11 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Así prohibieron el fracking en Vermont, Estados Unidos

Yo río libre

JULIO CÉSAR RAMÍREZ
sábado 02 de noviembre 2019, actualizada 8:12 am


Enlace copiado

Vermont, un estado pequeño y rural, fue el primero en prohibir el fracking en Estados Unidos (EUA). Cuenta la historia la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) en su Informe "Prohibiciones y moratorias al fracking: legislación comparada", del 2019.

El 28 de noviembre de 2011, el senador Peter Galbraith presentó un proyecto de ley para la prohibición. El 7 de mayo de 2012, la Asamblea Legislativa de Vermont aprobó la iniciativa con una rotunda votación a favor. Y el gobernador Peter Shumlin promulgó la ley tres días después, el 10 de mayo.

La Asamblea Legislativa aprobó una prohibición en lugar de una moratoria de tres años, alternativa que también estaba sobre la mesa.

La ley ordenó a la Agencia de Recursos Naturales de Vermont (ANR, por sus siglas en inglés), entregar a la Asamblea Legislativa un informe sobre los impactos del fracking en el ambiente y en la salud de las personas, y acerca de las posibilidades para regular su uso.

La ANR concluyó su informe en febrero de 2015 y recomendó mantener la prohibición. Fundamentó su recomendación en el sentido de que "la evidencia sugiere que la práctica de la fracturación hidráulica tiene un potencial significativo para ocasionar, por un lado contaminación de aguas subterráneas y, por otro, la degradación de la calidad del aire, si cualquiera de los riesgos [inherentes al fracking] fuese gestionado o controlado de forma inadecuada".

La Ley 152, relativa a la prohibición de la fractura hidráulica en pozos de gas natural y petróleo, establece que: "a. Ninguna persona puede realizar fracturación hidráulica en el estado. b. Ninguna persona en el estado podrá recolectar, almacenar o tratar aguas de desecho provenientes de la fracturación hidráulica".

Vermont prohibió el fracking de manera permanente por la vía legislativa, permitiendo una protección sólida de la salud de las personas y del ambiente.

Tres de los argumentos centrales para la aprobación de la ley fueron:

Primero, la incertidumbre sobre el alcance de los impactos del fracking. En vista de la falta de información, la Ley 152 dispuso un tiempo suficiente para que la Agencia de Recursos Naturales realice un análisis de los impactos ambientales de la técnica.

Segundo, la necesidad estatal de asegurar que las fuentes de agua subterránea empleadas para el consumo humano no sean contaminadas, tal como se menciona en el texto de la ley de prohibición. En el preámbulo de la ley se explica que durante las operaciones de fracking "químicos y líquidos de desecho bombeados en los pozos pueden llegar a introducirse y contaminar el agua de acuíferos de consumo humano". El informe de la ANR, concluido casi tres años después de la prohibición de la técnica, resalta los graves riesgos de contaminación hídrica ocasionados por el fracking, explicando que los líquidos de desecho pueden contaminar las fuentes de agua de consumo humano. En su informe, la agencia explica además que el fracking utiliza químicos que son tóxicos y que pueden causar cáncer.

Tercero, la constatación de que la industria hidrocarburífera no puede garantizar operaciones de fracking seguras en las que se prevenga de modo integral daños en la salud humana y en el ambiente. En ese sentido, la Ley 152 establece que la prohibición del fracking podría ser revisada cuando la técnica sea aplicada "sin generar riesgos de contaminación para las aguas subterráneas de Vermont".

Al presentar el proyecto de ley de prohibición, el senador Galbraith destacó que el fracking amenazaba y podía alterar el paisaje prístino y rural de Vermont, que hace único al estado.

Y en el informe de la ANR se resaltan los impactos negativos que el fracking podría ocasionar en las comunidades de Vermont, como el incremento del tráfico vehicular y la consecuente contaminación atmosférica.

A diferencia de Europa, los legisladores estadounidenses no hacen referencia expresa al principio de precaución como argumento de las medidas aprobadas. No obstante, elementos sustanciales de este principio -como la incertidumbre sobre el alcance de los impactos del fracking, las medidas para prevenirlos y los riesgos graves a la salud y el ambiente que la técnica implica- pueden ser identificados en muchas de ellas en Estados Unidos.

Otros estados, como Nueva York y Maryland, prohibieron el fracking. California lo sujeta a estricta regulación.

En México, el fracking continúa. ¿Para cuándo la prohibición legal?

@kardenche

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...