12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Así fue el operativo para asegurar a Ovidio Guzmán, hijo de 'El Chapo'

'Precipitado', hizo que durante varias horas los ciudadanos de Culiacán vivieran momentos de pánico

EL UNIVERSAL
CIUDAD DE MÉXICO, viernes 18 de octubre 2019, actualizada 2:38 pm

Enlace copiado

Un "operativo precipitado" en las calles de Culiacán hizo que durante varias horas los ciudadanos vivieran momentos de pánico, pues debían resguardarse por las balaceras, resultado del intento de capturar a uno de los hijos de "El Chapo" Guzmán, Ovidio Guzmán López.

Esta mañana de viernes, el gabinete de Seguridad, encabezado por Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSP), y el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, admitió que había sido un operativo fallido pues, "en un afán de obtener resultados positivos, se actuó de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencias".

En conferencia de prensa, el secretario de Defensa confirmó que los elementos de seguridad sí ingresaron al inmueble e identificaron a Ovidio Guzmán, pero no lo detuvieron debido a los enfrentamientos que se desataron en Culiacán. "Formalmente, no hubo una detención, no hubo los procedimientos", señaló el general Sandoval.

De acuerdo con el recuento de los hechos, el operativo comenzó a las 15:45 horas (horario local), momento en que se reportaron balaceras, primero, en la zona de Tres Ríos, muy cerca del edificio de la Fiscalía General del Estado y posteriormente, sobre el cruce Enrique Sánchez Alonso y Universitarios. Las acciones se suspendieron entre las 17:00 y 17:30 horas.

"No fue circunstancial, se trató de una acción directa para la captura de un presunto delincuente, al contar con orden de aprehensión provisional con fines de extradición emitida por un juez federal", argumentó.

LA NARRATIVA OFICIAL DE LOS HECHOS

El hijo del narcotraficante, sobre el que pesa una orden de extradición solicitada desde septiembre por Estados Unidos, fue hallado por un comando de 30 militares y miembros de la Guardia Nacional en una casa en la ciudad mexicana de Culiacán, en región considerada tierra de narcos.

Para evitar su detención, este hijo de "El Chapo" desató horas de tiroteos y bloqueos en la capital del estado, de unos 800 mil habitantes, desatando el pánico entre la ciudadanía.

"En el afán de obtener un resultado positivo. (El comando) actuó de manera precipitada con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencia", reconoció el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, en conferencia de prensa este viernes tras la reunión en Culiacán del Gabinete de Seguridad.

"Ante la violencia generalizada que se produjo, este gabinete de seguridad ordenó que se retiraran del domicilio" para acabar con esta operación "precipitada y mal planeada", apuntó Sandoval, quien aseguró que "formalmente no hubo una detención".

Sandoval explicó que el comando entró en una vivienda sobre las 15.45 hora local en la que se identificó al hijo de "El Chapo", estando dentro de la casa hasta aproximadamente las 17.00 hora local.

Poco después de este hecho, se dieron los disturbios en toda la ciudad, por lo que el Gabinete de Seguridad tomó "por unanimidad" la decisión de "retirar al personal" de este inmueble.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, defendió la política de seguridad del actual Gobierno mexicano y añadió que "no hay ningún pacto, absolutamente ningún pacto, con el crimen organizado".

Ni tampoco hay "falta de Estado ni ausencia de Gobierno", se defendió ante las incómodas preguntas de los reporteros.

Durazo aseguró que "ya es tiempo de dejar de culpar a administraciones pasadas", si bien minutos antes López Obrador señaló que la estrategia que se estaba aplicando en anterior Administraciones convirtió al país "en un cementerio".

Ello en referencia a los Gobiernos de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018), en los que se han estimado más de 250 mil muertos y más de 40 mil desaparecidos por la llamada guerra contra el narcotráfico.

SALDO DEL ATAQUE

De manera preliminar, el suceso ha dejado hasta el momento ocho muertos; un civil, un agente de la Guardia Nacional, un interno de un penal del municipio y cinco agresores.

Al término de las balaceras en distintos puntos de Culiacán, hubo 42 vehículos despojados con violencia, nueve más fueron incendiados, se registraron 19 bloqueos y 14 agresiones con armas de fuego al Ejército Mexicano y Guardia Nacional.

Siete elementos de tropa heridos por armas de fuego; un oficial y ocho elementos de tropa retenidos y liberados, sin lesiones; ocho vehículos militares y un helicóptero con impactos de armas de fuego; un policía estatal y dos policías municipales resultaron heridos.

Instalaciones afectadas

Culiacán: Cuartel General de la Novena Zona Militar, el C4 de la Policía estatal y el puesto de vigilancia de Limón de Ramos.

Municipio de El Fuerte: el puesto de vigilancia de estación registró la evasión de 51 reos en el centro penitenciario de Aguaruto, se sustrajeron cinco armas largas y dos cortas, falleció un interno que disparó un arma de fuego contra la Policía Preventiva.

Se recapturó, hasta el momento de la conferencia a seis evadidos. "Con lujo de violencia y usando armas de fuego, agredieron las instalaciones de las familias de los soldados. Hasta las 00:00 horas del día de hoy (viernes) las Fuerzas de Seguridad reportaron haber neutralizado a presuntos delincuentes armados que se trasladaban en diversos vehículos", informó el secretario de Defensa.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...