13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Nuestros ríos

A la ciudadanía

MANUEL VALENCIA CASTRO
miércoles 16 de octubre 2019, actualizada 7:22 am


Enlace copiado

Releer a Sandra Postel y a Brain Richter es siempre una experiencia de aprendizaje y de motivación acerca del cuidado y conservación de nuestros ríos. La aseveración de que los ríos libres están prácticamente extintos, nos recuerda inevitablemente, que la hidrología natural de los Ríos Nazas y Aguanaval fue interrumpida desde hace mucho tiempo y que, en general, solo se perciben los efectos económicos positivos de dicha obstrucción, muy rara vez, los impactos sobre los servicios ambientales que también tienen un alto valor económico, incluso mayor al que tangiblemente se produce.

La mayoría de los cauces ya no son controlados por la naturaleza, sino por nosotros. De acuerdo con dichos autores, "Las especies que evolucionaron dentro de los ecosistemas acuáticos de la Tierra a lo largo de milenios, ahora se tambalean como consecuencia de los impactos inducidos por los seres humanos", en el caso de los ríos, mediante la manipulación de los cauces naturales por medio de la construcción y operación de presas, embalses, y diques.

Tuvieron que pasar muchos años, para poder ver los impactos negativos de las presas sobre una parte importante de un tramo del Río Nazas que da inicio en el paraje conocido como "Puentes Cuates". Desde ahí hasta la represa de San Fernando el bosque de galería de álamos, sauces y ahuehuetes, prácticamente desapareció ocasionando otros impactos menos perceptibles: cuando la deforestación ocurre en algún tramo del corredor ripario, se interrumpe una de las características que presenta esta vegetación en condiciones naturales, actuar como corredor lineal de biodiversidad por donde se desplazan las especies. Se reduce la retención de la corriente, la cual es responsable de la gran biodiversidad y productividad de estos ecosistemas. Deja de funcionar un filtro natural de contaminación, esto es, disminuye su capacidad de asimilar una proporción importante de nutrientes procedentes del lavado de zonas agrícolas y de metales pesados proveniente de zonas mineras.

Frente a estos problemas, que parecen no tener fin, se debe tener una posición clara de actuación en pro de la conservación de nuestros ecosistemas riparios. En la Comarca Lagunera, existen asociaciones civiles como ProdeNazas, A. C, que han luchado desde 1998 por la conservación y el aprovechamiento sustentable de los ríos Nazas y Aguanaval, ecosistemas fluviales que han permitido el desarrollo de la Comarca Lagunera.

Con un enfoque ecosistémico, sus propuestas y acciones están orientadas a detener el deterioro y degradación de la cuenca hidrológica en la que vivimos, a restaurar y/o rehabilitar los ecosistemas que se establecen en las riberas de los ríos, al uso del ordenamiento ecológico acorde a la zonificación que permiten algunas áreas a las que ya se aplican tecnologías de conservación de la biodiversidad como la del Parque Estatal Cañón de Fernández. Se ha propuesto también: definir caudales ecológicos mínimos para los ecosistemas del río. Proteger la biodiversidad natural de los ecosistemas riparios, aumentar la infiltración del agua en el cauce natural del río y con ello, mejorar la calidad y disponibilidad del agua en las zonas habitadas.

Se parte de las siguientes premisas relacionadas con la definición de un caudal ecológico mínimo: cualquier intento de conservación o de restauración de ecosistemas, debe considerar, como piedra angular la disponibilidad de agua; este elemento vital es el factor que limita el desarrollo de las riberas. Cuando este desarrollo ocurre, el río desarrolla su propia dinámica, proveyendo de abundante agua, sedimentos y materia orgánica que asegura el mantenimiento de los sistemas acuáticos y la regeneración natural de la vegetación.

Aplicar estos procesos al lecho seco del Río Nazas que une a Gómez Palacio con Torreón es posible, aunque deberá pasar muchos filtros técnicos, económicos, biológicos y geológicos.

La participación de la sociedad civil en todos estos procesos que aparecen ante nosotros como simples tecnicismos, desencadena procesos de conservación y/o de restauración de la biodiversidad que no pueden ocultarse ni mucho menos frenarse o excluirse, por eso es importante continuar por el camino de la gobernanza, que además de evitar conflictos, le da certeza y transparencia a las acciones que se realizan.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...