11 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

TSM 10 años, ¿y la Comarca Lagunera?

ÉDGAR SALINAS URIBE
martes 12 de noviembre 2019, actualizada 7:29 am


Enlace copiado

Con el lema "diez años marcando territorio", y con el liderato absoluto del presente torneo, el Club Santos Laguna celebró los primeros diez años del Territorio Santos Modelo (TSM). En un balance, los números de Orlegi Sports han sido ejemplares, tanto en lo deportivo como en el impacto social.

Aunque mucha gente pudiera pensar que sí, lo cierto es que la realidad deportiva de un club no necesariamente refleja la realidad de la sociedad que forma parte. En el caso del Santos Laguna, ha sido mucho más exitosa su cosecha de resultados que los generados por la comunidad comarcana en esta década.

Quizá ante la necesidad de afirmar para sí el historial de triunfos logrados por el equipo en las canchas de futbol, hay quienes se han inventado una narrativa triunfadora paralela en lo social y económico. Más aún, también hay quienes producto de ejercicios de antropología cultural patito reducen la identidad regional a la propia del equipo. Y si bien el espejo seductor siempre encantará el oído de la masa, no siempre le hablará con la verdad.

La identidad de La Laguna es más rica, compleja y diversa que un equipo de futbol. Sin este en la región, ella poseería identidad. No obstante, pienso que la definición que ha dado Juan Gómez Junco es justa y potente por lo que implica y reconoce: el Club Santos es ya "patrimonio emocional de La Laguna".

Dicho lo anterior, estos diez años del TSM, son buena ocasión para comentar lo que en mi opinión son algunas ejemplares enseñanzas que el "modelo Orlegi" brinda a una Comarca urgida de ideas, prácticas innovadoras y nuevos dinamismos que le impriman velocidad y certidumbre a una nueva etapa de crecimiento para la región.

Como lo ha compartido el presidente del Grupo en algunos foros, para convencer en su momento a los futuros socios de un complejo como el TSM, nunca hubo una maqueta, pero siempre se tuvo clara una visión. Se creyó en ella y hubo disciplina y enfoque para hacerla realidad. Se rompieron inercias y techos. El liderazgo que motivó la construcción del TSM olía el riesgo. Y eso no lo detuvo, lo impulsó. No está demás traer a colación que los fundamentos de la Comarca tienen mucho de apuestas de riesgo. Quienes levantaron la región, hace más de un siglo, eran prácticamente todos de fuera y no se detuvieron ante la adversidad. Olieron la oportunidad y apostaron por ella aún en contra de las probabilidades. Es interesante que el liderazgo en este caso haya sido semejante al de finales del siglo diecinueve: con laguneros por adopción y convicción nacidos donde sea, pero que apostaron por esta región. Es común que, con el paso de las décadas, sociedades levantadas por mujeres y hombres arriesgados, van dando paso a generaciones más adversas al riesgo.

Gran parte del éxito de la organización en estos diez años del TSM, también ha sido reconocido, es haber contado con socios locales que juegan de local con su tierra. Y aunque parecería lógico que así fuera, no siempre ocurre. La solidez del proyecto está en la solidez de la asociación. Jalar hacia un futuro distinto implica poner al centro de la asociación a la Comarca. Y la Comarca no es un concepto abstracto, es algo tan concreto como tu familia y su bienestar.

Una práctica notable en estos diez años es lo que en la organización se conoce como "inteligencia deportiva". Detectar y saber traer al talento adecuado es fundamental para un proyecto que tiene claro las metas que persigue. Desde el ángulo futbolístico, quizá uno o dos equipos más de la liga en México pueden presumir que, como Santos, saben elegir al talento que necesitan. A lo mejor ahora en la región necesitamos refuerzos. Solo quien atrapado por sus complejos ve con recelo el consejo de un refuerzo, pudiera estar en contra o descalificarlo.

Y un aspecto fundamental para la sostenibilidad de todo proyecto es la capacidad de formar sus relevos generacionales. Hoy Santos Laguna es una de las dos mejores "canteras" del futbol mexicano y ha sabido formar relevos generacionales incluso en la parte directiva. El actual presidente del club es un lagunero preparado para, llegado el día, asumir la función que ahora tiene.

En poco tiempo, este proyecto no solo ha hecho, como les gusta decir, mucha historia. Pienso que, si le rascamos un poco, también es un refrescante ejemplo de cómo afrontar el riesgo desde una visión rupturista asentada en una fuerte asociación, visión, inteligencia y formación de relevos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...