10 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 20 de noviembre 2019, actualizada 7:34 am

Enlace copiado

El que le anda pregonando al que lo quiera escuchar que si no lo candidatean para una diputación o para cualquier cargo por el PRI, se va por el partido de moda, Morena, en la capirucha del Sarape es Enrique Martínez Junior, el único "bastión" del moribundo Revolucionario Institucional que queda no solo a nivel estatal, sino nacional, y es que, según los expertos en la cosa política, ahí a quien pongan lo sacan, algo que no le da margen a don Enrique de chantajear al priismo coahuilense. Dicen los que saben que lo que debería hacer el 'mirrey' es sumarse a los trabajos de partido y asistir a los consejos políticos, y vaya que nuestros subagentes estuvieron buscando antes de pasar el reporte para esta columna su fotografía en los últimos consejos del tricolor, en la toma de protesta del gobernador, en su primer informe... Vaya, en alguno de los tantos besamanos que tiene el jefazo Miguel Riquelme, y no se le ha visto ni por cielo ni por tierra, mucho menos haciendo trabajo de campo.

Por eso llama la atención que ahora quiera sacar la cabeza y, si es que se va por Morena, solo terminará, según las predicciones de nuestros "pitonisos", en el intento, porque ahí además quien apunta es uno de los mejores amigos de su señor padre, José María Fraustro Siller, el secretario de Gobierno. Lo que sí se puede decir es que el jovenazo Martínez debe estar viendo con preocupación el panorama estatal, donde el gobernador poco a poco se apodera de cada una de las instituciones que los Moreira le dejaron minadas, y que despacito, despacito el "góber" Riquelme ha construido su propio imperio, donde ahora sí sus incondicionales están ocupando los puestos clave de la provincia y no se mueve un alfiler si el "góber" no se da cuenta, avala o veta lo que ahí sucede, al fin Riquelme es el mandamás, es lo que afirman algunos, y ahora muchos esperan que el "góber", con todo el poder y con la mecha corta que lo caracterizan, no tome rumbos vengativos contra aquellos que osaron criticar su llegada al Palacio Rosa y haberlo llamado públicamente, y hasta el cansancio, "ilegítimo".

***

Los que no dan una y nomás no se cansan de hacer quedar mal a su jefazo, el acalde de Torreón, Jorge Zermeño, son sus subalternos. El hecho más reciente ocurrió el pasado lunes, luego del triste fallecimiento del pequeño Esaú, quien fuera atropellado junto a su primita por una patrulla de la Policía Municipal hace unas semanas en la colonia Zaragoza Sur. Don Jorge estuvo al pendiente de la salud de los niños en todo momento; incluso intentó hacerse cargo del sepelio en el panteón Municipal número dos, pero sus buenas intenciones desaparecieron por el mal actuar, la ineptitud y la poca sensibilidad de sus colaboradores. Cuando todo estaba listo para darle cristiana sepultura al menor, los vecinos y allegados a la abuela vivieron un innecesario momento incómodo, ya que al tratar de meter el féretro al terreno, el espacio era más chico que el féretro, por lo que tenían que hacerlo más grande y el encargado del panteón tuvo la poca delicadeza de salir con la perla: "es lo que hay". El sufrimiento más la indignación generaron el enojo de los familiares y asistentes, ya que no apareció nadie que les pudiera resolver algo en ese momento de dolor, acto por el cual la familia buscó los medios para trasladar la caja con el cuerpo del pequeño a otro panteón al oriente de la ciudad.

***

Los lamentables hechos que el pasado fin de semana cobraron la vida de una mujer tras un ataque directo en pleno desfile de la Revolución Mexicana en Torreón dejaron al descubierto que el temor de la población, heredado de los años más complicados de la violencia, aún se encuentra a flor de piel; aunque también quedó en evidencia la ausencia de un protocolo de comunicación por parte de las autoridades de los dos niveles de Gobierno. Si bien el grupo de coordinación de seguridad actuó de inmediato, como debería ser en todos los casos, y las autoridades estatales dieron con el autor intelectual del crimen ese mismo día, también la situación requería una inmediatez y eficacia al momento de comunicar. Se entiende que ante la magnitud del suceso es preferible ser prudentes en el manejo de información, pero en tiempo de las inestables redes sociales ser oportuno, más que una virtud, debería ser una necesidad.

