06 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Cultura

Obras de Gilberto Aceves descansan en Torreón

Cuatro son las obras del maestro que aún se pueden apreciar en la ciudad

DANIELA CERVANTES/ SAÚL RODRÍGUEZ
TORREÓN, COAH, martes 22 de octubre 2019, actualizada 1:08 pm

Enlace copiado

En la década de los noventa el recién fallecido artista plástico Gilberto Aceves Navarro, uno de los mayores exponentes del expresionismo abstracto en México, visitó La Laguna para realizar un encuentro con creadores locales en lo que se denominó Taller central de las artes visuales, actividad que dio a pie a que cada dos meses llegarán a la región maestros, artistas nacionales e internacionales a realizar sinergia con el arte lagunero.

Así lo testificó el artista lagunero Gustavo Montes, quien agregó que se vivían conferencias, una exposición y un taller en cada visita.

"Éramos afortunados porque las tres cosas se desarrollaban con gran ímpetu. De estos encuentros surgieron exposiciones e instalaciones creadas exclusivas para La Laguna, tanto de creadores amigos y del propio maestro", mencionó.

Indicó que parte del genio de Aceves Navarro se sentó en Torreón en obras que aún pueden admirarse, tal es el caso de la escultura La Triada localizada en el periférico y el bulevar Independencia; La Flor del Desierto escultura ubicada por el Independencia frente al centro comercial Cuatro Caminos; los paneles del palco principal del Teatro Martínez y un mural en la cafetería del Tecnológico de Monterrey Campus Torreón.

/media/top5/1238106jpeg.jpeg

"Los paneles del Teatro Martínez son una alegoría a la ilusión del teatro del cielo a la noche, donde unos personajes oscuros miran a los que se envuelven en su magia. En el mural del Tec de Monterrey se representa al hombre actual en un encuentro con el humanismo a partir de su desarrollo en la ciencia y la tecnología. Desarrolló dos instalaciones una a base de milisegundos de botes de leche, un nuevo Quetzalcóatl nace para transformarse en Coahuila y otra con arena generando una topografía racional de nuestro paisaje. Un muro al alimón con Jordi Boldo, que desapareció al construir la sala audiovisual, realmente fue una época de un acercamiento grande con La Laguna".

TESTIMONIOS

Fue precisamente en mayo de 2007, durante la realización del mural en las instalaciones del Tec de Monterrey, cuando Gilberto Aceves Navarro concedió unas palabras para El Siglo de Torreón. En dicha entrevista comentó que el mural fue idea de una hija de Laura Eraña.

"Es una alusión muy alegoría a los jóvenes que estudian, a los estudiantes en general, y el símbolo del borrego por ahí en alguna parte".

La obra, que está plasmada en una pared de 12 metros cuadrados, en una de las cafeterías de la institución, se realizó en un par de días y para ello, Aceves contó con la ayuda de los artistas Gustavo Montes y Antonio Castañeda.

En aquella ocasión también recalcó que anteriormente había intervenido en el palco principal del Teatro Isauro Martínez.

/media/top5/1238107jpeg.jpeg

"Ya hice otras cosas. Desde hace mucho tiempo hago cosas aquí en Torreón. Por ejemplo, en las primeras veces que vine, hice una instalación en el patio del teatro Isauro Martínez con siete mil empaques de leche que me proporcionó don Jesús Villarreal amablemente, fue una instalación efímera en la que también me ayudó Gustavo (Montes)".

El cariño que el maestro Aceves Navarro tenía por La Laguna era inegable. Él mismo se consideraba un enamorado de Torreón. Este sentimiento afloró de su ser desde su primera visita a la ciudad, cuando en 1995 fue invitado a coordinar el Taller Central de las Artes Visuales en el Teatro Isauro Martínez.

En aquella época, el artista realizó un recorrido por los ranchos de la región, quedando sumamente admirado por el paisaje de los campos, los establos y sus vacas.

Esas imágenes ocasionaron que en junio de 1995 regresara a la Comarca Lagunera para exponer la muestra Las Primeras Vacas, en un hotel de Torreón.

/media/top5/1238108jpeg.jpeg

En aquella ocasión, compartió para esta casa editora que: "Me impresionó ver tantas vacas, la cuestión de los colores blanco y negro [...] todas las vacas son del mismo color y toda la mezcla de formas en blancos y negros es muy dramática, y creo poder hacer algo con ellas. Esto es un motivo que me mueve como artista. No tiene una razón, más bien es motivado por el sentimiento".

Gilberto Aceves Navarro fue homenajeado en distintas ocasiones por el gremio cultural de la región. Dio diversos talleres de pintura y dibujo en el Teatro Isauro Martínez y colocó un par de monumentos escultóricos a lo largo del bulevar Independencia.

La primera de ellas se ubica en la intersección con el Periférico Raúl López Sánchez. Se le conoce como La Triada y fue hecha por el artista en junio de 2002, para festejar los 95 años del nombramiento de Torreón como ciudad.

La segunda se encuentra a la altura del mall Cuatro Caminos, en la colonia Navarro. Se trata de la Flor del desierto, una obra que pese al renombre de su autor, ya ha sido vandalizada en diversas ocasiones, como en lo sucedido en mayo de 2014, cuando un grafiti en la escultura de Aceves obligó al ayuntamiento a colocar pintura antigrafiti en diversos monumentos de la ciudad.

En una de sus últimas intervenciones, en agosto de 2006 el maestro Aceves Navarro realizó una exposición pictórica titulada Mi Juárez de todos los días, en el centro comercial que precisamente se encuentra frente a su obra Flor del Desierto.

HOMENAJE

Gilberto Aceves Navarro murió el pasado 20 de octubre a la edad de 88 años. El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), anunció que hoy se le brindará un homenaje en el Palacio de Bellas Artes.

Aceves Navarro partió al parnaso de los creadores, pero su presencia en Torreón mantiene vivo su recuerdo en sus obras y en la memoria de aquellos que pudieron conocerlo y leer en su rostro el amor por esta tierra.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...