15 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Gómez Palacio y Lerdo

Ganaderos denuncian más apoyo por sequía en Durango

Los productores aseguran que en los agostaderos no hay pasto para que se alimenten las reses

IGNACIO ESPINOZA/EL SIGLO DE TORREÓN
CUENCAMÉ, DURANGO, lunes 28 de octubre 2019, actualizada 7:38 am

Enlace copiado

Con el argumento de que el respaldo que recibieron recientemente, a través de la Unión Ganadera Regional de Durango (UGRD), es insuficiente, productores pecuarios del sur de Cuencamé demandan al Gobierno federal que se les otorgue más apoyo, considerando que en los agostaderos no existe pasto para que se alimenten sus animales.

Dentro de este contexto, el campesino Vicente Victorio Robles, habitante de la comunidad Cuauhtémoc, comentó que por lo pronto, en el periodo que abarca de octubre a diciembre del año en curso, su ganado podría subsistir con la paja que se recolectará luego de levantar la cosecha de frijol en las distintas comunidades de este municipio.

"Vamos a decir un ejemplo: en Cuauhtémoc hay 10 mil hectáreas y dos mil 733 hectáreas de agostadero, lo cual no sirve. Los ganaderos están esperando que se levante lo poquito de frijol que haya para soltar las vacas en el ejido, en la tierra laborable, pero eso ¿por cuánto sería? Cuando mucho, por un mes o dos", añadió el campesino.

Además comentó que en la comunidad que reside, a causa de la sequía, se habla de alrededor de 200 reses muertas, de un inventario de alrededor de mil 700, por lo que se puede deducir que a nivel municipal, incluyendo todas las localidades, la cifra de ganado afectado podría rebasar las dos mil cabezas.

Recalcó que en las comunidades aledañas, entre las que se encuentran La Purísima, El Alamillo, Ramón Corona, Pedro Vélez, Ignacio López Rayón, San Antonio de los García, San Ángel, Héroes de Chapultepec, Emiliano Zapata, se registró muerte de ganado como resultado de que no se generaron lluvias suficientes que permitieran que el pasto de los agostaderos se regenerara.

Por lo pronto, dijo que ante este escenario, la única opción que tienen los campesinos es comprar alimento (forraje u otros insumos) para que los animales puedan subsistir mientras los agostaderos se recuperan gradualmente de la sequía que los dejó prácticamente agotados.

Concretamente, subrayó Victorio Robles, lo que los productores pecuarios le solicitan al Gobierno federal, a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), es que se les apoye con alimento subsidiado, es decir, a un precio menor al que se comercializa en el mercado.

"Si una paca de alfalfa le cuesta 100 o 120 pesos, que por lo menos nos la vendan a la mitad, pero que sean apoyos reales, que no se vayan a ir grandes, porque de repente la pollinaza la venden como si fuera alimento del 14 por ciento. Por eso necesitamos que saquen ese programa emergente de la sequía", concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...