Esto se lo decimos, estimado lector, porque ese domingo, en medio del caos por el vil asesinato de la maestra y por ende la suspensión del desfile, el área de comunicación social de la Policía de Torreón lanzó un trino a través de su cuenta de Twitter que generó la molestia e indignación de los ciudadanos, ya que aseguraba que el evento cívico había "concluido en tranquilidad", lo que bastó para que los cibernautas les tundieran con todo tipo de reclamos, burlas y mentadas. Claro, horas más tarde lo borraran en un intento de eliminar evidencia. Cuentan que el mandamás de Comunicación Social de Torreón, Antonio Zamarrón, no supo qué hacer ante lo que estaba sucediendo, y eso que maneja una abultada nómina de subordinados a los cuales debió poner a trabajar, pero como muchos se tomaron el puente, lo dejaron solo. Y en el estado la cosa no estuvo muy diferente que digamos; otra vez salió a la luz la falta de una vocería en seguridad que sepa manejar estos temas tan delicados. Incluso en su afán de presumir los logros de la captura, la Fiscalía de Coahuila citó a una rueda de prensa al día siguiente con el jefazo Gerardo Márquez para actualizar la información sobre el caso, pero terminó sesgada para la mayoría de la prensa que acudió, ya que a don Gerardo no le dijeron cómo se debe conducir ante los medios.

***

El viacrucis de las participaciones federales que están viviendo los municipios de Durango a causa de la administración del "góber" José Rosas Aispuro se pone cada vez más pesada y espinosa. Por una parte, el gobernador panista sigue quejándose y en gira permanente por cuanto medio le pone un micrófono aprovecha para despotricar de la Federación; pero por otro, el mandatario asegura a todo pulmón que este año hubo menos dinero para repartir y sostiene además que sí han entregado lo correspondiente a cada Municipio; lo malo es que Administraciones como la de Gómez Palacio, de Morena, por cierto, al estilo del presidente Andrés Manuel López Obrador, le dicen con el dedito que "no". Incluso en la pasada visita del preciso a la entidad, entre tantas quejas la más recurrente fue esa, de que aún no les terminaban de llegar las participaciones vía Gobierno estatal, y que de continuar la situación, los Municipios, más cuando son de otro partido, tendrían que tomar acciones, por lo que el presidente aseguró que revisaría la situación personalmente desde Palacio Nacional. Don Andrés Manuel también buscó calmar las aguas repitiendo que no se modificará el presupuesto y que a Estados y Municipios les tocarían los mismos recursos que este año, sin reducciones, aun cuando en estos días se define cómo quedará la lana para el 2020. Y quien por cierto se tomó el puente para vacacionar… Perdón, para hacer "gestiones", y obtener mayores recursos fue la alcaldesa Marina Vitela, quien sigue sin checar entrada ni salida en la presidencia municipal. Ya hay quienes aseguran que está gobernando a distancia y en línea.

***

El que sigue aferrado a vivir en el acierto y estuvo trabajando arduamente para agarrarse de algún hueso fue el casi eterno extitular de Protección Civil de la hermana república de Gómez Palacio Alonso Gómez Vizcarra, a quien después de haber prendido veladoras y rezar todas las oraciones posibles al fin se le hizo y consiguió pegarse a la ubre del otro lado del río Nazas, en Coahuila, donde se incorporó como el flamante director operativo de la Secretaría de Protección Civil en Coahuila, y aunque muchos envidiosos sostengan que don Alonso estaba concursando por dos direcciones, la operativa y la de asuntos sin importancia, lo cierto es que ya cobra en la nómina estatal. Bueno, hay que recordar que cuando el "góber" Riquelme fue alcalde de Torreón lo invitó a trabajar, pero don Alonso lo rechazó porque tenía el control de todo desde hacía varias administraciones priistas de aquel lado del vado. Pero a Gómez Palacio llegó la "alternancia" con la morenista Marina Vitela, y antes de abandonar la oficina el jefazo de la protección civil junto a otros exdirectores tuvieron que "adelantar" su jubilación dentro de la función pública. Y ante el temor de que la Cuarta Transformación haga maniobras para revertir estos privilegios anticipados, y luego de que ya se empezó a investigar por qué las extrañas condiciones de los recién jubilados, prefirió tocar la puerta en Coahuila. Dicen... ¡Dicen!... que viene a dirigir, porque su labor al frente de Protección Civil ha sido reconocida por la ciudadanía y excompañeros.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...