuyo domicilio se encuentra en Torreón. El chofer no pudo comprobar la documentación que ampara la mercancía y tampoco su traslado. Nuestros subagentes, disfrazados de funcionario retado como Santa, nos comentan que es una tradicional y mañosilla práctica que se da entre algunos transportistas para no informar al SAT y así evadir algunos impuestillos. Vaya contradicción para quien se ostenta como el jefazo de los "dineros" del Estado en Torreón, quien por cierto sigue sin entender los mensajes de que ya no es bien visto en este puesto que le fue entregado desde tiempos de los Moreira.

**************

De cara a las elecciones intermedias para renovar el Congreso de Coahuila, las huestes priistas de la provincia volvieron a juntarse esta semana en la capirucha del sarape para gritar que aún siguen vivos, aunque para ello solo utilizaron dos de los cinco salones de un conocido centro de reuniones que en otros tiempos solían atascar de acarreados… Perdón, de seguidores. Al eventazo del tricolor tuvieron que asistir todo tipo de personajes, incluso los que antes operaban desde las sombras, pero con tal de que la reunión se viera concurrida, les hicieron llegar la circular de asistencia "voluntaria". El Consejo Estatal del PRI, que contó con la presencia de su jefe de jefes, Alito Moreno, y la ex primera dama de Coahuila Carolina Viggiano; estuvo lleno de emotividad por lo esperanzador de los discursos, algo que hay que reconocerle a este partido, que está convencido de que regresará al poder, y a la hora de demostrar su "unidad", aunque sea de dientes p'afuera, todos levantan la mano. Nuestros subagentes, disfrazados de matracas oxidadas, cuentan que durante su discurso el presidente estatal del partido, Rigo Fuentes, lanzó uno que otro dardo envenenado, como el no estar muy de acuerdo con los advenedizos, por lo que muchos tuvieron que ponerse el saco, entre ellos los expanistas Luis Gurza, Fernando Gutiérrez, Martha Rodríguez, Verónica Soto y Marú Villarreal, aunque las dos últimas dijeron habían asistido como parte de su política de aparecerse en todo, y muchos de estos exblanquiazules con muy buenos huesos dentro de la Administración estatal sin haber hecho mucho que digamos por el partido. Al término de su discurso, y mientras muchas voces coreaban desentonados y muy poco afinados "Rigo… Rigo…", varios paisanos laguneros del jefazo del tricolor en Coahuila ni siquiera hicieron el esfuerzo de vitorearlo.

Entre las nuevas figuras "activas" del tricolor que buscaron sus mejores prendas coloradas para asistir al Consejo Estatal asistieron varias funcionarias que pese a tener varios años viviendo del erario público tuvieron que "hacer de tripas corazón" y juntarse con el "populi" como si en verdad se sintieran parte de la renovación del PRI. Hay funcionarias como la titular de Medio Ambiente, Eglantina Canales, quien acudió más de a fuerzas que de ganas, y la eterna zarina de Cultura, Sofía García, quien parece que ya se resignó a que la mandarán de candidata a diputada en Torreón. Otra funcionaria de primer nivel y que ya conoce estos menesteres es la encargada del turismo coahuilense, Lupita Oyervides, de quien dicen nuevamente la regresarán en la tortura electorera, por lo que podría dejar su cargo; y de nueva cuenta los intrigosos dicen que "Pituca y Petaca"... Perdón, Vero y Marú, harán todo lo posible para que el "góber" Miguel Riquelme las considere para las vacantes de Cultura y Turismo. Por cierto, el esposo de doña Marú, Alberto "Tito" Pórragas, ya se despidió como jefe de mantenimiento del Centro de Convenciones de Torreón, porque asegura pasará a cobrar como delegado de la Secretaría de Gobernación en Coahuila, con eso de que la titular, Olga Sánchez Cordero, ya es íntima del "góber" Riquelme, muchos no dudan que le haya conseguido otra beca ahora en la dependencia federal. La despedida de don Tito no fue en los mejores términos para el recién estrenado salón de fiestas del Gobierno coahuilense, porque dicen les dejó la casa tirada. Cuentan que contrató a una especie de chalán para que arreglara cualquier descompostura de la obra que, como de costumbre, entregó a medias el flamante secretario de Infraestructura, Gerardo Berlanga, y ahora que el encargado de darle mantenimiento se va muchos esperan que se corrijan los detallitos pendientes.

**************

Varios reconocimientos le ha traído al gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, la forma en que su Gobierno respondió a la afrenta del crimen organizado y posterior tragedia del municipio de Villa Unión. Desde el día de los hechos, el "góber", en compañía de su gabinete de seguridad, acudió al lugar, el mismo día de su informe en el Congreso local. A nivel nacional, políticos de todos los partidos y niveles de Gobierno, así como analistas e incluso algunos críticos feroces, reconocieron su política de seguridad; la prensa de todas partes del país lo volvió a entrevistar y atrás quedó la época en que solo se le conocía por la controversia en su elección de 2017. Ahora que parece que logró sacudirse el lastre de los Moreira, don Miguel tiene un nuevo aire. Pero poco después de que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador y los principales jerarcas de la 4T le ofrecían su apoyo al "góber", quien se quedó completamente desdibujado fue el expanista y ahora superdelegado del Gobierno federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado, quien apareció días después y, para que todos recordaran que aún existe, salió a decir lo que ya se había dicho, que la Federación construirá cuatro nuevos cuarteles de la Guardia Nacional en Coahuila. Nuestros subagentes, disfrazados de delegado federal en la hamaca, nos comentan que después de que don Reyes salió a dar declaraciones a diestra y siniestra le hablaron desde la misma capirucha del smog para pedirle que no utilizara la tragedia de la comunidad de Villa Unión y de los familiares de los policías caídos para buscar los reflectores, y que cuando se tratara de temas de seguridad mejor dejara que los anunciara el gobernador; en pocas palabras, recibió un regaño por andar de oficioso y protagonista.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...