19 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del ayer

EL INOLVIDABLE “TOÑO’’ RODRÍGUEZ

Sergio Luis Rosas
TORREÓN, COAH., miércoles 09 de octubre 2019, actualizada 9:34 am


Enlace copiado

Uno de los jugadores emblemáticos del desaparecido equipo Laguna en la década de los años setenta fue José Antonio Rodríguez Castillo, mejor conocido como “Toño’’ Rodríguez, fino medio volante, de gran técnica individual y potente disparo de media distancia, un baluarte durante cinco temporadas (de 1972 a 1977) y segundo goleador histórico de la Ola Verde con 27 tantos.

Sus inicios en el futbol fueron en el Club Occidental de la Fábrica de Atemajac, Jalisco, de donde lo llevó Alfredo “El Pistache’’ Torres al equipo Atlas a firmar contrato en mayo de 1970. Con los Rojinegros debutó en la temporada 1970-1971 en un partido contra Pachuca en la Bella Airosa, al mando del técnico argentino Enrique Álvarez Vega, habiendo perdido dos a cero.

Esa temporada el Atlas jugó en un Cuadrangular celebrado en la ciudad de Guadalajara con la participación del equipo Bayer Munich de Alemania, por lo que José Antonio tuvo la oportunidad de jugar contra los mundialistas alemanes Franz Beckenbahuer, el portero Sep Mayer y el medio volante Wolfang Overat.

En ese Atlas jugaban los porteros Javier Vargas y Héctor Brambila, los defensas Gamaliel Ramírez, Humberto Medina, Ángel Guillén y Sergio Quirarte; los medio volantes eran José Luis “El Pillo’’ Herrera, Fernando Padilla, Magdaleno Mercado, Joel Andrade y “Toño’’ Rodríguez; en la delantera jugaban Pepe Delgado, Ricardo Chavarín, José Cedano, Emilio Camacho, Bernardino García y José “El Dumbo’’ Rodríguez. A José Antonio Rodríguez le tocó descender con el Atlas en la temporada 1970-1971 y ascender a la siguiente, en la 71-72. Una vez que los Rojinegros regresaron a Primera División recibió el ofrecimiento de venir a jugar al Laguna por parte del técnico Arpad Fekete, quien lo trajo junto con Ángel Guillén. En su primer torneo con la Ola Verde jugó al lado de Claudio “El Maestro’’ Lostaunau, quien en la segunda vuelta se hizo cargo del equipo y lo salvó en la Liguilla por el no Descenso en un partido de desempate contra el Zacatepec celebrado en el Estadio Jalisco el seis de junio de 1973, ganando la Ola Verde por tres goles a cero con anotaciones de Claudio Lostaunau, Lorenzo Reyes y Reginaldo Ramírez.

Esa temporada 72-73 llegaron también al desaparecido equipo Laguna dos jóvenes jugadores brasileños, el medio volante Reginaldo Ramírez y el centro delantero Carlos Eloir Peruci, quienes también hicieron historia en la Ola Verde. Reginaldo Ramírez anotó dos de los cuatro goles que consiguieron los laguneros en la Liguilla por el no Descenso y que significaron la salvación.

“Toño’’ Rodríguez recuerda que cinco años antes de que Fekete lo trajera al Laguna, había venido en 1967 a representar a Veracruz en un Campeonato Nacional de Futbol que se celebró en el Estadio de la Revolución de Torreón, ya que en ese entonces trabajaba para Pemex en Las Choapas, Veracruz. Al término de la competencia fue nombrado “El Mejor Jugador del Torneo’’ y se le acercó Jesús Mercado de la Ola Verde con un ofrecimiento de la directiva, pero no aceptó la oferta.

Laguna jugaba en ese entonces en Segunda División y si hubiera llegado a un arreglo en 1967 le hubiera tocado ascender con este equipo en 1968, pero el destino estaba escrito de que algún día militaría en la Ola Verde durante cinco años en Primera División, llegando a ser uno de los grandes referentes de este desaparecido club.

Considera “Toño’’ Rodríguez que su mejor temporada con el Laguna fue la 19751976 al mando del técnico José Antonio Roca, en la cual anotó 17 goles. Ese torneo fue nominado “El Mejor Jugador del Año’’ al resultar ganador de la convocatoria lanzada por un periódico local en ese torneo, habiendo recibido de premio un reloj de prestigiada marca y un reconocimiento.

José Antonio Roca lo designó esa temporada tirador oficial de penales del equipo Laguna, anotando algunos, pero en tres ocasiones falló en forma consecutiva, por lo que pidió ser cambiado. Comenta que nunca perdió la confianza en sí mismo, sin embargo, renunció a cobrarlos para no hacerle daño al equipo.

Otra de las grandes satisfacciones que tuvo en el Laguna es haber sido convocado a la Selección Nacional en 1974 para el juego amistoso que sostuvo México contra Brasil en el Estadio Maracaná y que terminó empatado a un gol, sin embargo, José Antonio no pudo asistir al llamado, porque don Alfonso Estrada le pidió al entonces técnico nacional interino Ignacio Jáuregui que no dejara desmantelado al Laguna en la recta final de esa temporada, ya que el equipo tenía problemas de descenso y pocos jugadores.

Don Alfonso Estrada le dijo a manera de excusa: “José Antonio no te apures, yo te voy a mandar a un carnaval a Brasil’’, lo cual nunca le cumplió, pero el sacrificio valió la pena, pues la Ola Verde se salvó del descenso en la Liguilla por el no Descenso y mandó al San Luis a Segunda División. Uno de sus mejores recuerdos con el Laguna fue haber anotado el gol que les dio el triunfo frente a Tigres en el Estadio de San Isidro en el torneo 7576, después de ir perdiendo dos a cero, ganando finalmente tres a dos.

En la temporada 19771978 fue transferido a instancias del técnico Arpad Fekete al equipo Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, con los cuales militó hasta 1980 y tuvo la oportunidad de realizar una pretemporada por España, conociendo Madrid, Valencia, Burgos, Sevilla y Bilbao, entre otras poblaciones de la Península Ibérica.

“Toño’’ Rodríguez concluyó su carrera en el equipo Unión de Curtidores en la temporada 1980-1981. Considera que los momentos inolvidables de su carrera los vivió en Torreón, a donde llegó siendo un desconocido, pero a base del trabajo diario y sus actuaciones en la cancha logró el reconocimiento de la afición lagunera, a la que nunca olvidará.

Como jugador destacó por su inteligencia, técnica individual, serenidad, potencia en la pierna derecha, aunque también disparaba bien con la izquierda. Era un jugador muy disciplinado, nunca se enojaba, ni le reclamaba al árbitro ni al contrario, pero sobre todo una excelente persona. Cuando se retiró administró durante algunos años un restaurante en Fresnillo, Zacatecas, en donde recibía con gusto a los laguneros que visitaban esa población.

Actualmente reside en su natal Guadalajara y desde hace 15 años es coordinador administrativo de Fuerzas Básicas de Estudiantes UAG. “Torreón fue algo extraordinario para mí. La señora Lupita González, mamá de Simón Gómez, me hospedó en su casa y me trataron de maravilla, nunca los olvidaré. La hospitalidad del lagunero, pues es única’’, reconoce “Toño’’ Rodríguez.

¡Hasta el próximo miércoles!

Sergio Luis Rosas

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...